Pablo Molinero y Patricia López Arnaiz en una escena de 'La Peste'
Ignacio Gutiérrez

Ella, una mujer que se rebela contra una sociedad opresiva y machista. Él, un hombre que se cuestiona todo a su alrededor, incluso la existencia de Dios, y eso le causa el desencanto y vacío existencial que marca su carácter. Se trata de los protagonistas de la serie La Peste según lo explican respectivamente la actriz Patricia López Arnáiz y el actor Pablo Molinero. El marco, la Sevilla del siglo XVI y una producción de 10 millones de euros para una miniserie de seis episodios de ambientación hiperrealista que se estrenó el pasado viernes 12 en  Movistar+.

Para ambos intérpretes, el rodaje de la serie se ha parecido más al cine que a la televisión. “Ha sido como grabar una película larga”, explican. En total, 18 semanas de rodaje que les ha permitido impregnarse y disfrutar de sus personajes. “Si en el cine tienes una secuencia difícil, estás hasta que salga, en la televisión si no sale se coge la mejor toma que se pueda, los tiempos son distintos”, aclara el actor. “En La Peste las escenas complicadas estaban muy preparadas técnicamente y para las más delicadas emocionalmente, se les dejaba el tiempo a los actores para que éstas salieran”, matiza. “La evolución y el desarrollo está en cualquier buena película”, aclara por su parte la actriz Patricia López Arnaiz, “lo que pasa es que aquí se extiende más en el tiempo, la mayor profundidad que permite la serie tiene que ver con que da tiempo a que se clarifique y que se instale muy bien el personaje”.

Patricia López Arnaiz durante la presentación de 'La Peste' en Sevilla

Patricia López Arnaiz durante la presentación de ‘La Peste’ en Sevilla

Una historia de personajes

Aunque la serie está catalogada como un thriller, para el director, Alberto Rodríguez, en el fondo es una serie de personajes. El que encarna Patricia, una mujer culta y con poder adquisitivo que al quedarse viuda no acepta el lugar donde quiere colocarla la sociedad. “El espacio público no era un lugar para mujer, que quedaba recluida al ámbito doméstico, a la mancebía o al monasterio”, aclara Patricia. “Teresa es una mujer peligrosa para el status quo”.

Por su parte, para Pablo Molinero, una de las primeras cosas que le atrajo de su personaje es que es “un ser que se cuestiona todo a su alrededor y esto le crea un vacío existencial infinito, y de alguna manera es incapaz de superarlo y cae en una especie abismo que llena con vino de las tabernas”, explica. “Es una bomba de relojería”.

Conocer la historia para una interpretación realista

Una de las características de la serie es el cuidado de la ambientación y la intencionalidad hiperrealista, algo que se ve claramente en los decorados pero que también ha repercutido en la interpretación del reparto. “Para empezar el trabajo, era bueno conocer el sistema de creencias de la época y así poder interpretar mejor al personaje”, explica Patricia López Arnáiz.  “En mi caso, el estudio de la mujer en la Sevilla del siglo XVI, y para eso hemos tenido a Pedro Álvarez Molina, que es el documentalista que nos ha dado un montón de fuentes y una bibliografía que me ha ayudado mucho”, aclara.  Un trabajo de interpretación histórica que, como explica Molinero, tenía que ver desde con con el comportamiento social hasta detalles que llegaban incluso al modo en el que usar los cubiertos. “Respecto al modo de hablar”, comenta el actor, “Alberto siempre nos dijo que quería que fuera de un modo natural, no quería artificios ni los verbos en terceras personas que presuponemos que se utilizaban en aquel entonces para hablar”.

Pablo Molinero durante la presentación de 'La Peste' en Sevilla

Pablo Molinero durante la presentación de ‘La Peste’ en Sevilla

Para Molinero, La Peste ofrece al espectador “un viaje trepidante a un momento de la historia en el que Sevilla era como la Nueva York del momento”. Pero en esta ocasión no desde el punto de vista de los nobles y de los reyes, sino “al nivel de la gente, a nivel del fango”, comenta el actor. “Van a descubrir una Sevilla que no se esperan y un momento histórico que no lo hemos revisitado de esta manera hasta ahora”. Por su parte, Patricia López aclara: “El público se va a encontrar con un producto de muchísima calidad, van a poder viajar a la Sevilla del XVI a pie de calle, van a olerla, y van a disfrutar mucho porque está muy bien escrita y hay unos personajes y unas tramas que enganchan”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *