Mira al pasado para entender el presente. Alberto Rodríguez firma un soberbio thriller carcelario, Modelo 77, que ha inaugurado la 70ª edición del Festival de San Sebastián y recibido la ovación del Kursaal

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/Alejandro-Ávila.png
17 Sep 2022
Alejandro Ávila
the nest

Ovación en el Kursaal. Así recibió San Sebastián a uno de sus directores predilectos. Alberto Rodríguez presentaba anoche Modelo 77, su séptima película, en la inauguración de la 70ª edición del Festival de San Sebastián, con una cifra, bíblica y mágica, que emplea siempre que puede para titular sus películas desde 7 Vírgenes y Grupo 7.

Con unos soberbios Miguel Herrán y Javier Gutiérrez al frente del recital interpretativo, Modelo 77 se apoya en una paradoja para construir su relato: apuntalar los cimientos de la democracia desde una de las rémoras más oscuras de la dictadura, la cárcel Modelo de Barcelona, a finales de los años 70.

Empatía con los que no tienen libertad

Es muy fácil empatizar con la gente que está en prisión. Cuando veo una película de género carcelario, yo a los cinco minutos estoy deseando que el protagonista se escape o lo declaren inocente”, explica. Y es que, si algo sigue a rajatabla la película es la máxima de que “el derecho de todo preso es fugarse”.

Nos encontramos en 1977, en unas cárceles divididas entre presos políticos, talegueros y comunes. Y es ahí donde entra la COPEL, Coordinadora de Presos en Lucha, la pelea solidaria de los reclusos. Para Rodríguez esa lucha resulta una “barbaridad”.

“La cárcel es un sitio donde todo el mundo se separa y pierde su identidad. Es impresionante que en ese contexto, la gente hiciera cosas tan impresionantes como unirse y que 200 presos se cortaran las venas para llamar la atención y contarle a la prensa lo que allí ocurría”, desgrana.

Y lo que allí sucedían eran palizas, torturas y, en fin, un maltrato a los que Eduardo Galeano llamaría los nadies de la historia en un momento en el que España ponía rumbo a la libertad, tras 40 años de paréntesis dictatorial. “Este país podía aspirar a cualquier cosa y el grito de libertad de un país entero. La cárcel se convirtió en un reflejo de la sociedad”.

Una película que habla de la actualidad

En un momento en el que el auge de la ultraderecha ha puesto en jaque los principios fundamentales de la democracia, la película tiene una “segunda lectura” sobre la actualidad y la lucha constante por la libertad. Gutiérrez, que interpreta a un rotundo preso carcelario, en un papel que pide a gritos un Goya,  asegura que “el poder de las películas de Alberto tiene la capacidad de reflejar la realidad sociopolítica actual”.

En ese sentido, se muestra poco optimista con el contexto político actual. “No soy muy optimista con el auge de la ultraderecha. Me produce emoción y envidia cómo un grupo de presos, sometidos a torturas, palizas y muertes, llegó a conseguir tantas libertades, en una transición de la dictadura a la democracia con más grises que blanco. Creo que la pandemia nos ha hecho una sociedad más egoísta, más individualista”, asegura.

Luchar contra la dictadura… y las ratas

Miguel Herrán, en cambio, sí se considera más optimista con el momento actual y ve ejemplos muy positivos en expresos de la época. “Creo que (la democratización del país) es un proceso largo y no creo que vayamos por mal camino”. Herrán ha encontrado inspiración en esos presos que lucharon por la libertad durante la transición.

“Conocí a uno de ellos y ves en su cara lo que han vivido, los años de lucha y desesperación. Hablar con él fue muy enriquecedor, es una persona que tenía que luchar por las noches con las ratas para que no le robaran la comida que había logrado esconder y que aún hoy sigue luchando por los derechos de los presos”, explicó en rueda de prensa.

Siempre con humor

A pesar de la dureza de los hechos que cuenta, la película no renuncia al humor. Alberto Rodríguez lo considera algo “inherente, que me hace falta para vivir”, mientras que Rafael Cobos, guionista de la película que está terminando de dirigir, por primera vez, su serie El hijo zurdo, considera que “el humor es una herramienta fantástica, que potencia lo dramático”, como en una de las escenas más hilarantes de la película cuando unos manifestantes lanzan una gallina sobre de los muros de la cárcel, con una pequeña pancarta atada a su cuerpo. “Es un acontecimiento real”, subraya Cobos.

Modelo 77 es un proyecto que comenzó hace más de 15 años, en un momento en el que la célebre cárcel aún permanecía abierta. Hasta 2017, con su cierre, no se abrió la posibilidad de rodar allí. El productor José Antonio Félez explica que “en 2005 era imposible rodar esta película, porque no encontrábamos un escenario que fuera como la modelo. Al final, quedó ahí la idea y una documentación, que fue profusa”.

“Así que hemos seguido haciendo películas hasta que surgió la posibilidad de hacer esta, que fue algo que nos planteamos hace dos años. Lo hablamos con Domingo Corral (Movistar+) y le pareció una historia que merecía la pena ser contada. El guion se escribió muy rápido, porque el proceso de desarrollo había sido muy concienzudo”, recalca.

Y añade: “La cárcel estaba vacía desde 2017, pero los permisos que se daban hasta ese momento eran para rodar uno o dos días y había que devolverla al aspecto de 1977, así hubo que hacer un proyecto técnico y hacer bastantes reformas”.

La madurez de un cineasta

Tras dos décadas dirigiendo películas y series (El factor Pilgrim, rodada con su amigo Santi Amodeo (Las Gentiles) se estrenó en la sección New Directors de este festival), el cine de Alberto ha alcanzado un nivel de madurez envidiable, donde todos los departamentos han logrado trabajar de una manera armoniosa y compacta, para alcanzar el excelente resultado actual.

“Es una película hecha muy a bloque, con mucha implicación del equipo. La he disfrutado mucho y el equipo creo que también la ha disfrutado mucho, hasta el punto de que se hizo un grupo de Whastapp de figuración con presos y carceleros. Todo el mundo ha sido muy generoso, ha sido un placer”, sentencia el ganador de 14 Premios Goya con Grupo 7, La Isla Mínima y El hombre de las mil caras.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.