En su 22ª edición, el Festival FICAL de Almería nos dice “¡Vente!”. Un llamamiento al que respondemos reuniéndonos con su director, Enrique Iznaola, quien nos descubre su firme apuesta por el cine en todos sus formatos y metrajes

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/esquirol.jpg
26 Nov 2021
Víctor Esquirol
the nest

Del debate entre lo presencial y el formato online pasamos a invocar las distintas manifestaciones del arte cinematográfico. Entre un punto y el otro, se ponen sobre la mesa nombres como Iain Glenn (Juego de Tronos) y producciones como Libertad, de Clara Roquet o Todos mienten, de Pau Freixas. Títulos, nombres y temáticas que se reúnen en la 20ª edición del FICAL. Hablamos con Enrique Iznaola, su director.

Después de un primer período comprendido entre 2015 y 2017, estamos ahora en el que podría considerarse como segundo mandato de Enrique Iznaola. ¿En qué punto sientes que recogiste el festival, y hacia qué punto te gustaría dirigirlo?

Tras un paréntesis en el que básicamente se siguieron las líneas marcadas en mi anterior mandato, lo que hicimos el año pasado, frente a la situación que nos planteaba la pandemia, fue apostar por un modelo presencial e intentar que el festival se pudiera celebrar, por mucho que las circunstancias fueran muy adversas (lo cual, por ejemplo, implicó que todas las actividades tuvieran que concluir a las seis de la tarde).

¿Y cómo fue?

Conseguimos aglutinar a un gran elenco de figuras del cine español, con una larga lista de productores, directores y directoras, actores y actrices de primer nivel. Vino Maribel Verdú, Emma Suárez, el equipo de Las niñas, entre muchos otros. Además, nuestro palmarés coincidió luego con el de los Goya. Para este año, lo que básicamente se ha hecho ha sido retomar las líneas que en se vieron interrumpidas en 2018. En este sentido, quiero destacar nuestra apuesta fuerte por las series de televisión.

Háblanos más de esta línea expansiva del certamen. En su de momento breve pero también consolidada trayectoria, el FICAL traza un camino en el que al principio “solo” había espacio para los cortometrajes, y ahora parece que quepan todos los formatos.

Sí, es el momento de ampliar nuestro espectro a otros formatos: somos el primer festival de Andalucía que, con carácter competitivo, introduce el mundo de las series. Somos el único certamen cinematográfico de España que aglutina en competición (no solo en exhibición) estos tres formatos: corto, largo y series. Esta es y va a ser una de nuestras principales líneas de trabajo, que además se ha reforzado con secciones nuevas como Pantalla Estrenos, que incluye tanto estrenos de series como estrenos de largometrajes, o también el refuerzo de mesas redondas.

¿Cuántas son en total?

En esta edición va a haber una decena de mesas redondas que abordarán distintas temáticas, y que se retransmitirán por streaming. Aquí aglutinaremos muchos frentes, como la celebración de los 30 años del programa Días de Cine, pero el espíritu de estos encuentros siempre va a ser el mismo: acercar a grandes nombres del cine al público de la calle, como ya hemos hecho con Eduardo Noriega, Unax Ugalde, Goya Toledo o Paula Prendes. Queremos que sea un certamen abierto a la sociedad almeriense, en el que haya mucha presencia de producciones locales, que haya charlas formativas para la gente de nuestra provincia, pero también queremos que sea un foco atractivo para que gente de fuera pueda descubrir Almería.

Hablabas antes de la firme apuesta del FICAL por la presencialidad. La pandemia y el momento histórico por el que están pasando las salas de cine han planteado este debate (entre lo presencial y el formato online) en el ecosistema de festivales. ¿Aquí, en qué bando se posiciona Almería?

Opino que no tiene sentido que un festival de cine no sea presencial. Una celebración de este tipo puede servirse en momentos puntuales del formato online para actividades concretas como una mesa redonda o una rueda de prensa. Me gusta que el director o los actores de una película puedan tener contacto con gente de la ciudad, pero también con público que está en otros lugares. Pero por ejemplo, no entiendo por qué la Diputación de Almería iba a poner cine en internet, esto es más bien la tarea de una plataforma. Entonces, ¿qué diferencia habría entre un canal de televisión y un festival de cine? No tendría mucho sentido, por no hablar de los problemas de derechos que esto originaría. Un festival de cine tiene que ser un lugar donde, primero, en el ámbito geográfico que le corresponda, los espectadores de su zona reciban ese festival. Por otro lado, tiene que ser un sitio donde acudan profesionales, ya sean medios de comunicación o gente de la industria cinematográfica.

El festival de cine como punto de encuentro físico.

Exacto, que vengan, que sea un punto de referencia… que haya un retorno. No tiene ningún sentido hacer una inversión pública para que el dinero se lo quede una plataforma o una distribuidora. Si estamos hablando de hacer un streaming, da lo mismo hacerlo en Almería, que en Ciudad Real, que en la Patagonia. En este caso, el festival no tendría ningún tipo de personalidad; sería prácticamente un canal temático. Aquí también tiene que haber un retorno, ya sea directo (en camas, en comidas, en personal de organización, en alquiler de salas, en alquiler de material…), ya sea más a largo plazo. En este último saco, estoy pensando en el escenario de que un productor venga, descubra que Almería es un sitio interesante para rodar, y entonces traiga un proyecto aquí. Esto convierte el territorio en un foco de negocio; esto solo se concreta en festivales presenciales. Estoy pensando también en el escenario en que un director y un actor se conozcan en una cena durante el certamen, y que a partir de aquí, vaya surgiendo y se vaya concretando una idea para un proyecto. El formato online, nos guste o no, no te brinda ninguna de estas posibilidades.

El Premio Almería Tierra de Cine, que cuenta con una ristra histórica de estrellas realmente impresionante, ha sido otorgado este año a Iain Glenn, háblame de esta decisión.

Iain Glenn es un profesional que ahora está de moda por su papel de Ser Jorah Mormont en la serie Juego de tronos, pero que también tiene una trayectoria impresionante. Ya pudimos verle en Gorilas en la niebla, o en Las montañas de la luna; ha actuado en propuestas más comerciales como Tomb Raider o Resident Evil. Es un actor que también tiene un recorrido muy interesante en el cine autoral, que le ha llevado a recoger reconocimientos también en el Festival de Berlín. Es un actor que, como todas las demás estrellas de Juego de tronos, no ha nacido en el mundo de las series, sino que se ha incorporado a ellas más a posteriori. En su figura aglutinamos lo que comentábamos antes: esta combinación entre cine y televisión en la que se apoya el festival. Iain Glenn es un intérprete que rodó en Almería varias temporadas de Juego de tronos, dejó muy buen recuerdo en la ciudad, y por todo esto nos interesaba tanto su presencia: nos parecía un acto de justicia otorgarle una estrella en nuestro paseo de la fama.

Volviendo a este carácter expansivo del FICAL, ofreciendo una selección tan extensa de cortos, largos y series, el certamen puede ser visto como una especie de barómetro de nuestra industria fílmica. En este sentido, ¿qué imagen crees que nos transmite esta vigésima edición sobre el momento en el que estamos?

Hemos pasado de 8 a 12 películas en la Competición de Mejor Ópera Prima, esto ya es un síntoma muy bueno. Hay un excelente nivel en las producciones seleccionadas, la gente está disfrutando en los coloquios, descubriendo producciones tan diferentes como pueden ser Ama, de Júlia De Paz Solcas El Cover, de Secun De La Rosa o Libertad, de Clara Roquet. Hay muchas películas que se dan cita aquí, y que no tienen nada que ver las una con las otras: en esta heterogeneidad está una prueba palpable de este buen momento por el que pasa nuestra industria. Luego, en el plano audiovisual, tuvimos el estreno del documental producido por Antena 3, Pajares y compañía, tenemos Todos mienten, de Movistar, Caminos de la música, de Orange TV; hemos tenido Venga Juan, de Mediapro y HBO Max, y también tenemos el estreno de Fuerza de paz, de Televisión Española.

¿Y en cortometrajes?

Hemos seleccionado también cinco cortometrajes que son candidatos a los Premios Goya… Producciones muy diferentes, de las que todo el mundo va a ir hablando. Con todo esto, Almería se está convirtiendo en una celebración para que el espectador conozca todas las formas en las que nuestras artes cinematográficas se están manifestando ahora mismo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *