Isaac López Redondo, Mariela Gonzalez y Jose Maríal Villalobos, de Héroes de papel
Ignacio Gutiérrez
Ignacio Gutiérrez

La integración de la pintura, la música, la narrativa y su desarrollo en diferentes ámbitos hacen del videojuego algo “más que un simple entretenimiento”. Lo explica la escritora de literatura fantástica Mariela González y lo matiza el crítico José María Villalobos: “Los videojuegos no tienen límites, pueden aplicarse a la arquitectura, a la física, a la investigación bélica, aeroespacial, a la medicina…”.

Ambos han publicado en la editorial especializada en el sector Héroes de papel, dirigida por Isaac López Redondo. Los tres se han dado en la mesa Videojuegos que se leen de la feria del libro de Sevilla 

Para Villalobos, que comenzó a escribir en 2008 en revistas como Vida Extra, la crítica de videojuegos era demasiado estándar y arquetípica: el análisis y la nota final. “Echaba de menos cierto toque literario, incluso poético”. Publicó en Héroes de papel el libro Cine y videojuegos (2016), un texto que para López Redondo habla sobre cómo el videojuego ha bebido del cine y el cine de los videojuegos.

“En este sector los textos son muy técnicos”, lamenta Mariela González, “no reflexionan sobre el papel del videojuego en la industria cultural”. Su libro Más allá del tiempo trata sobre dos juegos que se basan en los viajes temporales y analiza sus referencias para demostrar que el videojuego no está ajeno a la cultura y al resto de disciplinas artísticas.

Puesto de la editorial Héroes de papel en la feria del libro de Sevilla.

Puesto de la editorial Héroes de papel en la feria del libro de Sevilla.

La interactividad, la diferencia con otras formas narrativas

Para el editor Isaac López Redondo, la interactividad diferencia al videojuego de otras formas narrativas como el cine o la literatura. Por eso, explica el editor, “al cine le cuesta tanto dar con la tecla de hacer una buena película sobre videojuegos: la experiencia es tan intensiva y personal que es muy difícil trasladarla a la película”.

Villalobos señala que el videojuego te permite “sentir que tú llevas el control sobre lo que está ocurriendo”. No obstante, a pesar de que algunos juegos sean muy lineales, en todos hay una narrativa emergente que surge al interactuar con lo que tiene alrededor: “surgen novelas, películas historias de esa interacción”.

Mariela González, por su parte, apunta que el videojuego “ha desarrollado una semiótica propia que no pertenece al cine, la gente aficionada sabe interpretar señales y colores que aportan un lenguaje nuevo que integra el resto de artes”.

Videojuegos terapéuticos

“La gente se identifica con el personaje”, apunta Mariela González, por eso una de las evoluciones de los videojuegos ha sido la educación o la terapia medicinal. “Algunos tratan temas como la depresión con metáforas más envolventes que en un libro”. Como por ejemplo el videojuego Please Knock on my Door. “El protagonista es un cubo, no tiene ni cara, nos saltamos toda la teoría de hiperrealismo y nos vinculamos con un cubo”, comenta la autora. “Reflexionas porque te plantea un escenario inmersivo, es una herramienta poderosísima”.

Para Villalobos los productos independientes arriesgados no suponen obras difíciles como el cine de Godard o Tarkovsky. “Tienen éxito y triunfan”. En los Oscar de Hollywood es complicado que se premie una película independiente, pero en los BAFTA (los Oscar de Reino Unido que aglutinan cine, televisión y videojuegos) han premiado a un juego “precioso y muy literario sobre una mujer embarazada que sabe que no podrá conocer a su hijo”, comenta el crítico.

 

Héroes de papel, una aventura sobre videojuegos y libros

Lo explica Isaac López Redondo: “Terminaba mi tesis sobre el tratamiento de los videojuegos en la prensa escrita y resultaba difícil encontrar libros que hablaran sobre el videojuego”. El editor y Ricardo Martínez vieron la oportunidad y la necesidad de explicar el comienzo del desarrollo de un género que crece cada día en aceptación y popularidad.

La editorial Héroes de papel surgió hace cuatro años con dos líneas de trabajo: traducir obras extranjeras como las editadas por Pix’n love (editorial francesa que marca el camino a Héroes de papel, según explica Isaac López) y por otro lado, publicar a periodistas, escritores, investigadores y programadores españoles. Hoy día, por catálogo, son la mayor editorial dedicada a los videojuegos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *