La compositora malagueña Paloma Peñarrubia apuesta por sus bandas sonoras favoritas realizadas por artistas que «siendo fieles a su estilo le han dado voz a estas historias contadas con imágenes»

Paloma Peñarrubia
2 Jul 2019
Paloma Peñarrubia

Desde que fui consciente de que mi vida era la música, fantaseaba con la idea de hacer música para cine, puesto que el cine es otra de mis grandes pasiones.

Soy afortunada, aún me preguntó como he llegado a crear bandas sonoras si no he estudiado nada relacionado con la composición de música concretamente para el cine. Sólo me aferré a la música en todas sus expresiones y disciplinas y de pronto aparecí aquí.

Por este motivo, quiero homenajear a todos aquellos ‘compositores de cine inusuales’. Aquellos que siendo fiel a su estilo y luchando por sus proyectos personales han tenido la oportunidad de darle voz a esas historias contadas con imágenes. Músicos de bandas, experimentales o callejeros, que han ofrecido una forma muy personal de musicalizar el séptimo arte.

 

The proposition, de Nick Cave y Warren Ellis

Voy a comenzar con dos grandes como Nick Cave y Warren Ellis. Dos bestias pardas entregadas a la música en cuerpo y alma. Hay magia cuando se encierran en el estudio a crear. Todos y cada uno de sus álbumes para cine son destacables, pero me quedo con la banda sonora original de The proposition (John Hillcoat, 2005).

Profunda y con ciertos toques de folk experimental, este trabajo ganó el premio a mejor banda sonora en los AFI Adwards, Inside Film Awards y Film Critics Circle of Australia Awards.

 

Only Lovers Left Alive, de Sqürl junto a Jozef Van Wissem

Jim Jarmusch no solo dirigió Only Lovers Left Alive (2013), sino que participó con su banda Sqürl junto a Jozef Van Wissem para componer la banda sonora del film. Un corte de rock psicodélico con pinceladas góticas y profundas que se mecen en la melancolía del personaje de Adam.

Drawing Restraint 9, de Björk

A la cantante islandesa Björk la conocimos por la película musical Dancer in the Dark (Lars von Trier, 2000), donde interpretaba al personaje de Selma. Hoy os traigo un trabajo algo desconocido pero de culto dentro del cine experimental.

Se trata de Drawing Restraint 9, un álbum escrito para la película homónima de 2005 del que fue su marido Mattew Barney. La música fue compuesta íntegramente por Björk.

Mezcló instrumentos como el harpa, el clavecín y el celeste, con grandes orquestas dirigidas para trompeta, trombón y oboe, bajos eléctricos, coros de niños, calderas de ruido en ebullición y, atravesándolo todo, su singular y elemental voz orientada hacia formas musicales tradicionales de Japón.

La película y la música son una pieza para dejarse llevar por la contemplación de la belleza y el simbolismo.

 

Bodysong, de Jonny Greenwood (guitarrista de Radiohead)

Dos de los componentes de Radiohead se animaron también con la música para cine. El primero en lanzarse fue el guitarrista Jonny Greenwood con la música para el documental Bodysong de Simon Pummell (2003), película ganadora de un premio BAFTA.

Posteriormente ha realizado numerosos trabajos para el cine, como por ejemplo Norwegian Wood de Trần Anh Hùng, basada en la novela homónima de Haruki Murakami o Tenemos que hablar de Kevin, adaptada y dirigida por Lynne Ramsay sobre la novela de Lionel Shriver.

 

Suspiria, de Thom Yorke (Radiohead)

Thom Yorke, cantante de Radiohead, se estrenó el año pasado en el mundo del cine con Suspiria (Luca Guadagnino, 2018), inspirado por la electrónica, la música concreta y el krautrock.

 

Into the Wild, de Eddie Vedder (Pearl Jam)

Seguimos con leyendas de los 90 como Eddie Vedder de Pearl Jam, quien compuso una maravillosa banda sonora para el Largometraje Into the Wild (Sean Penn, 2007). Una colección de sonidos folk rozando el Rock and Roll.

 

El Renacido, de Ryuichi Sakamoto

Para ir cerrando esta primera lista de “compositores inusuales” quiero destacar el trabajo que hizo Ryuichi Sakamoto para la película El Renacido (Alejandro González Iñárritu, 2015) junto a los músicos Alva Noto y Bryce Dessne.

Sakamoto ganó previamente un Oscar a la Mejor Banda Sonora por El último emperador (Bernardo Bertolucci , 1987), junto a David Byrne, líder de la banda de post punk de los 80 Talking Heads.

 

Birdmand, de Antonio Sánchez

Y para terminar, recordemos que el director de cine Alejandro González Iñárritu en Birdman ya contó con uno de nuestros ‘compositores inusuales’ dotando al largometraje de una banda sonora únicamente compuesta por el sonido de una batería tocada magistralmente por el baterista Antonio Sánchez.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *