De la comedia gamberra al drama íntimo: Miguel Jiménez (‘Contigo no, bicho’) estrena hoy en plataformas su segundo largometraje  ‘Un nuevo comienzo’

https://filmand.es/wp-content/uploads/2020/09/Captura-de-pantalla-2020-09-13-a-las-11.26.32.png
20 Nov 2020
Mercedes Utrera
the nest

El director y guionista jerezano Miguel Jiménez sabe lo que es luchar para sacar un proyecto adelante por méritos propios. A su dilatada carrera como cortometrajista, se suman dos películas y otros tantos proyectos audiovisuales de diverso formato. A pesar de lo sacrificado del oficio, no pierde la ilusión ni las ganas de quien sabe que lo suyo es contar historias.

Hoy estrena su segundo largometraje, Un nuevo comienzoen las plataformas Filmin, Prime Video, FlixOlé y Play Pack/Sala Cero y distribuido por Con Un Pack; una película que se aleja totalmente del tono de su ópera prima, Contigo no, bicho, y que ahonda en la necesidad de abrir nuestro corazón a los demás cuando perdemos a un ser querido. Un drama con toques cómicos que fluye de manera natural, como la vida misma.

¿Cuántos cortometrajes hay que hacer antes de debutar con la primera película?

Yo he hecho muchos. El cortometraje es un paso ineludible y entrenamiento de cara al largo y, aunque reduce riesgos y problemáticas, siempre habrá casos de cineastas que funcionen perfectamente en las historias cortas y que sean incapaces de abordar todo lo que conlleva hacer una película o viceversa. Incluso, hay directores que no necesitan ese paso previo por su forma de concebir el cine. Personalmente, disfruto haciendo cortos por la posibilidad de contralar totalmente el proceso, pero prefiero el largo porque disfruto al desarrollar diálogos y profundizar en los personajes.

 

Pasaste de hacer hacer producciones pequeñas, en la que controlabas todos los procesos, a formar parte de Contigo no, bicho,  una película en la que tu trabajo se ceñía al guion y la dirección. ¿Fue difícil?

Contigo no, bicho fue un gran aprendizaje para mí. Al formar parte de un proyecto de mayor envergadura, con varios productores, un reparto coral y un numeroso equipo técnico; sabía que tendría que acatar ciertas reglas. En una película de estas características, aunque seas director y guionista, el resultado no siempre es exactamente lo que quieres hacer tú. Me gusta tener libertad creativa y controlar todos los procesos, pero para crecer profesionalmente era consciente de que tenía que dar ese paso.

Todo el proceso de producción de tu ópera prima tuvo mucho eco en los medios de comunicación, pero quizás su estreno en cines no cumplió todas la expectativas. ¿Cómo lo viviste?

Contigo no, bicho nació con la intención de llamar la atención desde el principio. Su título viene de un vídeo que se hizo viral (pueden ver el vídeo aquí), el casting de la película se hizo online y buscó a jóvenes asiduos a las redes sociales y los cameos también querían sorprender; contamos con, por ejemplo, Amarna Miller que es una actriz de cine para adultos. Todo este universo tiene más que ver con la producción del proyecto que con mi personalidad como creador, ya que tengo muy poco talento a la hora de afrontar todo lo que es el marketing así que agradezco que la gente de mi alrededor tenga nociones.

Toda esta viralidad después no tuvo una respuesta del público

Fue una gran desilusión. Tuvo un estreno mínimo en cines pero todos pensamos que funcionaría bien a la hora de venderse a televisiones y plataformas. Sin embargo, algunas televisiones nos dieron la espalda y las plataformas que habían mostrado interés por la propuesta, ahora se desinteresaban…. Fue una semana durísima: a cada buena noticia, le seguía una mala. ¿Tenía que ver con la calidad de la película? ¿Era cuestión de mala o buena suerte? A día de hoy nos seguimos preguntando qué pasó, por qué no funcionó.

 

Gracias a las plataformas digitales las películas que tienen una segunda vida y quién sabe…

Las películas están vivas y las que mueren pueden resucitar. Contigo no, bicho te puede gustar más o menos y es cierto que va dirigida a un público joven que se quiere divertir, pero no esperábamos que se quedase en tierra de nadie. Hay días en los que me pregunto si de verdad es peor o tiene menos interés que todas las películas que se compran o se producen en estas plataformas. No obstante, me gusta pasar página y no anclarme en los proyectos.

Y hablando de este escaparate que son las plataformas audiovisuales, hoy estrenas Un nuevo comienzo, una película de la que eres productor, guionista, director… ¿Necesitabas volver a formar parte de todos los procesos?

Tenía ilusión por hacer una película más pequeña en la que yo controlase todos los procesos, para que así los plazos que van desde la escritura hasta el montaje final se dilatasen los menos posible. Venía quemado de los casi cuatro años que costó conseguir la financiación de mi primera película.

Cambias el proceso de producción pero también el género y el tono. ¿Lo necesitabas?

La comedia da bastante miedo porque te llena de una responsabilidad que no tiene el drama: tienes que hacer reír y lo tienes que lograr tú solo. Yo quería hacer un drama pero es verdad que al desarrollar los diálogos se colaba bastante humor. El resultado es un drama que encuentra el alivio en la comedia, porque así es la vida misma.

Al hilo de ese cambio de registro, también pasaste de una película con una interpretación coral a una selección de actores menos conocidos que brillan en sus interpretaciones

Hice una selección de actores en la que primó más el acierto artístico que lo comercial. Intérpretes, que yo sabía que me iban a dar lo que quiero sin que tuviese que buscar la toma perfecta. Claudia Font y Joan Carles Suau encabezan el reparto de la película y son dos actores notables en este y en cualquier proyecto del que formen o hayan formado parte, además si le das personajes para lucirse es más fácil que todo salga bien.

La película se desarrolla casi en su totalidad en un mismo escenario: una casa.

Me gustan las películas que se desarrollan en su mayoría en un escenario único, sin que tengan un tinte teatral. Mientras escribía el guion tenía en la cabeza películas tan dispares como Carmina y Amén de Paco León o Reservoir Dogs de Tarantino, ambas logran el uso de un único escenario sin que sea cargante para el espectador.

Pasada esa euforia inicial que genera todo nuevo proyecto, terminaste la película y…

El dinero no me importaba y era consciente de que no siempre se sale ganando en este tipo de producciones pequeñas. Llegados a este punto, mi máximo miedo era que se quedase en un cajón, que no la viese nadie. Así que decidí enfrentarme a un mundo terriblemente competitivo con mi trabajo sin grandes nombres, sin un director conocido, con un argumento que tampoco es fácil… El primer paso fueron los festivales, un periplo que no fue mal pero del que esperaba más. Y finalmente, firmamos su estreno en plataformas que es el lugar ideal para este tipo de cine independiente, nunca pensé un estreno en cines.

Comedia y drama son los géneros de tus dos primeras películas. ¿Qué te gustaría que fuese lo próximo?

Me gustaría mucho escribir terror y acción, no me veo dirigiendo ese tipo de películas pero sí es cierto que disfrutaría mucho desarrollando un guion.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *