Carmen Tamayo estrena este sábado en el Festival de Sevilla ‘Mujereando’, su documental sobre un grupo de mujeres que han pasado de estar durmiendo entre cartones a verse en la gran pantalla. Hay un abismo, sobre todo, de dignidad”

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/iraida.jpg
7 Nov 2020
Iraida Cano González
the nest

Anda Carmen Tamayo (Prado del Rey, Cádiz, 1979) de lo más nerviosa estos días. No es para menos. Hace doblete en esta edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla: en el cortometraje Los ángeles eternos (Manu León, 2020), donde da vida a Beatriz de Cabrera, esposa del pintor Bartolomé Esteban Murillo.

Y en el documental Mujereando, que supone su debut como directora. Las dos cintas compiten en la sección Panorama Andaluz del SEFF y las dos se estrenan el mismo día, el sábado 7 de noviembre, en el Teatro Alameda de Sevilla. Y encima, acaba de enterarse de que esta cinta acaba de recibir el premio al Mejor Documental Internacional en el Evolution! Mallorca International Film Festival.

El estreno en Sevilla del documental tiene para Carmen Tamayo una connotación muy especial. Se trata del traslado a la pantalla grande de un proyecto que significa mucho para esta gaditana, que combina su pasión por la interpretación con su empleo de trabajadora social en una ONG.

Especializada en la atención a personas sin hogar, en 2013, Carmen puso en marcha el proyecto Mujereando, un grupo de teatro integrado por mujeres sin hogar para las que las tablas han supuesto la mejor de las sanaciones. De hecho, más de la mitad de las mujeres que han pasado por la compañía han salido de su situación de calle.

Ahora esas mujeres dan el salto al cine en un documental que las acompaña en los ensayos previos a una de sus representaciones, algo que sirve de hilo conductor para ir conociéndolas un poco mejor: su pasado, su presente y cómo afrontan su incierto futuro.

Rodaje de Mujereando

¿Cómo están viviendo las actrices de la compañía estos días y el tiempo que ha pasado desde el rodaje?

Ellas están muy ilusionadas y deseando que llegue el día, porque durante el rodaje siempre fantaseamos con estar presentes en el Festival de Sevilla y lo veíamos como un sueño, un sueño que se va hacer realidad, así que están felices. Para ellas es muy importante que sus voces se escuchen y que la sociedad conozca la realidad de las mujeres sin hogar. Por otro lado, están intrigadas con lo que van a ver, porque aún no han visto nada, así que el 7 de noviembre será un día muy especial e importante para todas nosotras y una fecha que nunca olvidaremos. Y es que de estar durmiendo entre cartones a verte en la gran pantalla hay un abismo sobre todo de dignidad.

¿Cómo fue la experiencia del rodaje para ellas?

Fue una gran experiencia que disfrutaron muchísimo. Siempre acudieron a las citas a pesar de sus circunstancias, nunca se quejaron a pesar de las largas jornadas de rodaje y cada una de ellas nos sorprendió al resto del equipo por su profesionalidad, compromiso y valentía. A pesar de la dureza de sus historias de vida, decidieron regalarnos unos testimonios sinceros y cercanos olvidándose por completo de la cámara, hecho que para mí es lo que más valor tiene nuestro documental. Además, este proyecto les ha ayudado a empoderarse más aún y a reforzar los procesos personales de cada una de ellas. De hecho, la vida de casi todas ellas ha mejorado desde el rodaje del documental hasta hoy, aunque también tenemos noticias tristes, ya que Candela nos dejó en Julio y el día del estreno se la echará muchísimo de menos.

¿Cuáles fueron los principales obstáculos para lograr llevar a cabo un proyecto como este documental?

El principal obstáculo fue encontrar la financiación para poder realizarlo. Estuvimos durante 2 años llamando a muchas puertas para conseguir reunir el total del presupuesto y, cuando ya se nos acababa el plazo para la subvención de la Junta de Andalucía, que fue la primera institución en apoyar el proyecto, la Diputación de Cádiz nos apoyó con la financiación que nos faltaba.

Rodaje de Mujereando

¿Qué reacción has  notado usted en el público en los lugares donde ya se ha proyectado?

La mayoría de los festivales en los que nos han seleccionado han sido ‘on line’, debido a la pandemia. Pero en Tenerife, que fue donde se hizo la ‘premiere’ y  fue presencial, el público reaccionó con una gran aplauso al terminar la proyección y además recibimos muy buenas críticas. Y por las redes nos están llegando muchos mensajes de personas que no conocemos, dándonos la enhorabuena y regalándonos mensajes bellos y muy emotivos. Además, hoy justamente, nos hemos enterado que hemos ganado el premio al Mejor Documental Internacional en el Evolution International Film festival de Mallorca, así que estamos muy felices todas.

El documental está teniendo gran aceptación en festivales nacionales e internacionales. ¿Crees que la historia de estas mujeres ‘conecta’ con todo tipo de públicos?

Sí, porque son historias que a cualquier persona le podría suceder. Además, pone cara a una gran problemática que afecta a todas las ciudades del mundo y también es una realidad muy cercana pero a la vez desconocida para gran parte de la sociedad.

¿Son efectivas como herramientas el teatro social y el cine social, no ya en quienes los hacen, sino en quienes los ven?

Yo creo en el cine como motor y como herramienta de transformación social, al igual que lo creo con el teatro y con cualquier disciplina artística. No sólo para el que lo realiza, sino para el que lo percibe, para el espectador. Hay una frase que para mí es vital, de una escritora vasca, que dice que la cultura no es lo que hacemos en nuestro tiempo libre sino lo que nos hace libres todo el tiempo. Creo en el arte como salvavidas para poder construir un mundo mejor, para resistir, para transformar y como refugio también.

Dices que el teatro ha sido sanador para estas mujeres, ¿lo ha sido también el cine?

El que estas mujeres hayan hecho este documental ha sido, sin lugar a dudas, una suma para los procesos vitales de cada una de ellas. Esta experiencia ha sido súper gratificante y positiva para cada una de ellas. Está siendo una parte muy importante dentro de sus procesos vitales. Por supuesto que el teatro las sana y el cine, también. Además, algo muy bonito que ha tenido el proyecto del documental que no ha tenido el teatro ha sido que ellas han formado parte de todo un equipo de trabajo, con personas con vidas totalmente normalizadas que en todo momento las han tratado de igual a igual, de tú a tú, sin que existiese ningún tipo de diferencia, de prejuicio, en un entorno en el que no se han sentido juzgadas, sino todo lo contrario, incluidas, respetadas, valoradas… y eso ha sido muy importante para ellas.

Rodaje de Mujereando

En ‘Mujereando’, tanto en la compañía teatral como en el documental, hay una mirada de género presente en todo el proceso. ¿A qué se debe?

Si para un hombre es duro vivir en la calle, para una mujer es muchísimo peor. Son mucho más vulnerables, sufren una doble exclusión, el ser mujer y el vivir en la calle. Además, la mayoría son víctimas de violencia machista. Por este motivo, propuse abordar este problema desde una perspectiva de género y qué mejor manera que a través de mi pasión, el teatro. Al principio, nadie apostaba por esta locura de utilizar el teatro como motor de cambio, como herramienta terapéutica. Pero muy pronto empezaron a verse los resultados, con cambios muy notorios y beneficiosos para las 47 mujeres que han participado en el proyecto. El 100% de las mujeres que han pasado por el proyecto han sido víctimas de violencia de género y el teatro las sana y les da fuerza para retomar sus vidas. El proyecto del documental se ha realizado para dar respuesta a una demanda constante por parte de todas ellas: que sus voces sean escuchadas, que se vea que existen.

Rodaje de Mujereando

Tras su paso por la Sección Oficial del Festival de Cine y Música Fimucinema de Tenerife y el Festival de Cine Documental de Cádiz Alcances, el documental Mujereando acaba de ganar el premio a Mejor Documental Internacional en el  Evolution Mallorca International Film Festival.

Además, la cinta ha sido seleccionada en otros certámenes como el Terra Gollut Film Festival de Girona o la Muestra de Cine Mujeres en Escena de Málaga. El recorrido de Mujereandopor el circuito de festivales cinematográficos no acaba aquí sino que el documental cruzará nuestras fronteras y, en los primeros meses de 2021, podrá verse en festivales de Argentina, Grecia y Uruguay.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *