Paola Garcia Costa Todos los caminos.
Ignacio Gutiérrez Torrejón
Ignacio Gutiérrez Torrejón

Todos los caminos es una road movie internacional que quiere apoyar y dar visibilidad al síndrome de Rett. Los protagonistas de este documental atraviesan en bicicleta Cataluña, Francia y el norte de Italia hasta llegar al Vaticano en Roma. Son 1.500 kilómetros. Está protagonizado por Dani Rovira, acompañado por Francisco Santiago, que es el padre Martina (una niña con síndrome de Rett), Germán Torres un bombero de Alicante y el entrenador deportivo Martín Giacchetta. Su objetivo: dar visibilidad a las enfermedades raras.

Se trata de la segunda película de la guionista y directora Paola García Costas. Con su primer trabajo Línea de meta, fue candidata al Goya en el año 2016 y premiada en diversos festivales de cine internacionales. Conversamos con la directora sobre cómo surgió el proceso y qué ha significado esta aventura para todos los participantes.

 

La sinopsis de Todos los caminos explica que el documental cuenta el viaje en bicicleta de un padre desde Barcelona hasta Roma para dar visibilidad a la enfermedad rara que padece su hija. ¿Pero de qué habla la película?

Por un lado se cuenta el viaje de estos cuatro protagonistas con todos los obstáculos que se encuentran y logran superar gracias a la amistad y el humor. Paralelamente van conociendo la historia de Martina y sufren una doble transformación. Primero, por la dureza de una prueba deportiva muy dura; y segundo, por la influencia que tiene en su vida conocer poco a poco la vida de Martina. Al final,  todos los protagonistas sufren una revelación. Se da la paradoja de que quienes asumen este reto para ayudar acaban siendo ayudados, porque ellos también tienen su mochila vital. En la película no han trascendido muchas cosas que cuando las vean los espectadores van a alucinar… pero no se pueden hacer spoilers.

Entonces, Todos los caminos retrata un doble viaje, es decir, llegar al Vaticano para visibilizar las enfermedades raras, pero también aprender algo por el camino y llegar a conclusiones vitales.

Hay una doble lectura, es un viaje sobre la vida y trata sobre enfrentarte a los problemas, los accidentes y los inconvenientes de la vida. Todos los personajes llegan a unas conclusiones sobre lo que de verdad es importante. Martina les ofrece una lección de humildad. El objetivo de la película es visibilizar a las niñas y niños con síndrome de Rett ya que en general cualquier persona con una enfermedad rara es invisible en este país para las administraciones y para las farmacéuticas (aunque en conjunto afectan a siete millones de personas que tienen derecho a la salud y a la vida). Y por otro lado, cuando empatizas con una persona que sufre una enfermedad rara, entiendes lo afortunado que eres tú. Aun teniendo muchos problemas y  siendo tus problemas muy legítimos.

 

¿Qué encontrará el público que vaya a ver Todos los caminos?

Creo que el público verá una película emocionante, divertida y tierna. A priori puede dar miedo porque trata temas como la enfermedad y la discapacidad, pero nada más lejos de la realidad. Sin edulcorar, la película rezuma humor, amistad y esperanza. Creo humildemente que al público le va a dar la oportunidad de sentirse agradecido con su propia vida. Muchas veces ayudar pasa simplemente por escuchar al otro y darle su sitio, hacer visible a los demás.

Paola Garcia Costas, directora y guionista de 'Todos los caminos'.

Paola Garcia Costas, directora y guionista de ‘Todos los caminos’.

¿Cómo surgió el proyecto y cómo te embarcaste en él? ¿Desde el principio se pensó como un largometraje? ¿Cómo conociste a Francisco Santiago, padre de Martina?

Yo había estrenado Línea de meta, un documental que trataba sobre el síndrome de Rett y fue candidato a los Goya en el 2016. Paco vio la película en una sala de cine y Dani (Rovira) en la Academia. Me dijeron que querían realizar esta prueba deportiva y me preguntaron que cómo podríamos darle visibilidad. La película nació de milagro. En principio iba a ser un cortometraje, pero luego pensamos que los personajes eran muy interesantes y que era necesario entender cómo habían llegado a realizar la misma prueba épica personas tan distintas. Después de la prueba deportiva rodé con cada uno de los personajes en Badajoz donde viven Paco y Martina, en Alicante donde vive Germán y en Madrid donde viven Dani y Martín. El objetivo era comprender de dónde venían, cuál es el espacio común que compartieron y qué sacaron cada uno de esta aventura.

 

1.500 Kilómetros en bicicleta es una hazaña, ¿fue un rodaje duro?

El rodaje fue durísimo, pero también muy emocionante, muy emotivo y  en muchísimos momentos muy divertido. Cuando el espectador se siente en el cine verá todo lo que pasó. La peli es una montaña rusa de emociones, hay momentos en los que estás riéndote y llorando al mismo tiempo.

Dani Rovira protagoniza el documental 'Todos los caminos'.

Dani Rovira protagoniza el documental ‘Todos los caminos’.

¿También debió ser una aventura para ti? ¿Qué has sentido con este proyecto? ¿Con qué te quedas del rodaje?

Ha sido un proyecto de muchísimo enriquecimiento personal y cinematográfico. Es un proyecto solidario, parte de los beneficios van a la investigación Rett. Personalmente me quedo con la enseñanza de humildad y luz de vida que rezuman Martina y todas las niñas Rett. También me quedo con la capacidad de lucha de sus padres y madres. Una lucha desde la dignidad, no desde la condescendencia muchas veces tan tendenciosa. También siento una inmensa gratitud por Dani Rovira, porque ha sido completamente auténtico y generoso delante de la pantalla y a Antonio Orozco que ha compuesto la canción original que se llama La nana del camino para intentar trasmitir lo que ha sido esta historia vital.

Una escena del documental 'Todos los caminos'.

Una escena del documental ‘Todos los caminos’.

¿Crees que el cine debe tener una función social, que debe o puede incidir positivamente en la sociedad?

El cine es el lenguaje del siglo XXI y tiene una capacidad de hacer universal lo local, más allá de las frontera y los idiomas todos los seres humanos reímos y lloramos. El lenguaje de las emociones es un lenguaje universal que compartimos todas las personas. Todas las artes, pero el cine especialmente creo que tiene esa capacidad de crear un espacio común con el otro.

Francisco Santiago junto a su hija martina en un momento del documental 'Todos los caminos'

Francisco Santiago junto a su hija martina en un momento del documental ‘Todos los caminos’.

¿Y cuáles son tus expectativas con esta película? ¿Dónde podrá verse?

Yo solamente deseo y espero que la película se mueva muchísimo, porque en la medida en que se mueva, Martina y otras niñas con síndrome de Rett van a ser visibles. Estrenamos en el Festival de Cine de Sevilla, luego en el Festival de Cine de Huelva. Estrenaremos antes de que termine el 2018 y luego se proyectará en salas comerciales durante el 2019. Con nuestra distribuidora Selecta Visión la idea es intentar ir a todas las ventanas posibles desde salas de cine a plataformas digitales. Se tiene miedo a lo que se desconoces pero cuando conoces la realidad del otro, se empatiza y aquí lo que se trata es que mucha gente pueda empatizar con la realidad de Martina y de todas las personas con síndrome de Rett y en consecuencia con todas las personas con enfermedades raras y dejen de ser raros porque no son raros, simplemente son números que no interesan ni a las administraciones ni a las farmacéuticas. No le vamos a poner vallas al campo, vamos a por todas, de hecho también concursa en los Goya para que sea una ventana que muestre esta realidad social, que es una realidad que necesita ser vista.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *