Santi Amodeo presenta en el Festival de Sevilla ‘Las Gentiles’, un desgarrador y certero retrato de la adolescencia suicida. Impulsada por un brillante reparto de actrices debutantes, África de la Cruz y Paula Díaz, la película se postula como firme candidata al Giraldillo de Oro

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/Alejandro-Ávila.png
7 Nov 2021
Alejandro Ávila
the nest

Decía Kurt Cobain que  Smells Like Teen Spirit, el gran himno noventero que compuso para Nirvana, comenzaba “suave y silencioso” para ser después “duro y ruidoso”. Así es Las Gentiles. La película que Santi Amodeo ha presentado, en estreno mundial en el Festival de Sevilla, para golpearnos en el pecho con un tema tan dolorosamente real como el suicidio adolescente.

Las Gentiles -como la canción de Nirvana- huele, ama, sufre y respira como un adolescente. Bajo su delicada apariencia indie -plagada de humor (negro) y una banda sonora que nos trollea con sus notas de ecos infantiles- se esconde un implacable y certero retrato de la adolescencia desgarrada por su dolor, inseguridad y sufrimiento.

Con un guion madurado durante más de una década, el director de obras tan significativas como Astronautas o Cabeza de perro ha descendido a los infiernos  digitales del suicidio adolescente, para rescatar ese letal rastro de advertencias que los jóvenes esparcen por redes sociales antes del fatal desenlace. Cuenta Amodeo que, para construir su guion, se ha ajustado a la realidad hasta el punto de que escenas, situaciones y diálogos proceden de ella.

Del beso al vómito

Del beso al vómito. De la felicidad a la depresión. De la vida a la muerte. En apenas 77 minutos. Las Gentiles destaca por el excelente casting de actrices debutantes: África de la Cruz, Paula Díaz, Olga Navalón, Lola Buero o Alva Inger, entre otras. Las protagonistas, África y Paula, no solo enamoran a la cámara con su naturalidad y frescura, sino que, en palabras de su director, han completado la obra con sus aportaciones y experiencias propias.

De manera más que consecuente, Las Gentiles se apoya en el lenguaje audiovisual de las redes sociales (hashtags, vídeos cortos, Instagram, Tik Tok…) para entretejerse de manera brillante con la película analógica: la frescura del pixel de las redes sociales se da cita con el bellísimo granulado de los 16 milímetros en una Sevilla de aires californianos, donde no faltan ni los chalets de clase media ni los skaters adolescentes.

El largometraje de Amodeo se ha instalado por derecho propio en la sección oficial de una 18ª edición del Festival de Sevilla, donde mira, cara a cara, a los grandes autores del cine europeo. Aquí huele a descaro adolescente. Aquí huele a premio. Y a mí, como diría La Corrales, me flipa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *