Néstor Cenizo
Néstor Cenizo

Siete años después de empezar con las primeras tareas de preproducción y seis años después de rodar casi todo el metraje, No te supe perder está a punto de llegar al final del camino. El primer largometraje de ficción de Manuel Benito de Valle se viste de largo este viernes para su presentación en el Festival de Cine de Madrid, organizado por la Plataforma  Nuevos  Realizadores. No te supe perder, cuyo tráiler estrenamos en exclusiva en Filmand, es un thriller que aborda un tema espinoso de desgraciada actualidad: la violencia machista.

“Es un thriller subjetivado, contado desde el punto de vista del malo y eso puede resultar incómodo”, explica Manuel Benito de Valle. Se trata de “mostrar cómo se forma esa violencia”, a partir del seguimiento de un personaje que acaba convertido en lo que más odia. Es, dice el director, una película de “mujeres fuertes y complejas”.

Benito De Valle ha adaptado la novela homónima de Salvador Navarro, que coescribió el guion. Navarro entregó una copia de la novela al director después de ver su ópera prima, el documental Knockoutkuba (2009), y Benito de Valle comprendió que en aquel libro había un ritmo de película. “Por deformación profesional todo lo traduzco a cine. Es una novela densa y larga, pero con un perfil cinematográfico”, reconoce Benito de Valle.

Navarro había construido una novela con varias subtramas, muchos personajes y escenarios variados. Cuando decidieron llevarla a la pantalla, comenzó para ambos un trabajo de simplificación para trasladar la novela a un guion. Quedó un metraje de cuatro horas: “Hay escenas muy buenas que se han quedado fuera y he hecho muchísimo daño a los actores”. El resultado final es una película de hora y media que condensa una novela con estructura de trilogía.

Aníbal Soto y Maribel Membrillo forman una de las parejas protagonista. Dos actores consolidados a los que se sumó un elenco de jóvenes con escasa experiencia. “Cuando me topé con una actriz como Marisol Membrillo tardé 30 segundos en darme cuenta que debía dejarla hacer casi lo que le diese la gana. La dejaba hacer a ella, a veces era algo totalmente diferente y era mejor”, comenta el director.

Benito de Valle contactó con el reparte pidiéndole una participación “casi por amor al arte”: “Fue lo más grato, ver que había gente, no sólo jóvenes ansiosos por comerse el mundo, sino actores consolidados a los que convenció la historia y los personajes”.

Ambiciosa en sus aspiraciones y compleja en su trasfondo, No te supe perder es también muy modesta en su producción. Fue rodada gracias a una de las primeras campañas que se hicieron en España para el micromecenazgo de una película, la primera en Andalucía, y eso implica unas limitaciones no incompatibles en el tiempo disponible que tanto los actores como el resto del equipo puede dedicar a la producción.

Sin embargo, también concede una mayor libertad creativa: “Yo respondo ante los financiadores, pero les puse una carta diciendo que eso terminaría cuando estuviéramos seguros de que no se podía mejorar un segundo más. En cambio, en una producción al uso tienes que abandonar en un determinado momento”.

No te supe perder, que hoy se presenta en Madrid, ha pasado ya por la sección oficial del Festival Internacional de Cine de Kosovo. “No me pone nervioso, pero no soy capaz de ver ninguna película mía con alguien al lado, ni siquiera en mi casa”, concede Benito de Valle, que este viernes esperará fuera del cine la puesta de largo de su segunda película.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *