Raul M Osorio
Ignacio Gutiérrez Torrejón
7 Abr 2019 - Ignacio Gutiérrez Torrejón

Raúl M. Osorio dirige la Cineteca de Granada, una pequeña entidad privada que organiza muchas actividades vinculadas con la difusión del cine

La Cineteca de Granada es una pequeña entidad privada que organiza muchas actividades vinculadas con la difusión y la investigación sobre el cine. Cursos, proyecciones, seminarios y debates. Detrás de esta iniciativa se encuentra Raúl M. Osorio, licenciado en Historia del Arte y especialista en cine. La Cineteca estuvo nominada en la última edición de los Premios Asecam del Cine Andaluz por su labor de difusión. En esta entrevista, Osorio nos explica cómo surgió este proyecto, qué significa para él el cine y qué actividades organizan actualmente.

 

¿Cuál es el origen de la Cineteca de Granada?

La Cineteca cumple en 2019 cinco años, pero es un proyecto que se gestó hace más tiempo. Desde que terminé mis estudios de Historia del Arte, especializado en patrimonio y también en cine y fotografía, me he dedicado a la enseñanza. Además, ya iba trabajando en el archivo cinematográfico.

 

¿De dónde proviene la colección de películas de la Cineteca?

He ido armando un archivo fílmico desde hace bastante tiempo. Empecé con el cambio de la cinta a digital. El catálogo siempre está disponible a cualquier persona que necesite investigar y sobre todo a los alumnos y a los socios. La recuperación de las joyas de la historia paralela del cine es una parte importante de la Cineteca.

Alumnado de uno de los talleres organizados por la Cineteca de Granada.

Alumnado de uno de los talleres organizados por la Cineteca de Granada.

¿Qué es actualmente y qué actividades realiza hoy día?

La Cineteca es un espacio de acción cultural donde se organizan actividades para difundir el arte cinematográfico. Es un espacio para hablar, investigar y estudiar el cine en profundidad en todas sus dimensiones. Es importante crear estos núcleos de resistencia cuya función es que la gente pueda aprender a mirar las imágenes desde un punto de vista más amplio. Hoy las salas desgraciadamente son más un espacio de ocio que de cultura. Ese el doble juego de las industrias del cine.

 

En este sentido, creo que la Cineteca también pretende recuperar el cine como una actividad colectiva, especialmente ahora, cuando las nuevas plataformas digitales tienden a la visualización individual del espectador delante de su ordenador portátil o de la tablet….

Sí. La digitalización tiene sus aspectos positivos como la universalización, la conservación y las restauraciones de películas, pero es cierto que una de las grandes trampas está en proponer esas experiencias individuales cuando el cine debería vivirse como una experiencia colectiva. En la cineteca intentamos crear un espacio de debate y de crítica en torno al cine con un grupo de personas que aportan cada uno sus ideas. Eso es el cine también.

Víctor Erice y Raúl M. Osorio.

Víctor Erice y Raúl M. Osorio.

¿Cómo es vuestro público y vuestra comunidad? ¿Qué buscan los socios en la cineteca?

El público universitario siempre responde, pero como la cineteca es un espacio de acción cultural de carácter itinerante y trabajamos en varias instituciones, puedes encontrar un público muy diverso. El denominador común es el interés por el cine. Acudir a estos cursos simplemente porque sí es muy difícil. Aparte de ser específicos, para disfrutarlos tienes que dar un poquito de ti. Hay profesionales como Alfredo Torres, que acaba de realizar un corto llamado Desenlace, o Jesús Urbano, que ha fundado una revista sobre cine buenísima llamada  Decoupage. Poco a poco va saliendo la cantera.

 

La educación y formación es una de vuestras principales preocupaciones, ¿por qué es importante formar en el cine?

Para mí, el cine es importante no solo porque me apasione, sino porque es una herramienta de cambio social muy potente. Aprender a leer lo que nos rodea en forma de imágenes, de signos y de símbolos es fundamental. La gente busca profundizar un poco más, quieren saber por qué una imagen es potente, por qué una película tiene sentido, cómo se relaciona una imagen con otras, cómo se construyen, de dónde vienen… Todo esto son elementos que suelen tener las películas que merecen la pena.

 

¿Qué tipo de actividades proponéis?

Los talleres, seminarios, charlas y encuentros son el ancla principal del proyecto. Siempre tenemos a la semana dos o tres talleres simultáneamente. Enseñar a mirar es el hilo conductor de cada clase, ya trate sobre un director, un movimiento, una corriente, un género o una película. Hay otras actividades de acción social, como por ejemplo el trabajo en centros de día para las personas mayores. También, el proyecto la ‘Pantalla itinerante’, cuyo objetivo es recuperar esos espacios colectivos como los cines de verano como centro de reunión y de experiencias comunales en torno al cine. Considero fundamental intentar recuperarlos por todos los medios para contrastar con esas experiencias individuales que ya están ahí y que han llegado casi para quedarse.

 

¿Cuáles son vuestros criterios para organizar este tipo de talleres?

Intento ofrecer aspectos o temas que no hayan visto y que desconocen. Apostamos por una programación alejada de lugares comunes. Yo siempre apuesto por ese cine casi invisible, el cine que se desconoce. No tiene por qué ser decididamente independiente ni tampoco comercial, sino cineastas que son eslabones perdidos pero que forman parte de la historia del cine. Pienso en el cineasta armenio Artavazd Pelechian, en la pareja de cineastas formada por Jean-Marie Atraub y Danièle Huillet o en el  portugués Pedro Costa. También nos gustan mucho los clásicos y analizar aspectos que no se conocen. Es muy bonito cuando la gente descubre por primera vez a los gigantes del cine, apostar por esa primera mirada es muy interesante.

 

En vuestra web tenéis un espacio llamado Cineteca Online, ¿en qué consiste?, ¿de qué modo está presente la Cineteca en el mundo digital?

La Cineteca online es la manera de acercar todas nuestras actividades a través de estas plataformas que nos permiten conectarnos con los alumnos. Es como estar en clase, como una conferencia o una reunión online. He tenido grupos en argentina, incluso gente que de forma particular quieren profundizar en un tema.

Encuentro de Cine Itinerante en Ferreirola.

Encuentro de Cine Itinerante en Ferreirola.

¿De qué modo apoyáis el cine de nuevos valores?

No solo el cine, en la Cineteca hemos hecho exposiciones fotográficas de gente que está empezando, por ejemplo la exposición de la motrileña Paul Salinas y estamos a punto de proyectar el corto de Alfredo Torres. Cada año solemos hacer una o dos actividades de este tipo.

 

¿Qué actividades tenéis planificadas en los próximos meses?

Ahora mismo vamos a cerrar un taller en el Centro de Estudios Bizantinos, Neogriegos y Chipriotas sobre el cineasta griego fallecido en 2012 Theo Angelopoulos, que es uno de mis directores preferidos y es muy poco conocido. Continúo con los talleres anuales como el de la Universidad de Granada en el centro cultural sobre directores y miradas cinematográficas, y en Peligros llevo un taller municipal sobre la historia del cine.

 

Desde tu posición, ¿cómo ves el presente y el futuro de la industria audiovisual y del cine hecho en Andalucía?

He tenido la suerte de estar nominado a los Premios Asecan y hemos comprobado que el cine andaluz tiene buena salud. Han salido obras muy interesantes, películas visualmente atractivas y propuestas sociales y comprometidas. Hay bastante esperanza. He notado que ha habido un avance en calidad, no solo en el número de producciones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *