El Ayuntamiento de Sevilla le concede una calle al artista José Pérez Ocaña. El activista LGTBI Manolo Rosado celebra este reconocimiento al genio de Cantillana que triunfó en Cannes con sus fetiches, vanguardia y activismo

https://filmand.es/wp-content/uploads/2020/10/Manolo-Rosado.jpg
20 Oct 2020
Manolo Rosado
the nest
Manolo Rosado. Periodista y activista LGTBI

Tal y como recoge José Naranjo Ferrari en Ocaña. La pintura travestida (Ed. Atrapasueños), el artista Joan Brossa llegó a decir del pintor de Cantillana que se trataba de un “Chagall andaluz”. Sin embargo, la crítica de arte Maria Luisa Borrás añadía que se trataba de “un Chagall andaluz, pero con mucha más imaginación”.

Y es que la magia de José Pérez Ocaña se mostraba esplendorosa en la suma de todos elementos que componen el conjunto expositivo. Sus pinturas estaban acompañadas de esculturas, decoración, música, olores y de unas instalaciones efímeras en las que el artista configuraba un mundo de fetiches formados por iconos religiosos, flamencas, vírgenes, viejas, niños y todo aquello que hacía brotar su mundo interior.

El verdadero discurso de Ocaña

Sin embargo, es gracias a la ópera prima de Ventura Pons, Ocaña, retrato intermitente (1978)  donde hemos podido entender el verdadero discurso del artista. Porque a Ocaña era necesario verle actuar, recitar, interpretar aquellas fusiones de estilos, de tradiciones y vanguardias.

Es realmente sublime el relato de un joven con bombín, abanico y mantoncillo que no conoció la palabra homosexual hasta que no se movió por la movida barcelonesa y, sin embargo, ofrece toda una cátedra de las libertades sexuales en una época en la que la OMS aún la catalogaba a la homosexualidad como una enfermedad.

Ocaña no conoció la palabra homosexual hasta que no se movió por la movida barcelonesa

Te atrae y te conquista cuando explica que Andalucía es un cuadro surrealista y cuestiona enfadado a aquellos modernos que vuelven de la universidad al pueblo queriendo quitar la Semana Santa sin ofrecer nada a cambio.

‘Ocaña, un retrato intermitente’ en Cannes

La proyección de Ocaña que le ofreció esta cinta seleccionada en el Festival de Cannes, así como su recorrido por otros festivales europeos y americanos, concedieron al pintor el hecho de poder viajar y conocer distintos ambientes y  personajes con los que trabajaría después, amén de otras incursiones cinematográficas que dotaron de más fuerza y mayor riqueza al personaje.

El artista cuestiona a aquellos modernos que quieren quitar la Semana Santa sin ofrecer nada a cambio

Ocaña, der ángel in der qual singt (Ocaña, el ángel que canta en el suplicio) del director francés Gerard Courant en 1979; Manderley, de Jesús Garay en 1981 y Silencis de Xavier Daniel en 1983. Actualmente, conocemos la existencia de un documental, aún en fase de preproducción, dirigido por la sevillanas Amparo Mejías y Araceli Carrero con el que pretende homenajear al artista desde su tierra.

Una calle para Ocaña

El pleno ordinario de este mes de octubre celebrado en el Ayuntamiento de Sevilla ha decidido concederle una calle a José Pérez Ocaña en el distrito San Pablo-Santa Justa. Celebramos muchos con enorme alegría esta concesión de justicia a el hombre artista y travesti que participó de manera activa en la primera manifestación contra la Ley de Peligrosidad Social en Barcelona de 1977, y que dos años después, gracias a la repercusión que consiguió con su película y sus “escándalos”, llega consagrado, como personaje, a participar como pregonero en unos carnavales de la Alameda prohibidos por el gobernador civil.

Se atrevió a retratar su propio entierro con todo un coro de gente cantando y bailando, con alegría y no con lloro

Otros reconocimientos, como la medalla Adriano Antinoo a título póstumo o que se lleve su nombre el premio a la mejor película LGTBI del Festival de Sevilla que concede la asociación Cultura con Orgullo le han sido otorgadas en esta Ciudad de la Diversidad Sexual.

Genio, travesti, pintor, performan. En definita, un inventor que hasta se atrevió a retratar su propio entierro con todo un coro de gente cantando y bailando, con alegría y no con lloro. Y tal cual ocurrió, de manera que la casualidad permitió que el cortejo discurriera por unas calles de Cantillana aún engalanadas por las fiestas de la subida de la Asunción.

Ya lo dijo John Giorno: hay que arder para brillar.


Un comentario sobre “Arder para brillar: una calle para Ocaña

  1. Se echa en falta la mención en este artículo al documental “Ocaña, la memoria del sol” de Juan J. Moreno. Realizado durante el 25 aniversario de su muerte. El largometraje recoge testimonios de familiares y amigos de Ocaña, con abundancia de material inédito.
    Este documental ha recibido premios tanto en festivales nacionales e internacionales. Aunque ha tenido una gran acogida allá donde se ha proyectado. En ciertos círculos e instituciones está sufriendo un boicot.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *