El cineasta y crítico Julio Diamante ha fallecido el 1 de agosto de 2020. Asecan se despide de Diamante con el discurso que le dedicó su paisano y amigo Javier Miranda, director del festival Alcances, en la entrega del Premio Asecan de Honor 2017

https://filmand.es/wp-content/uploads/2020/06/Asecan.jpg
5 Ago 2020
Asecan

La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, de la que era miembro, fue la primera institución en dar a conocer y lamentar la muerte de Julio Diamante la tarde del 1 de agosto de 2020.

Cineasta de raza y dilatada trayectoria, cada año recibía el homenaje de nuestra Asociación en Alcances, el Festival de Cine Documental de Cádiz, al entregar el Premio Asecan que lleva su nombre al mejor cortometraje en competición, pero fue en 2017 cuando recibió el Premio Asecan de Honor en el Teatro Lope de Vega.

En tal ocasión su paisano y amigo Javier Miranda, director de su querido Festival Alcances, le dedicó este emocionado discurso que glosaba su figura y su obra. No hay mejor manera de recordarle y honrarle.

“Querido Julio: entre las muchas cosas que has hecho en tu larga y prolífica vida se encuentra el haber participado en las célebres conversaciones de Salamanca de 1955. En ellas tu buen amigo Juan Antonio Bardem lanzó su lapidaria sentencia: El cine español es: políticamente ineficaz. Socialmente falso. Intelectualmente ínfimo. Estéticamente nulo e industrialmente raquítico. A pesar de esto, o tal vez por ello, tu vida personal y profesional ha sido un intento constante de desmentir estas palabras.

Y es que había otro cine español en el que tú has participado activamente. Frente a las antorchas de los éxitos, las folklóricas desatadas, los niños cantores no precisamente de Viena, las suecas objeto de la lascivia de un presunto español medio, estaba un cine de resistencia, un cine que creía en el valor ético y social de lo que hacía. Un cine del que tú eres referente. Claro que lo llevabas en los genes. Tú, Julio, representas la mejor tradición de este país que pudo ser posible y no lo dejaron. Tu familia fue de hondas convicciones republicanas sufriendo por ello, y has seguido su ejemplo con tu trayectoria.

Historia del Cine

Tus películas soportaron los embates de la censura, haciendo que una obra como Los que no fuimos a la guerra se haya visto incompleta durante muchos años. Y eso que llamó la atención de George Sadoul, que la citaba en su legendaria Historia del cine. El que tus películas formaran parte de las selecciones de los mejores festivales del mundo no bastó. Como muchos de tu generación, encontraste refugio en la televisión, haciendo joyas como el film dedicado al gran bailarín Vicente Escudero. Pero no importó. El cine te expulsó demasiado pronto, cuando podías haber dado mucho más.

Pero tu figura es demasiado amplia para reducirla al campo del cine. Eres un hombre inquieto, con una visión global de la cultura. Cuando la transversalidad no era un término de moda tú ya la practicabas. Eres un hombre que siempre ha sabido cuándo decir que no en un país a veces demasiado amigo de los grandes asentimientos. Un hombre que siempre ha sabido que el arte es mucho más que una cuenta de resultados contables. Has dirigido teatro. Eres aficionado al jazz. Y para no olvidar tus raíces andaluzas y gaditanas, el flamenco siempre ha sido un gran norte en tu vida.

Activismo político

Y tampoco hay que olvidar tu activismo político. Formas parte de esa generación que en los años 50 empezó a agitarse en contra del Franquismo. Creaste la primera célula antifranquista en la Universidad de Madrid. Fuiste directivo de la Asociación de Directores que plantó cara al sindicato oficial vertical, actividades que te hicieron visitar la cárcel. Y la poesía tampoco te es ajena. Pero los años no han mitigado tu deseo de indagar en tu país. Ahí está tu reciente La memoria rebelde para atestiguarlo, documental que es un gran testimonio de dónde vinimos y adónde no supimos llegar.

Querido Julio, hasta aquí la parte oficial del discurso. Permíteme que ahora entre en lo personal. Desde hace años, tenemos la inmensa suerte de gozar de tu presencia en Alcances. Eres una gran autoridad para nosotros. Desde el festival somos muy conscientes de tu labor en la legendaria Semana de Cine de Benalmádena, uno de los jalones más grandes de tu vida.

Sin miedo a la censura, a la que te enfrentaste logrando incluso sacar una edición cuando coincidió con la muerte de Franco, proyectabas películas y traías directores que suponían una ventana a la libertad y al cine más combativo de la época. Que la Semana no sobreviviese en la democracia dice mucho de cómo no todo ha ido tan correctamente en España desde 1975. Tener a tan gran programador cada año, que nunca se conformó con lo establecido, que sabía que un festival debe abrir puertas a lo desconocido, nos estimula a mejorar cada edición.

La batalla contra el pensamiento dominante

Y también hemos captado algo hermoso, Julio. Los cineastas que vienen a Alcances cada año no luchan contra una dictadura política, pero sí contra una más sutil y asfixiante, como es la del mercado. Tienen que batallar para que sus películas, hechas en contra de las normas y del pensamiento dominante se abran paso. Y en ti, en el indomable espíritu que has mostrado toda tu vida, tienen un espejo donde mirarse.

Eres un nexo de unión que recuerda permanentemente la necesidad del compromiso ético del cine con la sociedad que le toca en suerte. No eres un nostálgico, Julio. No miras atrás. En Alcances te vemos por nuestras salas con la inquietud del que quiere descubrir algo nuevo y sabe que queda mucho por hacer. Julio, no importan los años que el destino te eche encima: tienes el don de la eterna juventud.

Esta casa del cine andaluz, que nos acoge, ASECAN, lo sabe y por eso da un  premio que lleva tu nombre en Alcances. Y lo ha sabido reconocer este año, con su premio de honor. Ten la seguridad de que cuando la vida, en un mundo tan involutivo como el que vivimos, nos ponga a prueba, todos los que hacemos cine en Andalucía, ya sea rodándolo, programándolo o reflexionando sobre él sabremos cual es el ejemplo al que tenemos que mirar para que no nos tumben como a ti no te han tumbado nunca. Maestro, gracias por tu vida, gracias por tu ejemplo, gracias por todo.”

Biografía de Julio Diamante

Julio Diamante nació en Cádiz el 27 de Diciembre de 1930. Comenzó estudios de Medicina en la Universidad Complutense de Madrid, pero su interés por el cine lo hizo ingresar en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas (IIEC) en I953. Inició su intensa actividad teatral y escénica como fundador y director el Teatro Experimental del IIEC. Su primer trabajo como director cinematográfico fue el filme experimental “Antes del Desayuno” (1955). En 1961 se titula en Dirección en la Escuela Oficial de Cinematografía, institución en la que impartió clases desde 1964 hasta el cierre del centro en 1975.

En 1972, y hasta su clausura en 1989, Diamante se hace cargo como director de la legendaria Semana Internacional de Cine de Autor de Benalmádena (Málaga), auténtica ventana a la vanguardia cinematográfica internacional en permanente lucha contra la censura española.

En su filmografía destacan los mediometrajes “El Proceso” (1995), “La Lágrima del Diablo” (1961) y “Velázquez y lo velazqueño”(1962); así mismo los largometrajes “Los que no fuimos a la guerra” (1962), “Tiempo de amor” (1964), “El Arte de vivir”(1965), “Sex o no sex” (1974), y “La Carmen” (1976). Para televisión ha dirigido once filmes entre los que pueden destacarse “Vicente Escudero” (1968), “El Obispo leproso” (1974) y “Martín Fierro” (1976). Sus películas han sido seleccionadas para Festivales como Venecia, Berlín, Locarno, Nueva York, Pésaro, Valladolid o San Sebastián.

Ha realizado estudios y publicaciones sobre cine; autor de dos poemarios y colaborador en medios especializados sobre temas cinematográficos y teatrales. Ha sido presidente de la Asociación de Directores de Cine Españoles (ADIRCE), organización que en 2000 le concedió un Premio de Honor en reconocimiento al conjunto de su labor. Así mismo tiene la Medalla de Honor de la Asociación de Historiadores de Cine (2001), en 1996 recibió el homenaje de su ciudad natal durante la celebración del Festival Alcances, y en 2003 la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía le concedió el Premio Val del Omar.

De firmes convicciones de izquierdas, en 1954 fue uno de los fundadores de la primera célula antifranquista de la Universidad de Madrid. Nunca ha deseado ser un político, pero ninguno de los problemas de la vida española le han sido ajenos. Su último trabajo es “La Memoria Rebelde” (2.012), un documental que reflexiona sobre el periodo que va desde la Segunda República hasta la Transición española.

Julio Diamante ha muerto el 1 de agosto de 2020 en Madrid a la edad de 89 años. DEP


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *