avila
9 Abr 2019 - Alejandro Ávila

‘Un país para escucharlo’ cierra temporada con Amaral y Héroes del Silencio. Hablamos con Pepe Flores, productor ejecutivo de esta road movie musical con toda España como escenario

Para comerlo, para verlo… y para oírlo. En apenas diez episodios, la producción andaluza Un país para escucharlo ha logrado seducir a la audiencia (y la crítica) con una road movie televisiva en el que la música es la gran protagonista. El formato creado por la productora sevillana Cibeles cierra temporada este martes por todo lo alto en Zaragoza con grupos como Amaral o Héroes del Silencio. Hablamos con su productor ejecutivo, Pepe Flores.

¿Cómo surgió Un país para escucharlo, que recuerda al exitazo Un país para comérselo, que también emitió Televisión Española?

El proyecto me llegó a través de Juan José Ponce, realizador y director gaditano afincado en Sevilla, en el año 2016. En esos momentos acabábamos de producir el primer documental de la trilogía de Lorca, Lunas de Nueva York y nos encontrábamos en plena preproducción del segundo, Luna grande, un tango por García Lorca. En ese documental grabamos una actuación musical de Silvia Pérez Cruz y Pájaro en los estudios Happy Place Records en la que interpretaban juntos Pequeño vals vienés de Leonard Cohen.

¿Y qué os pareció?

Nos encantó el resultado. Cuando Ponce nos habló de la idea de hacer una road movie por España, retratando todas las músicas de cada provincia pensamos en realizarlo de esta forma: música en estado puro, sin artificios, sin escenario ni iluminación espectaculares, con actuaciones y colaboraciones entre músicos fuera del circuito comercial y alejados de los programas de talent y concursos que actualmente rellenan las parrillas de las televisiones.

 

¿Desde un principio tuvo la forma actual?

El primer esbozo del proyecto se llamaba Camino Sonoro e incluía más folklore y más música antigua. A medida que la idea avanzaba, decidimos introducir a un copresentador para cada capítulo y la idea de grabar en localizaciones naturales. Este país es maravilloso y diverso, creo que ese es precisamente uno de los puntos fuertes del programa.

 

¿Fue entonces cuándo cambiasteis el nombre del formato?

No recuerdo el momento en el que cambiamos el titulo por el de Un país para escucharlo, pero sin duda fue un acierto, ya que el espectador iba a tener aún en su retina el programa de Imanol y Echanove. Creo que este país no es solo para comérselo, es para escucharlo, para verlo y disfrutar de su diversidad y su cultura. Pocos países tienen un legado cultural tan increíble.

 

El programa está recibiendo buenas críticas por el formato, su calidad, el encaje entre música y localizaciones… ¿Por qué se decidió hacerlo así? ¿Estás satisfecho con el resultado?

Estamos muy contentos de la crítica. Siendo sincero no esperábamos este éxito de crítica, no solo entre los espectadores, que al fin y al cabo es lo importante, también por los creadores, por la comunidad musical, por la industria. Estamos muy agradecidos. Además, creo que más que un formato debemos entenderlo como una idea que se adapta a un género, una road movie. En cualquier caso, esa conjunción se debe sobre todo a la coordinación y puesta en común que se ha producido entre cada uno de los departamentos artísticos de Producciones Cibeles y RTVE.

 

Un país para escucharlo

¿Ha sido un acierto contar con Ariel Rot?

Ariel es, sin duda, una de las piezas fundamentales de este programa. Todos, incluidos él, teníamos ese pellizco en el estómago. Confiábamos en él, no teníamos ninguna duda, tanto Cibeles como TVE lo vimos desde un primer momento. Ariel es un artista honesto, lo ha demostrado en toda su carrera artística. Todos los músicos de este país, de distintos estilos y generaciones, empatizan rápidamente con él. Es un hombre culto y humanista, su mirada mantiene la ilusión por la música y el amor a esta tierra con tanto talento.

 

¿Te ha sorprendido su actitud ante la cámara? Parece que llevara toda la vida conduciendo programas, en lugar de tocando la guitarra en los escenarios.

Ariel es una persona observadora, sabe escuchar, le encanta su oficio y se nota el respeto que tiene a la música y a los creadores. Tiene todos los ingredientes para ser un conductor perfecto para este viaje musical, sin ninguna duda.

 

El primer programa arrancó desde Andalucía con Kiko Veneno, los parajes de La isla mínima, Raimundo Amador, el carnaval gaditano, Tomasito … ¿Fue una manera de reivindicar la paternidad andaluza del proyecto?

Creo que hay poco que reivindicar. Intentamos ser profesionales y disfrutar con lo que hacemos. Fue difícil la elección del primer programa y, sobre todo, elegir los primeros diez capítulos. Sevilla, Cádiz… creo que cada ciudad tendría para una serie de diez capítulos sin dudarlo. Es cierto, utilizando términos deportivos, empezar por Andalucía era como jugar en casa. Teníamos muy poquito tiempo de preproducción y aquí lo tenemos algo más fácil para empezar a rodar en pocos días.

 

¿Qué está siendo lo más complicado de producir?

Producir siempre es complicado, más aun cuando tienes poco tiempo y poco dinero. Sabemos el esfuerzo que es para una cadena como TVE volver a producir programas musicales después de esa sequía en su programación. Quizás lo más complicado es cuadrar la agenda de los artistas en las jornadas de grabación y, sobre todo, hacer la selección de actuaciones. Nos da muchísima pena que el programa solo contenga ese número de actuaciones. Intentamos abarcar todos los géneros y sobre todo con paridad, esto último ha sido una constante tanto en elenco artístico como en el equipo técnico y artístico que lo compone.

 

¿Qué nos va a sorprender más del último capítulo?

Siento no ser objetivo en esta respuesta, ya que es como preguntarle a una madre a que hijo quiere más. ¡Creo que el programa de principio a fin es una sorpresa!

 

¿Cuál dirías que es el secreto del éxito del programa?

Creo que la honestidad en la forma de tratar la música y el valor humano y artístico que tienen Ariel y todos y cada uno de los artistas que han pasado por esta primera serie. Las localizacione crean una atmósfera diferente en cada uno de los capítulos y han resultado espectaculares. Además, el equipo de localización ha cumplido ampliamente con las expectativas creadas.

Un país para escucharlo

¿Habrá una segunda temporada?

¡Dios te oiga! Nos hemos dejado un pastizal en velitas…

 

¿Cómo ves el panorama audiovisual andaluz actual?

Si me preguntas por los creadores y los técnicos, creo que tenemos un momento dulce, con una expansión tanto nacional como internacional, que nos merecemos, aunque haya costado sacarlo adelante.  Entre directores, realizadores, actores y técnicos, hay nombres que todos conocemos. Poco a poco (el panorama audiovisual) se consolida en Andalucía, con la ayuda de dos referentes fundamentales: la Consejería de Cultura y, sin duda, la RTVA. Con respecto al apoyo nacional, creo que estamos desgraciadamente por detrás de otras comunidades.

 

Cibeles ha trabajado la ficción, los documentales, la investigación, el entretenimiento, la música… ¿Qué tipo de formato te da más satisfacciones?

Sin lugar a dudas las obras de divulgación, ya sean culturales, científicas o sociales. Creemos que la televisión tiene una influencia brutal en la sociedad, hagamos lo posible por el bien de la humanidad.

 

¿Ha cambiado mucho la manera de producir televisión desde los comienzos de la TV regional hasta ahora?

Bueno, más que cambiar se ha ido adaptando a las circunstancias del mercado y a su audiencia. Además de la crisis económica, la competencia es feroz y el duopolio de televisiones generalistas, Telecinco y Antena 3 (con algunas excepciones de TVE), se reparten el prime time con audiencias inalcanzables. Con todo y con eso, Canal Sur cumple con sus expectativas de servicio público y entretenimiento jugando en otra liga. El cierre del segundo canal por motivos económicos cercenó la posibilidad de emitir contenidos culturales  y de servicio público de calidad relegándolos actualmente a ATV.

Un país para escucharlo

¿Tienes previsto otras propuestas para la televisión nacional?

Desde Producciones Cibeles siempre estamos presentando proyectos a nivel nacional con el esfuerzo añadido de llegar desde “la periferia”, como nos catalogan algunos directivos de cadenas. Constantemente nos tenemos que ganar su confianza intentando coproducciones con Los grandes, además de la dificultad de vender proyectos sobre papel, ya que no tenemos acceso a los formatos que compran las cadenas y sus productoras de referencia. Estamos explorando el campo de las plataformas y emisiones online y, en concreto, hemos realizado una serie de diez capítulos para PLAY Z (Rtve) que se llama Surfeando sofás. Creemos que hay hueco para proponer contenidos adecuados a sus Target.

 

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Llevamos dos años trabajando en una sitcom diferente junto a dos creativos increíbles como son Paco Campano y Alberto Palma. Hemos volcado nuestro esfuerzo en hacer un piloto, esta idea nace para PLAY, pero creemos que tiene un potencial magnífico como para jugar en primera división. Además de este proyecto estamos trabajando en diferentes frentes, Factual para cadenas nacionales, una serie muy ambiciosa de flamenco y adentrándonos en el mundo de la publicidad intentando “branderizar” los contenidos obteniendo financiación o patrocinio.


2 comentarios sobre “Pepe Flores, el productor tras el éxito andaluz de ‘Un país para escucharlo’

  1. Por favor,ojalá preparéis una segunda temporada de Un país para escucharlo!! De principio a fin ha sido un placer ver cada entrega.Las localizaciones perfectas,la música divina y ..ese Ariel Rot..para quitarse el sombrero ,parece que ha nacido para este programa,sin robar protagonismo a los grupos que han ido saliendo,sabiendo preguntar y escuchar..en fin..Para mi ha sido un gustazo verlo.Estos programas en sentido a RTVE

  2. José estamos disfrutando como enanos con todos los capítulos, un gran acierto, enhorabuena y ojalá venga la segunda temporada. Abrazote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *