Jaulas
Ignacio Gutiérrez Torrejón
Ignacio Gutiérrez Torrejón

Jaulas es el primer largometraje del director sevillano Nicolás Pacheco. Una ópera prima que habla sobre la falta de libertad enmarcada en una Andalucía atemporal, casi mítica, cercana a la alegoría. Producida por Antonio Pérez (Solas) protagonizan la película Estefanía de los Santos, Belén Ponce de León y Antonio Dechent.

En esta entrevista hablamos con el director sobre cómo surgió la idea de contar esta historia y cómo ha afrontado su primer largometraje. Un trabajo que se estrenó en la sección oficial de la Seminci de Valladolid con una buena acogida por parte del público y que ahora se presenta en Andalucía en el Festival de Cine Europeo de Sevilla en dos secciones: Panorama Andaluz y Cinéfilos del futuro.

 

¿Cuál es el origen del guion de Jaulas?

La película se me ocurrió a raíz de algo que sucedió hace diez años en el barrio de Los Bermejales de Sevilla, donde 24 familias vivían en un asentamiento. El Ayuntamiento había proyectado  construir en esos terrenos un nuevo barrio y, ante la dificultad de expulsar a aquellas familias, se les ofreció dinero a cambio del desalojo. De este modo se cerró en falso un problema social priorizando intereses urbanísticos con fines especulativos. El arranque de la historia está inspirado en este episodio y en sus consecuencias. Lo demás es pura invención.

¿Qué se cuenta en Jaulas?

Jaulas es una película que habla del destino. Sobre todo de la falta de libertad de elección para poder cambiarlo. Todos los personajes están atrapados y de algún modo son víctimas de sus condicionamientos culturales, familiares, de sus limitaciones psicológicas y hasta físicas. Todos sueñan con otra vida mejor, pero ven pasar su existencia aceptando las reglas de un sistema que los margina. Todos menos Concha, una madre-coraje que lucha hasta el final para cambiar el destino de su hija, a sabiendas de que ella no va a poder salvarse. Creo que no hay un amor más incondicional que este, el de una madre por una hija o un hijo. La película también habla de ese amor capaz de todo también.

 

Se trata de una historia enmarcada en una Andalucía atemporal, casi mítica. ¿Qué representa y qué importancia tiene Andalucía en Jaulas?

Sí, la película es algo atemporal y está hecho a propósito. No quería situarla en una época determina porque no creo que en este caso esa información aportase gran cosa. Lo que le ocurre a los personajes les podía haber ocurrido en los años treinta, sesenta o en la actualidad. Tanto es así que, aunque se aprecia claramente que todo sucede en el sur, tampoco se especifica en qué barrio o en qué ciudad. Creo que esta atemporalidad y ese no-lugar, hace que la historia, sea universal y a su vez muy local.

El director Nicolás Pacheco durante el rodaje de 'Jaulas'.

El director Nicolás Pacheco durante el rodaje de ‘Jaulas’.

Dos personajes femeninos fuertes impulsan la trama de esta película, ¿crees que faltan personajes femeninos en este tipo de cine?

Yo creo que el cine es un reflejo de la sociedad. Solo hay que observar un poco y darse cuenta de las pocas directoras de cine que hay en nuestro país y ya no digamos en Andalucía. Lo mismo ocurre en los guiones: son muy pocos los personajes femeninos y, sobre todo, de mediana edad, en torno a los cuarenta o cincuenta años.

 

¿A qué es debido?

Pienso que intervienen un montón de factores. Si nos centramos en Andalucía, ya sabemos que esta es una sociedad matriarcal heredera de costumbres, valores, ritos, estereotipos y maneras de pensar que hay que empezar a cambiar. La madre andaluza ha tenido un papel fundamental en nuestra historia y desarrollo, pero aun así no se le ha valorado ni se le ha dado el lugar que debiera.

Una escena de la película 'Jaulas' de Nicolás Pacheco.

Una escena de la película ‘Jaulas’ de Nicolás Pacheco.

¿Qué relación hay entre esta situación y la historia que se cuenta en Jaulas?

Yo quería hablar de una madre que emprende una huida hacia delante para dejar atrás el sometimiento y el atraso social en el que vive su hija. Las dos protagonistas representan la figura de la libertad y la rebeldía de las mujeres, que cada vez es mayor en mi tierra. Las mujeres que están preparadas para el futuro y empiezan a creérselo. Lo he visto en mis abuelas, en mi madre, mis tías, mis hermanas y ahora en mis sobrinas. Hay un salto generacional emocionante y prometedor.

 

Estos dos personajes femeninos plantean dos maneras de entender la libertad, pero Jaulas también habla de la represión tanto externa como interna, ¿no?

Sí, habla de la represión y de todos aquellos condicionamientos que nos limitan, que nos impiden estar más cerca de lo soñado. Puede ser que ésta represión o estas ‘jaulas’ sean externas, pero la mayoría de las veces los límites nos lo ponemos nosotros. Ahora bien,  otra cosa es que no tengamos cubiertos unos mínimos. Por eso quise situar la historia en un ambiente lumpen, carente de recursos y donde la falta de herramientas para salir del hoyo fuera total. Esta elección me permitía situar a los personajes en un estado de necesidad y conflicto mucho más límite.

Tras su paso pro la Seminci de Valladolid, 'Jaulas' de NIcolás Pacheco podrá verse en el Festival de Sevilla.

Tras su paso pro la Seminci de Valladolid, ‘Jaulas’ de NIcolás Pacheco podrá verse en el Festival de Sevilla.

¿Cómo has afrontado este primer largo de ficción?

Ha sido un proceso muy largo y apasionante que me ha llevado años y que no ha estado exento de largas esperas, trabas, y complejidades. Pero cuando vives tu trabajo con tanta ilusión, dedicación y esfuerzo, al final nada puede salir mal. He conseguido hacer una película muy personal, con mucho mimo y con un proceso de reflexión elaborado. Por eso, más que buscar algo en concreto, he tratado de poner toda mi ilusión, vocación y delicadeza para estar a la altura de los más exigentes, el público. No es una película convencional porque aunque es muy llevadera, también es compleja. Quiero decir que tiene muchas capas, muchas lecturas.

 

¿Se trata de una historia realista o de un cuento alegórico?

Jaulas es una película que está más cerca de la fábula que de una historia de índole social o realista, aunque también beba de este género. Tanto en el vestuario o la fotografía como en la música y el arte, se ha intentando recrear el tono de fábula y realismo “suave y sucio” que pedía la historia. Hemos jugado a la atemporalidad y, en cierta manera, a no subrayar demasiado el carácter dramático de la historia. Se ha optado por una línea relajada en cuanto a las formas y a la paleta de color para equilibrar el carácter poético e intimista de la película.

 

Respecto a la importancia de las interpretaciones, ¿cómo has trabajado con el reparto y qué buscabas de los actores y actrices?

No tuvimos mucho tiempo para ensayar. Yo contaba con ello de antemano y por eso las pocas jornadas de trabajo que tuve con los actores fueron muy intensas y productivas. La búsqueda de los intérpretes no fue fácil, debían meterse en la piel de  personajes que viven en entornos humildes, a las afueras, casi a la intemperie, ganándose la vida con lo que pueden, huyendo de sus propios fantasmas, sus miedos, su soledad… luchando por mantener lo único que nadie les puede arrebatar: la dignidad. Por eso era importante contar con un elenco muy humano y solvente. Creo que he tenido suerte. No era fácil diseñar un reparto tan variado y que fuera creíble, honesto y equilibrado.

Nicolás Pacheco recrea en 'Jaulas' una historia atemporal enmarcada en Andalucía.

Nicolás Pacheco recrea en ‘Jaulas’ una historia atemporal enmarcada en Andalucía.

Hasta ahora, ¿cómo ha sido la respuesta del público y de la crítica?

Muy positiva. En el Festival de Valladolid, la Seminci, la película ha sido de las mejores valoradas por el público, pisándole los talones a la ganadora. La crítica también la ha acogido muy bien. Estoy sorprendido y agradecido. No se le puede pedir más a una primera película.

 

A partir de ahora, ¿qué expectativas tenéis para Jaulas? ¿Dónde podrá verse?

De momento, después de la Seminci, el Festival Europeo de Sevilla nos ha brindado la oportunidad de compartir Jaulas por segunda vez con el público antes del 23 de Noviembre que se estrena en cines. Una bonita oportunidad para saber qué ideas, sensaciones, y sobre todo, qué emociones despierta la película. No obstante, al margen de las expectativas que tengamos, considero un éxito todo lo que le está pasando a Jaulas. Si lo pienso bien, como alguno de los personajes, yo también podría haberme perdido en el camino. Pero aquí estoy, disfrutando de este sueño. Todo lo que pase después será un regalo.

 

Desde tu perspectiva, ¿cómo ves el crecimiento del sector audiovisual en Andalucía?

Yo creo que las cosas hay que valorarlas desde un prisma comparativo. Si miramos cómo estábamos hace diez, quince o veinte años, debemos estar muy satisfechos. Ahora bien, si ponemos la vista en un presente futurible creo que hay mucho por hacer y afianzar. En esta tierra hay campos del audiovisual aún desérticos, por ejemplo el de los distribuidores. Por resumirlo, creo que hay más ruido que nueces, pero hay que ser positivos y ver dónde estábamos y dónde nos encontramos ahora. En Andalucía tenemos algo maravilloso y son los equipos: grandes profesionales y grandes personas con las que da gusto trabajar. El capital humano es nuestro fuerte y hay que organizarlo y ponerlo en valor en todos los sentidos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *