Los Oficios del Cine reflexiona sobre la producción ejecutiva con tres profesionales andaluces de amplia trayectoria: Marta Velasco, Álvaro Begines y José Alba

Ignacio Gutiérrez Torrejón
30 Abr 2019
Ignacio Gutiérrez Torrejón

“Los productores hacemos realidad los proyectos de cine”. Lo ha dicho el productor malagueño José Alba durante la jornada Los Oficios del Cine organizada por FilmAnd y la Fundación Cajasol el pasado 29 de abril. Junto a él han estado Marta Velasco y Álvaro Begines, tres profesionales andaluces responsables de algunos títulos del cine español que más premios y reconocimiento han obtenido en los últimos años.

Según aclara José Alba, desde el desarrollo de la idea hasta su comercialización, la producción ejecutiva acompaña todo el proceso creativo y sirve de enlace comercial con las entidades financiadoras como televisiones o estamentos oficiales.

Alba es responsable de Pecado Films, productora detrás de cintas como Gernika (Koldo Serra, 2016) y de Viaje al cuarto de una madre (Celia Rico Clavellino, 2018), aclamada ópera prima que tuvo cuatro nominaciones a los Goya y tres premios ASECAN. “Con las expectativas de cobro vamos a los bancos y conseguimos préstamos para financiar la película”, señala.

Marta Velasco, de Árala Film, durante su intervención.

Marta Velasco, de Árala Film, durante su intervención.

Para la productora Marta Velasco la producción incluye varias fases que empiezan en la lectura de guion. “Lo más bonito es cuando empieza el rodaje, porque sabes que la película se va a hacer”. Velasco, al frente de Áralan Films, ha coproducido títulos como Los niños salvajes de Patricia Ferreira o ¿Quién te cantará? de Carlos Vermut y ha impulsado proyectos propios como Asesinos inocentes (2015) y Cuando los ángeles duermen (2018), ambas dirigidas por su socio en Áralan, Gonzalo Bendala.

 

El ingenio y el intercambio en la búsqueda de financiación

Para Álvaro Begines la herramienta de trabajo de un productor es el ingenio. “A no ser que tengas una superestrella, la idea y el guion son la base para hacer una película”. Begines debutó en la dirección en 2006 con la película ¿Por qué se frotan las patitas? y cinco años después rodó Un mundo cuadrado. Creó la productora La mirada oblicua para sacar adelante algunos cortometrajes junto a su socio Miguel Ángel Carmona y poco a poco ha asumido proyectos como Antes de la quema, cinta de Fernando Colomo que llegará a los cines el 7 de junio.

El productor José Alba junto al crítico Juan Antonio Bermúdez.

El productor José Alba junto al crítico Juan Antonio Bermúdez.

“Estoy formado como director y guionista pero ahora sí le he encontrado el gusto por la producción, es una actividad creativa y  es la parte más buena en el cine, en el sentido de buena persona, es como ayudar”, comenta Begines. “Consigues que un proyecto tenga éxito”.

El intercambio es el punto de partida para Begines en la búsqueda de financiación. “La puntuación que debes cumplir para recibir ayudas está bien,  tú das y recibes algo a cambio, se necesita que se favorezca el trabajo en Andalucía, que las localizaciones se vean”, argumenta. “No hay que verlo desde un punto de vista frívolo, la producción tiene un encanto especial, no es solo conseguir dinero”.

 

Los inicios: vocación, formación y aburrimiento

Los tres comparten el amor y vocación por el cine desde el inicio de su profesión. “Mi abuelo era proyeccionista en el Palacio del Cine de Málaga y aunque estudié Económicas, quise hacer cine, que es lo que disfruto en la vida”, recuerda Alba. Velasco tuvo su primer contacto profesional con el cine mientras disfrutaba una beca en Oxford con sus estudios de Filología Inglesa.

Allí, asistió a un curso de John Peverall (productor de Kramer contra Kramer y de El cazador, entre otras películas). “De vuelta a España me deprimí mucho, porque quería producir pero no veía el modo de hacerlo”. Empezó a trabajar como becaria en la producción del programa de radio Todo cine de Antena Sevilla. Allí conoció a Gonzálo Bendala hoy su socio en Áralan Films.

Begines, por su parte, da las gracias al aburrimiento de su juventud en Los Palacios, que le incitó a interesarse por la creatividad artística. “Además de No me pises que llevo chanclas, teníamos varios grupos de rock y un día cayó en nuestras manos una cámara de 16 mm con la que empezamos a rodar cortos”, recuerda. “Cuando vimos lo que habíamos grabado, surgió el momento mágico que te engancha para siempre”. Su carrera como productor surgió de la necesidad: “Ganábamos premios y pensábamos que nos llamarían y como no nos llamaban, montamos la productora”.

Álvaro Begines durante su participación en Los oficios del cine.

Álvaro Begines durante su participación en Los oficios del cine.

Los productores, ¿coartan la creatividad?

Uno de los tópicos de la dirección de cine es decir que han podido hacer solo el treinta por ciento de la película que tenían en la cabeza. Frente al tópico del productor que usa las tijeras para cortar alas a la creatividad, Velasco reivindica que es gracias a los productores que se haya podido hacer ese treinta por ciento.

“El principal conflicto es que en el rodaje te reduzcan el dinero y haya que seguir adelante y cortar alguna escena”. En ese caso la negociación con el director o directora es la herramienta de trabajo: “Tenemos que preguntarnos qué podemos hacer para que la obra no pierda”.  Una idea que confirma José Alba: “La sintonía con el director es fundamental”.

Para Begines, que conoce los dos lados del proceso como director y productor, es mejor que estos dos trabajos vayan separados. “La producción desgasta y el rodaje es un trabajo tremendo que te deja exhausto, no se puede robar energía ni creatividad al director”.

 

Retorno económico del cine de autor

Tras Gernika, una película rodada en inglés, castellano y euskera con una gran producción, Pecado Films se embarcó en Viaje al cuarto de una madre, opera prima de Celia Rico Clavellino.

“Leí el guion y me pareció lo mejor que he leído nunca”, explica. “Es una peli complicada que tiene un circuito de distribución limitado”, comenta Alba. “En un proyecto de este estilo nunca esperas un retorno económico ni grande ni pequeño. Siempre es un negocio. Pero en este caso la prioridad era hacer una película pequeña que permitiera a Celia seguir su carrera como directora”.

Por su parte Velasco recuerda que Enrique López Lavigne le pasó un guion para que lo leyera sin decirle quién era el autor. “Me encantó, había una secuencia, que al final no se rodó, que me recordaba El crepúsculo de los dioses y Eva al desnuda”. Al terminar de leerlo me dijo que era de ¿Quién te cantará? de Carlos Vermut.

Este tipo de películas que pueden definirse como de autor, tienen una distribución diferente. “El nuevo modelo de ayudas de la Junta y el Ministerio te exige ir de la mano con la distribuidora desde el principio”, explica Velasco. “Quién te cantará no ha estado en grandes centros comerciales, sino en cines de barrio y cines de público adulto”.

 

Lectura de guiones

Otra parte del trabajo de la producción ejecutiva es la búsqueda de proyectos interesantes y la lectura de guiones. “Nos escriben todo el rato guionistas y envían sus trabajos”, comenta José Alba. “Leo al menos cuatro o cinco guiones a la semana. Hay cosas interesantes, pero es difícil encontrar algo bueno, de cero, que no requiera trabajo posterior”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *