Del sur (Huelva) al norte (Noruega), pasando por South By Southwest (Austin). Ganadora de un Oso de Plata (‘Ixcanul’), la productora andaluza Inés Nofuentes (Curuxa CInema) ha sido preseleccionada para los Premios Platino por ‘Pólvora en el corazón’, tras una exitosa trayectoria por festivales internacionales

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/Alejandro-Ávila.png
28 May 2021
Alejandro Ávila
the nest

Berlín, Toronto, Locarno, San Sebastián, Guadalajara… Y Austin, la sede del prestigioso festival de cine indie South By Southwest. No hay festival de prestigio que la productora andaluza Inés Nofuentes no haya pisado… o casi. Pólvora en el corazón (Camila Urrutia), película que acaba de ser preseleccionada para los Premios Platino, competía en South By Southwest cuando a Inés le pilló la pandemia un aciago 13 de marzo en el aeropuerto de La Habana.

Pero, como no hay mal que por bien no venga, el festival norteamericano en seguida se rehizo con una selección online a través de Amazon Prime y Pólvora en el corazón se convirtió en la película más vista de la edición de 2020 de South By Southwest.

Con un pie en Andalucía y otro en Latinoamérica, Inés Nofuentes acaba de fundar su productora en Málaga, su tierra natal. Se llama Curuxa Cinema y con ella quiere seguir apostando por ese “cine con un sello propio y particular” que la llevó en 2015 a ganar el Oso de Plata con Icanxul  de Jayro Bustamante(La llorona), el director guatemalteco que ya triunfa en Hollywood.

¿Cuál es el origen de Pólvora en el corazón, tu película preseleccionada para los Premios Platino?

He vivido varios años entre Guatemala y México. Acababa de llegar a Guatemala y me vi con la directora, Camila Urrutia, a la que conocía de otro proyecto. Me dijo que había hecho un par de cortos y que tenía una idea para un largometraje. Me pareció que había algo especial y novedoso en su narración y sus personajes. Lo fuimos trabajando, hasta que se concretó el proyecto. En Guatemala apenas hay apoyo a la cinematografía, pero se hace muy buen cine, premiado en las grandes ligas: la creatividad y la observación se agudizan, surgiendo cosas muy interesantes y logrando financiación con apoyo extranjero.

“Pólvora en el corazón fue la película más vista de la edición online de South By Southwest”

La película ha tenido un importante recorrido internacional: Huelva, Edimburgo, South by Southwest (Austin), Films from the South en Noruega…

En Huelva fue especial, ya que era la primera vez que las actrices debutantes se vieron en pantalla y quedaron impactadas. Interpretan unos roles muy complejos. El público se entusiasmó con ellas y resultaron premiadas con el Colón de Plata. La trayectoria de la película ha sido un poco agridulce: cuando teníamos el estreno internacional en South By Southwest, llegó la pandemia. Yo doy clases de cine en Cuba y la cuarentena me pilló en el aeropuerto, yendo a Austin. Fueron muy rápidos: reprogramaron el festival, sacando una colección especial online en Amazon para Estados Unidos. Pólvora en el corazón fue la película más vista.

Pólvora en el corazón

¿Crees que esa edición online ha terminado beneficiando a la película?

Estoy contenta, porque es un proyecto realizado con mucho esfuerzo, que ha ido creciendo en el camino. La edición online permitió que los espectadores de Estados Unidos pudieran verlo: recibimos mucho comentarios y cartas de personas emocionadas con la historia. Estoy contenta de que tuviera esta ventana en un espacio tan vanguardista. Teníamos la proyección en el clásico teatro americano, con las actrices y la directora, así que la cancelación fue un jarro de agua fría, cuando no éramos del todo concientes de lo que se nos venía encima con el covid: ha sido bonito pero habría sido más bonito estar (risas). Yo no cambio una sala de cine por nada del mundo, es un espacio sagrado, donde adquiere su fuerza la experiencia cinematográfica. Entras en otra realidad, sin distracciones, donde existe comunión y una energía común, fruto de esta convivencia.

¿Estar preseleccionada para los Premios Platino es ya un premio?

Es muy complicado que nos nominen, porque hay grandes películas que me fascinan, así que esta preselección ya me hace feliz. Es un reconocimiento de por sí, porque no es fácil que te preseleccionen entre casi 700 títulos de Iberoamérica.

No es la primera vez que una producción tuya tiene un importante reconocimiento internacional: Ixcanul ganó el Oso de Plata en la prestigiosa Berlinale. ¿Qué recuerdas de la entrega de premios en Berlín?

Es algo muy especial, muy único que quizás solo ocurre una vez en la vida. Fue muy especial, porque fue realmente difícil producirla, trabajamos en condiciones muy duras. Estar en Berlin fue hermoso. No me acuerdo mucho de la gala, apenas tengo flashazos, por la emoción y los nervios. Estábamos con el equipo, que somos muy amigos, y lo pasamos genial. Fue muy lindo.

¿Berlín abre puertas?

Potenció muchísimo la película. Estuve en el Talent Campus de la Berlinale, donde haces una red muy potente y mucha conexión con la industria. Berlín dispara la película, haces negocio. Si estás programado en Berlín, es muy fácil que un agente de ventas se suba al proyecto y la tome, incluso antes del estreno. Esta clase de festivales te garantiza una distribución de la película, poniendo el foco en esas ventanas, pero es muy difícil de entrar. Después de Berlín, vino San Sebastián, Toronto, Guadalajara, Cartagena…

Ixcanul

¿Y para los siguientes proyectos también ayuda?

Creas una red de contactos que siempre facilita las cosas y, además, estás muy al tanto de lo que pasa en la industria y de cómo funciona. Sin embargo, volver a Andalucía es un nuevo comienzo, pero es importante ser fuerte en el territorio en el que estás, es un camino que estoy tratando de abrir. Ya sé con quién quiero colaborar y quiénes son coproductores potenciales. Y, sobre todo, el cine que me interesa hacer en la región.

¿Pero seguirás vinculada a Latinoamérica?

Lo que no quiero perder es la perspectiva internacional de mis proyectos, seguir vinculada a Latinoamérica, por supuesto. Me interesan mucho las historias que nacen desde allí. En Andalucía estoy tanteando proyectos y espero filmar en Málaga con una joven directora emergente, de mucha sensibilidad.

“Busco voces con una narrativa alternativa, con una mirada única, que me reten en lo estilístico y la manera de contar”

Hace poco, entrevistábamos al productor Daniel Méndez (Mano Negra Films) y me parece que tenéis un perfil similar, volcado en la proyección internacional. ¿Te sientes identificada con su estilo de producción?

Me interesa mucho la línea de producción que sigue Daniel Méndez: me identifico con su manera de concebir la producción. Me gusta esa mirada en otros lugares y cómo eso podría enriquecer la cinematografía en Andalucía. Apuesto por el cine de autor, pero me gusta mucho el trabajo ejecutivo de otras productoras como Marta Velasco o Agus Jiménez, que hacen películas con mucha personalidad y son muy prolíficas. Me interesa aprender de ellas y sus procesos, de las compañeras en general. Yo busco voces con una narrativa alternativa, con una mirada única, que me reten en lo estilístico y la manera de contar. Es el cine que me interesa: pasas tantos años vinculada a un proyecto que, si no te apasiona, es difícil aguantar el desgaste.

¿Cuál es por tanto la línea editorial que va a seguir Curuxa Cinema, la productora que has fundado en Málaga?

Me gustaría diferenciarme y seguir la línea del trabajo que he venido haciendo. Me interesa trabajar con talento local que busque dotar de nuevos matices estéticos a la narrativa preponderante, quiero aportar mi experiencia y bagaje en los espacios de industria internacionales y promover a los cineastas independientes de la región. También seguir fortaleciendo el vínculo con Latinoamérica, desde la coproducción. Quiero seguir haciendo cine con un sello propio y particular, poner el foco en universos que no vemos habitualmente en la pantalla, y que sea atractivo para audiencias de distintos territorios.

¿Podríamos decir que la excelencia, la mirada autoral y actuar de bisagra entre dos continentes son tus líneas maestras de producción?

Soy una productora creativa. Me involucro desde el primer minuto y acompaño a los creadores durante todo el proceso de creación. No me limito a una producción ejecutiva, sino que reto mucho a los creadores: es un trabajo a fuego lento, artesanal. Me sumo a proyectos, a los que les termina yendo muy bien, que tienen reconocimiento, que dejan huella… son películas que dejan preguntas, que te generan algo más.

Acabas de ser elegida vicepresidenta de AAMMA, la asociación de mujeres profesionales del audiovisual andaluz. ¿Qué lineas de trabajo va a marcar la nueva directiva?

Acabamos de empezar y hay un montón de trabajo para hacer, siguiendo la línea de trabajo de las compañeras. Es importante priorizar. Andalucía es una región enorme, con peculiaridades muy concretas. Queremos hacer un trabajo de campo en cada provincia, analizando la realidad de sus medios audiovisuales y, en función de eso, establecer unas líneas de trabajo efectivas. Queremos hacer propuestas de formación y continuar la labor dentro de las instituciones culturales para que se ejecuten políticas de mayor equidad. Hay mucha afinidad dentro la nueva junta directiva y buscamos fortalecer los vínculos con la industria.

¿Qué pasos hay que seguir para que el sector del cine andaluz siga avanzando?

Talento no falta. Creo que es vital tener confianza en que podemos generar contenidos y productos de alto nivel sin perder el sello o particularidad identitaria andaluza. Desde mi punto de vista es imprescindible apoyar a los creadores y productores en las etapas embrionarias del proyecto, durante la escritura y desarrollo ejecutivo. Eso va a permitir dar espacio a nuevas voces.

“Es vital tener confianza en que podemos generar productos de alto nivel sin perder el sello o identidad andaluza”

¿Es Andalucía una región privilegiada para hacer cine?

Creo que estamos en una región privilegiada que reúne los elementos necesarios para que se descentralice la producción de contenidos para plataformas, por ejemplo, hay que trabajar para atraer filmaciones y que se posicionen en la región activos de la industria, empresas de service y postproducción, y que nuestros técnicos y talento encuentren en su tierra un nicho para desempeñarse dignamente.

¿Eso favorecería las producciones más independientes?

Sí. Eso también dará espacio para que los pequeños productores, los más indies, los que pretenden explorar nuevas voces y propuestas artísticas, saquen sus proyectos adelante con mayor facilidad, y, por tanto, puedan tener un impacto más inmediato en nuestra cultura y en las formas diversas en la que nos miramos.

¿Cómo ves el sector en Málaga, donde se encuentra la sede de Curuxa Cinema?

Somos un pequeño grupo de productores con líneas muy diversas de trabajo. Eso es muy bueno. Es importante que el gremio esté unido y reme en una misma dirección, teniendo en cuenta que los éxitos de los compañeros benefician al sector en su conjunto, ya que ponen en el foco en nuestra región, nuestras historias y reivindicaciones.

Foto de portada: María Márquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *