‘Espacio negativo’, ‘Lost and found’, ‘Vienna Table Trip’ y ‘¡Qué hermosa tarta!’ son cuatro muestras muy diferentes de la enorme calidad que la animación fotograma a fotograma aporta al cine actual

juan antonio bermudez
28 Jul 2019
Juan Antonio Bermúdez

La técnica de stop-motion, también conocida como animación “fotograma a fotograma” o “animación en volumen”, sigue aportando año a año pequeñas joyas que a menudo quedan engullidas por el oleaje inmenso de la producción audiovisual. Tan antigua como el propio cine, se sirve de la misma estrategia óptica que aprovecharon los Lumiére hace siglo y cuarto, aunque haciéndola, si cabe, más evidente: dota de apariencia de movimiento a objetos estáticos mediante una serie de imágenes fijas sucesivas.

Más allá de los referentes clásicos (Georges Méliès o Segundo de Chomón en los orígenes; y luego, por ejemplo, los grandes maestros de Europa del Este: Jirí Trnka, Hermina Tyilová, Jan Svankmajer…) y de sus conocidos herederos contemporáneos (con Tim Burton a la cabeza), hay numerosos estudios y autores que trabajan en las diferentes modalidades de esta línea creativa, con obras que en muchos casos solo llegan a un sector muy especializado del público.

Como muestra y sobre todo como invitación a indagar todo lo que el stop-motion sigue aportando al cine actual, presentamos cuatro auténticas maravillas que tienen apenas un par de años. Son muy diferentes entre sí y se alejan de las animaciones que llegan de forma habitual a la cartelera desde los grandes estudios estadounidenses, lo que no les ha impedido cosechar multitud de reconocimientos internacionales. Se acercan a lo que podríamos denominar como “la poesía de lo cotidiano” desde un ángulo que no busca desde luego una audiencia infantil (sin excluirla tampoco). Y están disponibles además para su visionado legal online (y en el caso de tres de los cortos de forma gratuita).

Espacio negativo / Negative Space (Max Porter y Ru Kuwahata, Francia, 2017) 5’31’’
Ver gratis en este enlace de Short of The Week
Ver aquí con subtítulos en español

Adapta un poema del escritor estadounidense Ron Koertge y usa un imaginario muy sencillo, vinculado con los objetos y las prendas que se suelen llevar en el equipaje para un viaje de pocos días para contar el vínculo un hijo y su padre, que le enseñó a hacer la maleta.

Nominado al Oscar y Premio Fipresci en el prestigioso Festival de Annecy, no destaca por su osadía creativa. Su encanto viene precisamente de su sencillez, siguiendo una estructura narrativa pausada y funcional que orienta y contextualiza desde la voz en off del protagonista todo lo que las imágenes nos van sugiriendo.

 

Lost and found (Andrew Goldsmith y Bradley Slabe,  Australia, 2018), 7’
Ver gratis en https://www.lostandfound.film/

Dos amigurumis, un dinosaurio y una gatita tejidos en croché, protagonizan una historia tan romántica como épica en la que juega un papel fundamental la música conductista de Adrian Sergovich
y Jonathan Dreyfus.

Es un corto que todos los aspirantes a hacer cine de acción deberían ver para asumir que cualquier contexto es potencialmente emocional, con todo lo positivo y lo negativo que pueda tener esa conclusión.

Vienna Table Trip (Virgil Widrich, Austria, 2016), 1’22”
Ver gratis en el canal de Vimeo de Virgil Widrich

La tercera pieza es uno de los trabajos más recientes del prestigioso animador austriaco Virgil Widrich, autor de piezas tan fascinantes como Copy Shop (2001) o ese monumento de adoración al cine clásico que es Fast Film (2003). Concebido como un homenaje publicitario a su ciudad natal, intenta desplegar en poco más de un minuto todo el microcosmos asociado a un símbolo de las mismas: las mesas de sus tabernas y cafeterías.

La obra de Virgil Widrich, muy presente en Internet desde sus orígenes, permite además un rastreo muy interesante por sus procesos de creación, ya que comparte muchos vídeos sobre el mismo en sus canales de Vimeo y Youtube.

¡Qué magnífica tarta! / Ce magnifique gâteau! (Marc James Roel y Emma de Swaef, Bélgica, 2018), 44’
Ver en Filmin
Y cerramos esta mínima selección con una obra muy superior a las anteriores y que para mí está entre las mejores películas de este año (incluyendo tanto las animadas como la de acción real).

Los aspectos formales ya llaman extraordinariamente la atención, al conseguir artesanalmente y con una base de fieltro y lana, una admirable propuesta de texturas tanto en los personajes como en los decorados, que además quedan extraordinariamente fotografiados con un uso magistral de la iluminación y los encuadres.

Pero es que además la propuesta narrativa está a la altura de esa brillantez formal, algo que no suele ser tan frecuente en la animación. Cinco historias entrecruzadas apuntan reflexiones tan afiladas como sutiles sobre la memoria colonial europea en África. Y el retrato de los personajes que protagonizan las cinco historias (un rey delirante, un pigmeo que trabaja como cenicero en un hotel de lujo, un “emprendedor” en busca de fortuna en la colonia, un porteador extraviado y un joven desertor) está lleno de matices poéticos y dramáticos sobrecogedores. De verdad, es una maravilla.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *