Sofía, la bailaora de Cazatalentos.

El director de Cazatalentos, nominado a los Premios Goya como Mejor Corto de Animación, describe su película como “una historia de superación”

Juan Gabriel García
20 Dic 2018
Juan Gabriel García

José Herrera es un joven almeriense apasionado por el cine de animación. Su ilusión por esta técnica le ha llevado a emprender su primer cortometraje, Cazatalentos, una genialidad de siete minutos que sobresale por su sensibilidad.

Aúna de formar creativa temas tan intensos como la discapacidad, el arte y el flamenco, así como el drama de los refugiados de la Guerra Civil española. Temas universales con un lenguaje sencillo, eficaz, sintético, sin diálogos, con el ritmo preciso, cine en su más pura esencia… Un gran descubrimiento al compás de unos acordes que esconden un mensaje lleno de optimismo.

Escrito y dirigido por José Herrera, con la producción de 12 Pingüinos, Cazatalentos ha conseguido hasta ahora más de 120 selecciones entre festivales internacionales y nacionales que se han traducido en 26 premios, con la nominación a los Premios Goya en la categoría de Mejor Cortometraje de Animación como el reconocimiento más destacado.

Conversar con José Herrera supone cargarse las pilas de vitalidad. Tiene las ideas muy claras y los pies en el suelo. Sus amigos le vacilan llamándole ‘el Goyas’ desde que se conocieron las nominaciones. Reconoce que si no existiese el cine de animación se dedicaría a otra cosa. Su próximo objetivo: un largometraje.

Al final de la entrevista aportamos un bonus track, José Herrera compartió con Filmand su top 10 de las mejores películas de animación de la historia.

 

¿Cómo recibió la noticia de la nominación al Goya?

Estaba en casa con la familia esperando a ver si salía la noticia por algún lado. La distribuidora me llamó y me comunicó que habíamos conseguido la nominación. ¡Imagínate, con mi primer cortometraje!

 

Bajo mi punto de vista Cazatalentos reúne una serie de elementos que lo convierten en una historia universal. ¿Cuál fue su objetivo?

Dominique es el mayor cazatalentos de París y encuentra a Sofía, refugiada de la Guerra Civil española, una gitanilla que baila flamenco de una forma especial, como nunca antes se ha visto. Detrás tenemos un proyecto de largometraje y por eso pusimos en marcha este corto, para ver si funcionaba la idea y si tenía eco en festivales y buenas críticas. Ha ido todo muy bien.

Sacar adelante un corto, ya sea de imagen real o animación, es muy complicado, requiere un esfuerzo enorme e importantes cantidades económicas.

Tardamos un año en hacer el cortometraje. Hubo momentos difíciles, hasta rehicimos algunos planos… Estamos pensando en la película, pero con la experiencia de este corto creo que saldrá bien. Lo más complicado es sumar apoyos. Para Cazatalentos hemos conseguido la ayuda de la Comunidad de Madrid y de los patrocinadores de cabecera Costa de Almería, Centro Comercial Torrecárdenas y de la productora 32 historias, más otros como Verdiblanca, Grupo Caparrós, Scarpi o el Ayuntamiento de Alhabia. Al final, lo bueno de todo esto, es que el apoyo almeriense ha sido muy significativo. Y aquí ha sido el único festival en el que hemos conseguido dos premios, en Fical, estoy encantado con Almería.

 

Otro tema muy importante que se aborda en Cazatalentos es el de la discapacidad. ¿Qué es lo que ha querido transmitir?

Quería contar una historia de superación. Cuando empecé a escribir este guion, hace seis años o más, la discapacidad aparecía de otra forma, como algo triste, con un personaje que tiene que afrontar este episodio de manera traumática. Cambié la historia y al final refleja a un personaje ayuda a otro personaje, que no tiene discapacidad, a lograr su objetivo.

Manuel Sirgo y José Herrera

La valía de cada uno, más allá de sus capacidades, es otra clave.

También hemos querido destacar el talento, sin importar la capacidad o discapacidad de cada persona. Muchos festivales han destacado este aspecto. Al principio vemos al cazatalentos haciendo un casting a personas sin discapacidad, y en ellas no encuentra nada distinto, nada que llame su atención, no tienen ese talento, sin embargo esta chica, teniendo discapacidad, tiene un talento que es lo que él buscaba, algo diferente, algo nuevo, que tal vez sea lo que busca todo el mundo.

 

La historia, al no presentar diálogos, y por los temas universales que trata, creo que es comprensible para cualquier tipo de público, ¿cómo ha sido recibido Cazatalentos en el extranjero?

El corto se ha visto en países como Pakistán, India, Estados Unidos, Canadá…, creo que prácticamente hemos recorrido todo el mundo. El hecho de no tener diálogos juega mucho a su favor, porque se hace más universal. Siempre he tenido la percepción de que los cortos deben ser mudos para que impresione la imagen. Buscaba eso, representar una historia compleja con el menor número de palabras posibles.

Cazatalentos

Y hablamos de una historia dramática que se basa en emociones muy profundas pero se presenta con una estética amable, no sé si lo correcto sería definirla como cartoon.

Sí. Con esta estética buscamos que no sea un corto traumático y poder entrar en festivales que sean para niños. La estética hace que el final no resulte grotesco, ese toque lo hace más ameno.

 

¿Qué le podemos decir a todas aquellas personas que siguen pensando que la animación es un formato exclusivamente para el público infantil?

Para nada, y es algo que han demostrado muchísimos largos como El ilusionista (Sylvain Chomet, 2010) o El pan de la guerra (Nora Twomey, 2017), entre otros. El cine es para todos los públicos. Es cierto que tenemos esa idea por Disney, que comenzaron haciendo animación para un público familiar. Pero, ¿cómo hubiese sido si Disney hubiese pensado sus producciones para un público más adulto? Quizá veríamos la animación de forma diferente. Lo bueno de los proyectos de animación es que perduran, aguantan bien el tiempo.

Tengo entendido que no se plantea ningún otro tipo de proyecto cinematográfico que no sea a través de la animación, ¿esta pasión desaforada de dónde viene?

Se lo digo a todo el mundo, si hago cine es porque existe la animación, si no, me dedicaría a otra cosa. Lo primero porque la disciplina es muy distinta. Soy diseñador gráfico y estoy acostumbrado a trabajar detrás del ordenador y lo bueno que tiene, el gran atractivo, es que no tienes que irte fuera a buscar un lugar o una ubicación… En un mismo día puedes estar trabajando en cuatro planos que se localizan en cuatro países distintos y hacer lo que quieras, lo que te dé la gana, todo lo que plantee tu imaginación.

Cabe todo lo que se pueda imaginar y dibujar, a diferencia del cine de imagen real.

Entré en el cine porque me gusta contar historias y lo bueno de la animación es que puedes contar lo que quieras. Mi amor es por esto. No me imagino delante de una cámara diciéndole a alguien: ¡Haz esto de esta manera!

 

¿En qué punto se encuentra la animación en España?

La animación en España creo que tiene un potencial espectacular. Ya lo está demostrando Tadeo Jones pero, además, hay mucho más cine que no es Tadeo Jones. Ahí está Psiconautas, los niños olvidados (Alberto Vázquez, Pedro Rivero, 2015), que me encantó, o Arrugas (Ignacio Ferreras, 2011), que para mí es de las mejores películas de la historia, y es de animación y es española. Sinceramente, si no hubiese potencial en España en proyectos de animación me habría ido al país donde se hiciesen realmente. Pero hay tal cantidad de genios en España que, ¿por qué nos vamos a ir fuera?

Cartel de Cazatalentos

¿Ha sentido el respaldo de Almería?

Lo de Almería no me lo esperaba. La productora la contraté en Madrid, pero Almería se ha involucrado y ha entrado en el proyecto muy fuerte. La música está hecha entera en Almería y el cariño que nos han dado no tiene punto de comparación. A lo mejor es que soy demasiado almeriense y quiero mucho a mi tierra, pero las cosas como son, nos han apoyado muchísimo y Cazatalentos se ha hecho grande gracias a Almería.

 

El siguiente reto es el largo.

Siempre ha sido ese el objetivo. Cuando le enseñé el guion a la productora me dijeron que había una película detrás porque la historia tiene mucho potencial. No quiero adelantarme a los acontecimientos, pero la idea del productor y la mía es la de montar un estudio de animación en Almería, con almerienses, y espero poder hacerlo, en nuestra tierra y apoyándonos. Esperaremos a que terminen los Goya para empezar a dar forma a este proyecto.

 

Bonus track – El top 10 de las mejores películas de animación de la historia para José Herrera.
  • Pesadilla antes de Navidad (Henry Selick, 1993)
  • Del revés (Inside out) (Pete Docter, Ronnie Del Carmen, 2015)
  • Wall E (Andrew Stanton, 2008)
  • La novia cadáver (Tim Burton, Mike Johnson, 2005)
  • Los mundos de Coraline (Henry Selick, 2009)
  • Mary and Max (Adam Elliot, 2009)
  • Toy story 3 (Lee Unkrich, 2010)
  • Cuando el viento sopla (Jimmy T. Murakami, 1986).
  • El ilusionista (Sylvain Chomet, 2010).
  • Arrugas (Ignacio Ferreras, 2011).

 

Mención especial para el corto La luna (Enrico Casarosa, 2011) de Pixar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *