I Do Not Care If We Go Down in History as Barbarians
redaccion
Redacción filmAnd

Un premio bárbaro. El Globo de Cristal del Festival de Cine Internacional de Karlovy Vary (República Checa) ha recaído en manos de la película rumana I Do Not Care If We Go Down in History as Barbarians (Radu Jude, Oso de Plata por Aferim!). Se trata de una coproducción checa  que reconstruye un incidente terrible y que le da una vuelta de tuerca a la obra filosófica de Hannah Arendt sobre la banalización del mal. “A la barbarie no se llega solo mediante actos brutales, sino a través de la falta de conciencia y de principios morales”, subraya el festival.

Su director, Radu Jude, le dedicó el premio al pueblo checo, ya que “nos encontramos en la República Checa y la película es una coproducción checa. Me gustaría dedicarle este premio al equipo checo, principalmente a Jiří Konečný”. El jurado, formado este año por Mark Cousins, Zrinka Cvitešić, Marta Donzelli, Zdeněk Holý y Nanouk Leopold, entregó el premio Especial del Jurado a Sueño Florianópolis de la directora argentina Any Katz, una película divertida y melancólica, por la que su protagonista, Mercedes Morán, también fue premiada como Mejor Actriz.

Olmo Omerzu, Jiri Konecny, Ada Solomon, Radu Jude en Karlovy Vary

Olmo Omerzu, Jiri Konecny, Ada Solomon, Radu Jude en Karlovy Vary

El galardón a Mejor Actor fue para  Moshe Folkenflik, por su trabajo en el largometraje israelí Geula. ​Olmo Omerzu, esloveno residente en la República Checa, se llevó el premio a Mejor Director por la road movie Winter Flies. Además, el jurado concedió dos menciones especiales: a la coproducción rusa Jumpman (Ivan I. Tverdovskiy) a la coproducción eslovena History of Love (Sonja Prosenc). El premio East of the West recayó en la directora novel Elizaveta Stishova Suleiman Mountain, an original account of the life in Kyrgyzstan, mientras que el premio Especial del Jurado fue para la producción húngara Blossom Valley.

En cuanto a documentales, el trofeo recayó en Vitaly Mansky y su Putin’s Witnesses. El jurado también galardonó con su premio especial  Walden de Daniel Zimmermann.

Rain Man, premiada 30 años después

Barry Levinson recibió el premio del público por Rain Man, treinta años después de su estreno, cuando el Telón de Acero todavía separaba Occidente de Checoslovaquia (las actuales República Checa y Eslovaquia) y el resto de países de Europa del Este. Levinsón también se el Globo de cristal por su contribución artística al cine mundial ex-aqueo con Tim Robbins.

“Es un festival maravilloso y ha sido una experiencia increíble para nosotros. Para un chico de Baltimore es un honor tremendo recibir este premio por contribución artística al cine mundial en la República Checa. El cine es un forma artística que conecta al mundo entero. Aunque los sentimientos nos pueden separar, deberíamos recordar siempre que todos somos muy similares”, afirmó el director norteamericano.

Robert Pattinson, premio del Presidente

Los actores Robert PattinsonJaromír Hanzlík se llevaron el premio del Presidente. “Siempre he querido venir a este festival, ya que muchos cineastas me habían dicho que era un lugar fantástico. Mientras más cambia la industria del cine, más importante son los festivales como el de Karlovy Vary. La razón es que da voz a películas con muy poca promoción y ese es precisamente el tipo de cine que quiero hacer”, aseguró Pattinson durante la ceremonia de clausura.

Según datos del propio festival, la 53ª edición ha contado con 10.857 personas acreditadas, 403 cineastas, 1.190 profesionales del sector y 630 periodistas. Se han hecho 501 proyecciones y se han vendido 140.135 entradas a lo largo del festival. Karlovy Vary ha proyectado 236 películas, de las cuales 181 eran de ficción (143 largometrajes y 38 cortos) y 55 documentales (35 largos y 20 cortos). La próxima edición tendrá lugar entre el 28 de junio y el 6 de julio de 2019.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *