El FICAL saca pecho de su apuesta multiformato, premiando algunas de las producciones que mejor hablan del buen estado de salud de la industria cinematográfica española. Clara Roquet, Rodrigo Sorogoyen, Álex de la Iglesia, Verónica Echegui, Violeta Salama e Ian de la Rosa, entre los principales galardonados

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/esquirol.jpg
27 Nov 2021
Víctor Esquirol
the nest

Manda la naturaleza polifacética del certamen. A la hora de echar el cierre a su vigésima edición, debemos hablar de los tres principales frentes que el Festival Internacional de Cine de Almería se ha decidido a cubrir: largometrajes, cortometrajes y series. Los formatos más importantes en los que se manifiestan nuestras artes fílmicas se dieron cita en el FICAL, a través de una selección de títulos que ya están marcando la temporada cinéfila. El palmarés de este festival andaluz da buena cuenta de ello.

El jurado del Certamen Nacional de Largometrajes Ópera Prima, compuesto por la actriz Verónica Sánchez, el director Salvador Calvo, el periodista Moisés Rodríguez, la productora Marta Velasco, la cineasta Maite Ruiz de Austri, el actor y dramaturgo Jesús Vidal y la directora Belén Macías, coronó la película que está destinada a ser la gran conquista autoral de nuestro cine en 2021. Libertad, ópera prima de la guionista Clara Roquet, echó a andar en la Semana de la Crítica de Cannes, ni más ni menos, y culminó su de momento triunfal recorrido festivalero con la conquista del Premio a la Mejor Película.

Completaron esta sección el Segundo Premio otorgado a Érase una vez en Euskadi, de Manu Gómez, un delicado regreso al convulso País Vasco del año 1985, ejecutado a partir de los ojos de un joven cuarteto de protagonistas decididos a pasar, después del fin del curso escolar, el mejor verano de sus vidas. Después, el Premio a la Mejor Dirección fue para Violeta Salama por Alegría, tragicomedia a vueltas con la identidad religiosa y con las tensiones (pero también los buenos momentos) que pueden surgir en cualquier familia. Los galardones actorales fueron, en la categoría masculina para Roberto Álamo en Josefina, y en la femenina para Tamara Casellas en Ama. Por último, el Premio al Mejor Guion fue para Marta Buchaca, autora del texto de Solo una vez, drama con la violencia machista de telón de fondo.

En cuanto a los cortos, cuyo jurado estuvo compuesto por la actriz Melina Matthews, la periodista Marta Jiménez, la cineasta Mariana Barassi, el director José Herrera, el productor Javier García Díaz y el actor Fernando Guallar, siguieron las alegrías. El sorprendente debut de Verónica Echegui en la dirección con Tótem Loba (aterradora fábula sobre las “manadas” que acechan en nuestras fiestas populares) recibió un merecidísimo reconocimiento al Mejor Cortometraje Nacional. En la selección Iberoamericana, los máximos honores fueron para Mama, de Pablo de la Chica, emocionante documental sobre un santuario para chimpancés en República Democrática del Congo.

Por su parte, Farrucas, de Ian de la Rosa, una bella combinación de ficción y cine documental sobre la vida de un grupo de adolescente de ascendencia marroquí en el barrio almeriense de El Puche, siguió con su paso triunfal (después de haber dejado en Málaga o Sevilla), conquistando primero el Premio Ascean, y después el Premio a la Mejor a la Mejor Actuación, otorgado a su joven protagonista, Hadoum Benghnidira Nieto. Por último, la consideración de Mejor Cortometraje Internacional fue para la producción belga Bluestar, de François Vacarisas, un drama familiar sobre la pérdida de los seres queridos.

Ya en el panorama de series (cuyo jurado estuvo compuesto por el cineasta Pablo Berger, el periodista Juan Silvestre, el director César Martínez, la productora Beatriz Bodegas, el actor Arturo Valls y las actrices Ana Otero y Ana Arias), los galardones se dividieron en tres subcategorías. En la primera, dedicada a las miniseries, destacó la apabullante Antidisturbios, nuevo producto de la dupla ganadora compuesta por Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña, sin lugar a dudas, una de las propuestas cinematográficas (poco importaba el tamaño de la pantalla donde la viéramos) más impresionantes de los últimos años. Esta serie de Movistar+ de carácter auto-conclusivo (hasta que se demuestre lo contrario), se hizo con los Premios a la Mejor Miniserie y a la Mejor Actor, para Hovik Keuchkerian. El Premio a la Mejor Actriz se lo llevó Elena Irureta por su papel en Patria, la gran apuesta del sello HBO.

En la categoría de Comedia, la plataforma HBO Max siguió celebrando su espectacular aterrizaje en nuestras vidas. El Premio a la Mejor Serie fue para Venga Juan, pero es que las aventuras de tan carismático (y turbio) político logroñés conquistaron también el Premio al Mejor Actor (que obviamente fue para la cara más visible del conjunto, un Javier Cámara en permanente estado de gracia) y el Premio al Mejor Showrunner, otorgado a Diego San José. El Premio a la Mejor Actriz fue para Toni Acosta, por su divertido papel en Señoras del hampa.

Mientras, en la categoría dramática, siguieron las buenas noticias para la factoría HBO. La espectacular y apocalíptica 30 monedas, de Álex de la Iglesia, logró el Premio a la Mejor Serie, al Mejor Showrunner (concedido al propio cineasta bilbaíno) y al Mejor Actor (honor evidentemente otorgado a Eduard Fernández). El color lo aportó Elena Rivera, quien por su papel protagonista en Alba, apuesta de Atresmedia, se hizo con el Premio a la Mejor Actriz.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *