En Andalucía sabemos que la comedia es algo muy serio, porque nace de un desgarro muy grande. Asi lo defiende la guionista y socia de AAMMA Ana Graciani (Para toda la muerte, La boda), que propone un Premio Chiquito de la Calzada a la Mejor Comedia Andaluza

https://filmand.es/wp-content/uploads/2020/02/Ana-Graciani.jpg
7 Feb 2020
Ana Graciani
the nest

No nos engañemos, la comedia no compite en igualdad de condiciones. Y no se debe a que la comedia sea un género menor, qué va. Solo las mentes obtusas son capaces de minusvalorar la finura de los hilos que tejen el sentido del humor. Ocurre más bien lo contrario: Lo que hace grande a la gran comedia es precisamente lo que la pone en clara desventaja frente al drama.

El drama –el buen drama- abre una herida en el espectador que puede supurar durante días. El espectador sale del cine con las carnes abiertas, y ese escozor, la congoja, el malestar, el dolor, le llevan a la certeza de que la película que vio fue importante, trascendente, porque realmente lo fue, porque la historia le traspasó y la emoción -punzante, palpitante, sangrante- perduró.

Para toda la muerte

La buena comedia

La comedia –la buena comedia- tiene algo maravilloso: Permite hurgar en las mismas heridas que el drama, pero es capaz de hacerlo sin provocar ni una sola gota de sangre. La saludable distancia que brinda el humor da licencia para entrar a saco en cualquier tema, en cualquiera, hasta en el más trágico o escabroso.

Y el bendito relativismo del ingenio soporta saltar alegremente de charco en charco, a cual más fangoso, sin mancharse. De esta forma, el espectador sale del cine ileso, sano y salvo, con la piel intacta, sin mácula y, muy probablemente, con ganas de irse a tomar una cervecita, o puede que dos.

La saludable distancia que brinda el humor da licencia para entrar a saco en cualquier tema

Por eso, aunque lo que vio le ponga a cavilar, aunque la historia le haya tocado, aunque le removiera, aunque haya filtrado mediante la risa sentimientos encontrados, la sensación de ligereza con la que regresa a casa le lleva creer que la peli en cuestión no tuvo la misma profundidad que un drama. Porque es así, porque la comedia pesa menos y no araña, y por eso no competirá jamás en igualdad de condiciones.

El mundo es nuestro

La vitalidad del humor en Andalucía

Y ahora, pongamos los pies en Andalucía. Habrá pocos lugares en el mundo donde el humor esté implantado de una forma tan orgánica, somática, sistémica y vital.  Habrá pocos territorios donde la gracia flote en el aire como parte del perfume que lo impregna todo, hasta el llanto. Habrá pocas tierras donde la guasa sea cultivada con tanto mimo, porque existe la seguridad de que sus frutos, si no siempre curan, casi siempre alivian.

Hay pocos lugares en el mundo como Andalucía, donde el humor esté implantado de una forma tan orgánica, somática, sistémica y vital

Habrá pocos sitios donde se sepa a ciencia cierta que la comedia es algo muy serio, porque, la mayoría de las veces, la risa en Andalucía nace de un desgarro muy grande. Por todo esto, y por no competir en igualdad de condiciones, habrá pocas regiones en el planeta Tierra que merezcan tanto como la nuestra que, en sus Premios del Cine –hoy los ASECAN-, la comedia se valore aparte, con un galardón especial.

Y puestos a pedir: ¿Se le podría llamar al Premio a la Mejor Comedia Premio Chiquito de la Calzada? Me consta que cualquier cineasta andaluz que haga comedia se sentiría honrado y pleno de orgullo al recibir un premio con ese nombre. Porque la comedia, la buena comedia, posee otra gran e inusitada virtud: La de poner a todo el mundo de acuerdo. La risa une. ¿Nos unimos en este empeño?

Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera

Por Ana Graciani, guionista y vocal de la junta directiva de AAMMA (Asociación Andaluza de Mujeres de los Medios Audiovisuales) 


Un comentario sobre “Y la mejor comedia es…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *