Santi Amodeo estrena ‘Las Gentiles’, un valiente retrato generacional que toma las redes sociales y el fantasma del suicidio como puntos de referencia. Hablamos con África de la Cruz y Paula Díaz, las dos jóvenes protagonistas, y grandes revelaciones de la función

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/esquirol.jpg
3 Jun 2022
Víctor Esquirol
the nest

Las Gentiles llega a nuestras salas. El nuevo trabajo de Santi Amodeo (en calidad de director, productor y guionista) es un valiente retrato generacional que toma las redes sociales y el fantasma del suicidio como puntos de referencia. Hablamos sobre ello, y sobre la experiencia de estrenarse como actrices cinematográficas, con África de la Cruz y Paula Díaz, las dos jóvenes protagonistas, y grandes revelaciones de la función.

Es la primera vez que os vemos a ambas en la pantalla. ¿Teníais algún tipo de experiencia previa con la actuación?

África de la Cruz: Yo antes estudié “interpretación gestual”, una especie de itinerario dentro del sector que se centra más en la “acrobacia”; en el lenguaje corporal. Venía también del mundo de la danza contemporánea. Pero a la hora de trabajar ante la cámara, Las Gentiles fue mi primera experiencia.

Paula Díaz: La interpretación me ha gustado desde siempre, lo que pasa es que cuando llegó el momento de elegir mi camino, me decanté por los estudios en psicología, y luego sí que ya me apunté a una escuela de interpretación de Sevilla. Allí estuve un año, y justo después vino el casting, así que para mí esta también fue la primera vez.

Entonces, ¿cómo llegáis a este proyecto?

África: Paula y yo empezamos un intensivo de interpretación, hará ya dos veranos. Por aquel entonces, Santi Amodeo fue al bar donde yo trabajaba como camarera, un lugar que para él ya era “de culto”, mucho antes de que yo llegara allí. Un día nos cruzamos en uno de mis turnos, entonces él dijo tener clarísimo que estaba frente a Ana. Se me acercó con actitud de “Vale, ya tengo película; ya tengo a una de mis protagonistas”.

Así que se me acercó acercó y me dijo: “Oye, que ya sé que va a sonar ridículo o que va a parecer que me estoy riendo de ti, pero soy director de cine, tengo escrito un guion y creo que cuadras perfectamente con uno de los papeles protagonistas… ¿por casualidad no serás actriz?”. Todo esto pensando él que seguramente yo no lo iba a ser, así que ¡imagínate su alegría cuando descubrió mi perfil! Al cabo de un tiempo, volvió Santi, ya con otro productor de la película, para asegurarse de que aquel primer contacto no había sido un espejismo, y en efecto, la magia seguía allí. Entonces me animaron a apuntarme al casting, a un proceso de selección que por suerte, confirmó esas buenas sensaciones previas.

Paula: Lo mío no fue tan mágico [ríen], lo que pasa es que yo creía que no daba el perfil para La Corrales. Yo en aquel momento iba con la neura de que en estos procesos de selección había listas negras, y que yo estaría en una ellas. Estaba convencida de que si ibas a por roles que por físico o aptitudes no encajasen en tu perfil (como pensaba que me pasaba a mí), entonces los directores de casting te descartarían inmediatamente… ¡y además se asegurarían de que que no te cogieran en ningún otro proceso de selección, por hacerles perder el tiempo! [ríe].

Por suerte, una de las encargadas de llevar este casting fue antes profesora mía en la escuela de interpretación. Como obviamente ya me conocía, insistió mucho en que me presentara, convenciéndome de que en realidad no tenía nada que perder. Total, que empecé este proceso sintiéndome muy alejada de mi personaje, pero me lo pasé muy bien, al plantarme allí sin ningún tipo de presión; simplemente abrazando la actitud de “jugar y disfrutar”.

África: Lo interesante, además, y esto claramente le da un plus a la historia de Paula, es que ella consiguió redefinir al personaje de La Corrales. Antes de que ella apareciera, Santi nos dijo que tenía en mente a un personaje muy distinto, pero el equipo quedó tan prendado de ella, que a partir de entonces decidió adaptar el personaje a aquello que Paula les ofrecía.

– Pues para ser vuestra primera experiencia cinematográfica, vais y os estrenáis con Santi Amodeo, uno de los grandes nombres de la cinematografía andaluza y española. ¿Cómo fue trabajar con él?

África: Fue mágico. Santi siempre se mostró como una persona muy familiar; muy cercana. Creo que tiene una gran virtud como director, y es que se deja empapar y sorprender por aquello que le rodea. Por ejemplo, a nosotras siempre nos dio mucha libertad a la hora de trabajar los personajes; nos “estudiaba” para acabar de dibujarlos. Por ejemplo, nosotras somos claramente nativas de las redes sociales, y su generación y él no tanto, así que no paraba de preguntarnos sobre el tema. De hecho, él tenía una imagen muy definida de lo que implicaba relacionarse en estos espacios virtuales, y ahora tiene una visión completamente diferente. A parte de esto, Santi nos dejaba siempre cambiar frases del guion, para que los personajes encontraran un punto más genuino de naturalidad.

Paula: Santi fue siempre muy comunicador, nunca hubo problemas, en este sentido, al contrario. Él nos transmitió de forma muy nítida todo lo que quería de los personajes; cómo veía él la historia. A la hora de interpretar, en ningún momento nos sentimos perdidas; nunca asomó el miedo de “no entiendo qué me quiere decir el director”.

Las Gentiles se apoya mucho en vuestra química. ¿Cómo construisteis esta complicidad delante de la cámara?

Paula: Un mes antes de empezar a rodar, África y yo empezamos a trabajar juntas para acabar de moldear a nuestros personajes, allí empezó fraguarse nuestra amistad. Fue en la preparación del rodaje cuando nos conocimos de verdad, cuando conectamos y cuando empezamos a alimentar esta complicidad. Cuanto más nos conocíamos la una a la otra, más se iban conociendo Ana y La Corrales. Lo que nos pasaba en la vida, de alguna forma se lo transmitíamos a los personajes. Yo tengo que decir, ahora que hablamos de nuestra relación, que delante de la cámara, cuando estaba junto a África, nunca me puse nerviosa, y esto creo que ilustra muy bien lo cómodas que nos sentíamos estando al lado de la otra.

África: Fue una cuestión de química, sin duda. Me acuerdo cuando coincidí por primera vez con Paula, justo antes de que empezara esta aventura, en un curso de interpretación. Desde que la descubrí, sentí ese impulso irrefrenable de “Uy, ¿quién es esta tía? Quiero saber quién es; quiero conocerla”.

¿Cuál fue el momento que más disfrutasteis del rodaje?

África: Todo lo que envolvió las escenas de la playa. Yo tenía algunas inseguridades con respecto a mi actuación, pero ese día de rodaje, con Paula a mi lado, de repente sentí que estaba totalmente centrada. En aquel momento, nada me distraía, ni estaba pendiente de la cámara, ni de nada que sucediera fuera de mi cabeza… solo estaba pendiente de lo que les sucedía a Ana y Corrales. En aquel instante, cuando miraba a Paula, de verdad que solo veía a Corrales. Lo disfruté muchísimo, a pesar de que la escena tuviera un fuerte punto melancólico.

Paula: Yo también tengo la memoria fijada en la playa, pero más en el momento en que estamos en el chiringuito. Allí se me mezclaron muchos sentimientos, porque allí es cuando los personajes estaban en su máximo nivel; en su plenitud. Ana, por ejemplo, tiene unas líneas de diálogo que claramente ilustran que se encuentra en uno de los mejores momentos de su vida. Así lo sentí, porque realmente no parecía que estuviera pasando nada: eran simplemente unos personajes en una playa, en un chiringuito, no había nada extraordinario, pero lo viví como un momento de felicidad plena.

Es indudable la valentía que tiene Las Gentiles a la hora de abordar el retrato generacional, sobre todo teniendo en cuenta que el suicidio es la principal causa de mortalidad entre los jóvenes. ¿Cómo os sentís al respecto?

Paula: Abordamos el tema evidentemente con algo de inseguridad. Es algo de lo que no se habla nada, o muy poco. Al tratarlo tan explícitamente, y en un medio tan abierto como lo es una película que en teoría va a ser vista por mucha gente, pues esto obviamente impone mucho respeto. Te preguntas cómo lo va a recibir la audiencia, si habrá quien se sienta identificado, si habrá quien lo vea como algo totalmente alejado de su realidad. Ahí, como decía es donde florecen las inseguridades, pero al mismo tiempo, también se impuso la firmeza de saber que estábamos abordando una realidad que existe, que ha sido un tabú y que sigue siéndolo. Adentrarse ahí solo puede ser, efectivamente, una demostración de valentía; a esto nos aferramos para protegernos de las dudas que podían surgir por el camino.

África: Yo aquí “retwitteo a Paula”, y añadiría que durante el proceso de hacer la película, nos quedó claro que no estábamos abordando este tema desde una posición pedagógica, sino desde la sinceridad de una historia de amistad; de dos amigas que se enfrentan a esta posibilidad. Nos tranquilizamos al ver que la película evita siempre romantizar el tema. Esa era claramente una línea roja que sabíamos que no debíamos cruzar, y en este sentido, Las Gentiles lo evita.

¿En qué os veis reflejadas en vuestros alter egos? Y al contrario, ¿qué os repele de Ana y La Corrales?

Paula: Yo con La Corrales he tenido bastantes problemas… un poco de frustración, al principio, porque no lograba entender su manera, y es que creo que no me parezco mucho a ella. En este sentido, me di cuenta de que en los inicios del proyecto, la juzgaba mucho, y claro, esta no es la manera soñada a la hora de meterse en la piel de otra persona. Lo que sí que me gusta mucho de La Corrales, y esto es algo que creo que comparto con ella, es que sabe interpretar cómo se siente la gente. Creo que soy muy observadora, y esto es algo que me acerca a la Corrales.

África: Yo tengo en común con Ana el amor que siento por mis amigos. Lo que me distancia con ella es la manera que tiene de relacionarse con La Corrales, opino que ambas llegan a adoptar unos patrones que yo siempre intento romper en mis relaciones.

¿Qué haréis a continuación? ¿Qué tenéis en la agenda?

Al unísono: Nosotras queremos que siga esta aventura cinematográfica. Esperamos que la gente nos vea, nos descubra, y que podamos seguir recorriendo juntas este camino.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.