El proyecto ‘El eterno retorno’ (Alejandro Salgado), una profunda reflexión sobre la migración, logra el premio Residencia Creativa del Festival Abycine

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/Alejandro-Ávila.png
29 Oct 2021
Alejandro Ávila
the nest

Fronteras, vidas y condenas cíclicas. La hipnótica mirada sobre la migración del cineasta andaluz Alejandro Salgado va camino de completar su tríptico con El eterno retorno, proyecto premiado el pasado fin de semana en el programa de apoyo industrial del festival de cine independiente Abycine.

Con El eterno retorno, Salgado continúa la senda iniciada con sus películas Bolingo. El bosque del amor y Barzaj, que tuvieron una importante repercusión internacional (ambas se estrenaron en el festival de documentales más prestigioso del mundo, el IDFA de Ámsterdam) y en Andalucía, donde obtuvieron premios en el Festival de Sevilla y Alcances así como  en los premios ASECAN del Cine Andaluz a Mejor Película Documental y Mejor Sonido.

Producida por La Maleta Films (Irene Hens), El eterno retorno se presenta como una reflexión fílmica sobre el papel del ser humano y su destino a través del trayecto cíclico que realizan tres personas migrantes de origen maliense por espacios bien definidos en el imaginario universal, pero a todas luces desubicados; el bosque, el desierto y el mar.

En palabras de Salgado, su nuevo proyecto es “la conclusión a un proceso tan extenso como revelador que comenzamos hace prácticamente una década con la intención de comprender y ofrecer un poco de luz o al menos diversidad a una realidad tan oscura, compleja y delicada como es la migración en la frontera sur”.

Otra mirada sobre la migración

El cineasta afirma que, tras haber tratado de mostrar “otra mirada sobre esta compleja realidad en el espacio fronterizo”, es el momento ideal de “llevar a cabo una reflexión cruda, humana y profunda, que huya del documental de reportaje y genere varias capas de estudio y diálogo, trabajando sobre conceptos diferentes a los generados habitualmente para mostrar o hacer partícipe la realidad de estas personas  una vez que han llegado a tierras europeas”.

Si en Bolingo se mostraba la odisea de recorrer África rumbo a Europa y en Barzaj, Melilla se transformaba en un limbo hipnóticamente extaterrenal, El eterno retorno pretende confrontarnos con otra dura realidad migratoria en la que “parece que todo está condenado a repetirse, ya que hay muchos espacios donde realizan su cotidianidad personas migrantes que trabajan en el campo una vez que llegan a Europa, que son prácticamente iguales a los paisajes donde habitaron y crearon rutina en su tránsito migratorio a lo largo de  diferentes países africanos”.

Barzaj

Una condena eterna

A traves de su director de fotografía, Sergio Caro, Alejandro Salgado pudo comprobar mientras se documentaban para Bolingo, que los campamentos de espera para cruzar la frontera en Marruecos eran “exactamente iguales que los campamentos de los temporeros en España: chabolas de plástico entre pinares mediterráneos. En ese momento surgió la idea de llevar a cabo un proyecto que mostrara de forma especular ambos mundos, pero no ha sido hasta hace unos meses que no ha empezado a tomar forma”.

Por tanto, el objetivo de la película es jugar con esa rica narrativa visual, en la que se pretende medir la utilización de la palabra, y reflexionar sobre los conceptos del espacio y el tiempo generando un diálogo entre ambos continentes. Aunque las fronteras entre ficción y documental siempre han sido difusas en la obra de Salgado, en esta ocasión, partiendo de la realidad habrá una aproximación a la ficción y al trabajo con actores no profesionales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *