El actor Eduard Fernández (El hombre de las mil caras) recibe el Premio Ciudad de Huelva. Repasamos su trayectoria con él en los Encuentros de Cine del Festival de Huelva

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/redaccion.jpg
15 Nov 2020
Redacción filmAnd
the nest

Casi 40 películas, 17 obras de teatro, 7 series de TV, Importantes premios: Tres Goyas, 3 Biznagas, Concha de Plata en Festival de Cine de San Sebastián, Premio Max…

Eduard Fernández es Premio Ciudad de Huelva en la 46ª Edición del Festival. Y hemos charlado con él en los Encuentros de Cine organizados por el Festival de Huelva con FilmAnd.

La periodista Iraida Cano, de FilmAnd, ha charlado con este actor al que han querido tener a su lado cineastas de la talla de Alberto Rodríguez, Vicente Aranda, Pedro Almodóvar, Alejandro González Iñárritu, Alejandro Amenábar o Álex de la Iglesia.

El actor confiesa en esta charla que “nunca había pensado que haría películas cuando empecé. Yo quería ser mimo. Mi primer trabajo fue con Los lobos de Washington de Mariano Barroso”.

Alberto Rodríguez, “comprometido, talentoso y trabajador”

Sobre Alberto Rodríguez, con el que trabajó en El hombre de las mil caras y que también recibe la Medalla Ciudad de Huelva en esta edición, asegura que “es de los directores más serios. Es comprometido, bueno, talentoso, trabajador hasta la saciedad. Su capacidad de trabajo es una barbaridad. Es perfeccionista hasta la extenuación. Tengo muchísimas ganas de volver a trabajar con él”.

Sobre su personaje en dicha película, Paco Paesa, era un personaje “muy difícil y alguien que mentía todo el rato. Era alguien con absoluta falta de empatía, cosa que es muy buena para engañar a los demás y ser espía”. En cambio, para prepararse su papel como Millán Astray en Mientras dure la guerra (Alejandro Amenábar), asegura que lo más importante fue “no juzgarlo. Encontré algún material sobre él y tenía el complejo de redimir a la figura paterna. Se ve su amor por los suyos, los legionarios”.

En La hija de un ladrón (Belén Funes), trabajó con su hija Greta. Su rol era interpretar a un mal padre. “Tenemos una excelente relación y no me daba pudor interpretar ese papel tan frío ante ella. Belén Funes es de las mejores directoras que conozco y tiene muy claro lo que quiere contar. Mi hija Greta es la persona que más quiero en este mundo. Ella me ha enseñado a poner esta profesión en su lugar”, ha concluido.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *