El director argentino Pedro Loeb ha dirigido ‘Cádiz-Madriz’, un drama romántico con aires de ‘Once’ y ‘Begin Again’ ambientado en la capital gaditana y producido por la andaluza Ana FIgueroa (Goblin, LaNube Películas)

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/Alejandro-Ávila.png
2 Mar 2021
Alejandro Ávila
the nest

Un Cádiz alejado de los tópicos. Bajo la difusa magia de la luz navideña. Con un director argentino enamorado de la ciudad. Y unos protagonistas, que son artistas, pero nada tienen que ver con los carnavales. Así es Cádiz-Madriz, dirigida por Pedro Loeb, producida por Ana Figueroa (Goblin, LaNube) y rodada en la navidad de 2019.

En Cádiz-Madriz, cuenta su director, hay retazos de Once y Begin Again, las obras del cineasta John Carne, que plantearon el dilema entre el éxito profesional y el fracaso personal, antes de que llegara, a ritmo de jazz, Damien Chazelle y su Whiplash o su La La Land.

Cádiz-Madriz se estrenará este año, protagonizada por la cantante, compositora y actriz Estíbaliz Cabrales, la bailarina y actriz Paula Quintana y otros intérpretes gaditanos como Fernando Cueto, Paco Sepúlveda o Ana Polanco.

Lo harán bajo la dirección de un Pedro Loeb, que cuenta en su haber dos trabajos seleccionados por Argentina para los Óscar (Felicidades, El amor a las cuatro de la tarde), un documental, Gabor, premiado en los Gaudí y el Festival de Málaga, y su próximo proyecto ya en marcha: Tres tristes tigres comen en un trigal, que también se rodará en Cádiz.

¿Cuál es el origen de este proyecto?

El origen es mi gran amor a Cádiz, desde que llegué de Buenos Aires. Mis dos padres eran europeos y yo quería vivir en España. Cuando vine, había coescrito una película (Felicidades) que fue elegida para el Oscar por Argentina. En Cádiz conocí a una familia muy especial, con la que paso ya todas navidades: vienen amigos, hacen guitarradas. Conocí así a mucha gente talentosa y sentía que necesitaba hacer una película en Cádiz, que finalmente rodé en la Navidad de 2019.

 

¿Cómo ha sido esta experiencia tras la cámara?

En Argentina había hecho televisión, cortos y publicidad. Al llegar a España, me fui ciñendo al guion, pero siempre me ha gustado dirigir. En Cádiz-Madriz quería hacer una historia muy pegada a sus personajes y basadas en historias que conozco: un actor que dejó su gira de teatro, porque su padre enfermó, y se ocupó de la panadería. Una cantante, Estíbaliz Cabrales, que va de bar en bar y deja todo lo que quiere para irse a Madrid. O la bailarina, Paula Quintana, que ha tenido mucho éxito, nunca ha tenido pareja formal y en Cádiz se da cuenta de que está muy enamorada.

El éxito profesional y el fracaso personal recuerdan al cine reciente de Damien Chazelle (Whiplast, La La Land, First Man on the Moon)…

Los conflictos son universales y desde Las mil y unas noches todas las historias están contadas. La cuestión es cómo te lo cuento. Lo distinto de mi película es que emociona, he visto a gente muy dura llorando con ella, ya que les toca en un punto o en otro. Como la peli está hecha en un estilo muy íntimo, tiene mucha verdad.

¿Hay alguna obra cinematográfica que hayas tomado como referencia?

Once, película irlandesa de John Carne, va sobre un músico que toca en la calle y que ha vuelto a casa tras un fracaso amoroso. Vive con su padre, en su habitación de quinceañero. Es una película estupenda, pero hecha con pocos recursos y mucha verdad. Lo bueno es que terminó en 200 salas y ganó el Oscar a mejor canción. Trata sobre cosas que siempre están dando vueltas en nuestra existencia: dónde situarse en la vida, cuál es la verdadera patria, el peso del amor o el peso de la formación.

No hay carnavales ni chirigotas, sino navidad y música de autor. ¿Quieres mostrar un Cádiz alejado de los estereotipos?

No hay chirigotas, pero sí hemos retratado gente que cantaba la marimorena. Hay algún toque de carnaval. No hay carnaval, porque no era el periodo. Hemos retratado el Cádiz de la gente que vive allí, el universo de gente que tiene talento para ser artista. En este caso, una cantante y compositora, Estíbaliz Cabrales, y sus amigos, que quieren ser actores o trabajan como camareros. Cómo es la vida de la ciudad en la parte antigua.

¿Cuál es el tema central de la película?

La historia tiene que ver con un exnovio que llega a Cádiz y tiene que dejar la obra que iba a estrenar en el Teatro Español de Madrid. Le cuenta a la protagonista que está con una pareja que es bailarina y le pide que la aloje durante unas semanas. La película se centra en dos semanas en la vida de estas dos chicas, en las que al principio, por supuesto, todo va mal. Son dos historias que creo que confluyen y van a ser las más reveladoras.

He visto que cuentas con Alonso Valbuena como director de fotografía: precisamente un andaluz emigrado a Madrid, que forma parte de una generación de cineastas que hacen cine doméstico, sin presupuesto, con una enorme personalidad. ¿Qué ha aportado él a tu proyecto?

Hizo una fotografía que todo el mundo alaba. Trabajé mucho aprovechando las improvisaciones, que él capturaba con mucha eficacia. Ha hecho un trabajo excelente. Tiene una actitud de estar siempre al pie del cañón, atento a todo lo que se podía aprovechar en cada momento. Busca las soluciones, fue muy bueno. También estoy muy contento con el trabajo de Willy Sánchez de Cos, es uno de esos seres que tienen que encontrar su lugar profesional en el mundo: ha mejorado las músicas de referencia.

“La luz de Cádiz en invierno es muy hermosa, como atenuada por un difusor, pero muy clara y alegra”

¿Qué ofrece la luz de Cádiz en invierno?

Es algo que no se había retratado en cine, a pesar de ser una luz envidiable. Tenemos escenas de niños bañándose en la Caleta, que parecen verano. Es una luz hermosa, atenuada, como si hubiera un difusor, pero con mucha claridad y muy alegre. Contraste con el invierno en Madrid, que resulta más duro, con árboles más pelados, ofreciendo un contrapunto. Está capturada la identidad de Cádiz a través de algún personaje. Si uno ve la peli, entiende la ciudad y entran ganas de ir.

Estíbaliz Cabrales, la protagonista, es uno de los descubrimientos de la película. ¿Qué nos puedes contar sobre ella?

Es una de las músicas que más me gustan de España y eso que tengo bastante cultura musical. Es brutal cómo compone. Pensé que tenía que protagonizar esta película, no sólo por cómo pone, sino como comunica e hipnotiza a la gente. Tiene calidad actoral, timing. Es increíble cómo se adapta al interlocutor, su máscara facial. La belleza es algo, que cuando no se juega de manera banal, es de lo más hermoso en la vida.

¿Cómo fue el ambiente de rodaje?

Hemos contado con el apoyo de Cádiz, fue el mejor rodaje en el que he estado, en el que mejor me he sentido. Además, la productora, Ana Figueroa, es cálida y sensible. Es muy amable, dejando trabajar y confiando en mí.

 

FICHA TÉCNICA

Produce: Goblin, LaNube, Factoría del Cine.
Director
Pedro Loeb
Guionista Pedro Loeb
Director de Fotografía Alonso Valbuena
Productora Ejecutiva Ana Figueroa
Jefe de Producción Francisco Jiménez Céspedes
Directora de Arte Palmira Morales
Jefa Vestuario Ivette Coronado
Jefa Maquillaje y Peluquería Patricia Mota
Sonido Directo Willy Sánchez de Cos
Montaje Cora Herranz
Música Original Willy Sánchez de Cos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *