¡Hoy salimos de fiesta!. La 18ª edición del Festival de Sevilla arranca con la ilusión de recobrar la normalidad a ambos lados de la pantalla. La frescura de las hermanas García Jonsson, el premio a la cineasta húngara Ildiko Enyedi y una redonda y vitalista película inaugural: ’París, Distrito 13’ (Jacques Audiard) marcaron anoche la gala de inauguración

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/Alejandro-Ávila.png
6 Nov 2021
Alejandro Ávila
the nest

“¡Hoy salimos de fiesta! ¡Hoy salimos de fiesta! ¡Hoy salimos de fiesta!”. La voz de Julián Villagrán atruena sobre el escenario del Teatro Lope de Vega.

Es toda una declaración de intenciones de lo que pretende ser esta 18ª edición del Festival de Sevilla: una edición rompedora, luminosa y festiva, que marque la diferencia con la (pandémica) edición anterior. “Do you feel the energy?”, que dirían, desde el patio de butacas del Lope, las presentadoras de la gala de inauguración, las hermanas García Jonsson. Ingrid y Greta, acompañadas por la presentadora e intérprete Concha Ortiz.

Imposible no sentir una energía que empieza a fluir a raudales desde diferentes frentes: las García Jonsson con sus (electrizantes) bailes. La de unos invitados y espectadores ansiosos de vida y normalidad. Y la de una contundente película inaugural firmada por el maestro Jacques Audiard (Los hermanos Sisters) con París, Distrito 13.

Un retrato generacional

Ambientada en el barrio olímpico parisino y marcada por el blanco y negro, el maestro francés -con guion coescrito con la siempre certera Celine Sciamma (Retrato de una mujer en llamas) y Léa Mysius- traza un retrato inequívoco de una generación marcada por las relaciones líquidas, la precariedad laboral y, en fin, lo que los teóricos sociopolíticos llamarían la postomodernidad.

Pero no nos equivoquemos. Esta película huye de los rigores académicos, la herencia godardiana y cualquier atisbo de bostezo. París, Distrito 13 vibra a la par que sus personajes. Nos electriza en la butaca con una banda sonora de Rone que pide jaleo (“¡Hoy nos vamos de fiesta!”, como decíamos, ya lo cantó Villagrán y lo bailaron Ingrid y Greta).

Y tiene un ritmo que fluye como la vida en la gran ciudad, aportando humor, profundidad y una ternura indisimulada por sus cuatro protagonistas, unos excelentes intérpretes no profesionales encarnados por Lucie Zhang, Makita Samba y Jehnny Beth, acompañados por Noémie Merlant (Retrato de una mujer en llamas).

Sexo sensual y natural

Basada en una novela gráfica de Adrian Tomine, la obra de Audiard concede un protagonismo principal a las escenas de sexo, rodadas con tal sensualidad, naturalidad y pasión, que parecen realizadas por la (autoproclamada) pornógrafa feminista Erika Lush. París, Distrito 13 es, en fin, un retrato generacional, de personas reales, que entrecruzan sus vidas en un París alejado de la imagen de postal y que se ha convertido ya, por derecho propio, en una de las grandes obras europeas del año.

Abandonamos la hipnotizante gran pantalla, para regresar al patio de butacas de la gala inaugural. Sobre el escenario se encuentra el maestro francés, acompañado por los intérpretes de su película, Makita Samba y Jehnny Beth. El cineasta bromea con que su película es “una comedia” y señala, a sus 70 años, que él pertenece a una generación a la “que le gustaba hablar antes de tocar. Veo que las cosas han cambiado poco. Ahora podemos acostarnos y luego hablar… o no. En fin, me ha gustado mucho hacer esta película”, ha confesado.

Premio Honorífico a Ildiko Enyedi

La “insólita e imprescindible” filmografía de la cineasta húngara Ildiko Enyedi ha recibido el nuevo Premio Honorífico del Festival de manos de la cineasta novel Violeta Salama (Alegría).” Siempre quise volar lejos”, ha sentenciado Enyedi, que ha triunfado en las grandes plazas cinematográficas, como Cannes o Berlín, y que ayer se excusó, entre risas, por subir al escenario en zapatillas, porque habían extraviado su equipaje en el aeropuerto.

Una nota más de humor en una gala festiva, en la que Ingrid y Greta García Jonsson animaron con naturalidad y calculada informalidad una de esas galas que, en cualquier lugar del mundo, vienen ya marcadas por unas serie de (insalvables) rigores estructurales.

Lo importante en cualquier caso, quedó claro. Dar el pistoletazo a una edición que celebra, por todo lo alto, el regreso a la normalidad. La vuelta a las salas de cine. Y sí: ¡Hoy salimos de fiesta! A la fiesta del mejor cine europeo del año.

Fotos: Lolo Vasco

Bonus track: BSO de París, Distrito 13 (Jacques Audiard)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *