Ignacio Gutiérrez Torrejón
Ignacio Gutiérrez Torrejón

Una sección oficial paritaria con siete directoras y siete directores jóvenes caracteriza la XVI edición del Festival de Cine Africano de Tarifa y Tánger (FCAT) que este año se caracteriza por mirar hacia el cine africano de América y la apuesta por el feminismo como eje vertebrador de números encuentros, talleres y debates paralelos a las proyecciones.

“Una programación que da buena cuenta de la riqueza y diversidad de los cines del continente africano y de su diáspora”, según ha explicado la directora del festival, Mane Cisneros.

A pesar de contar con un presupuesto similar al de la segunda edición, según ha lamentado Cisneros el festival  que se desarrollará del 24 de abril al 4 de mayo, sigue creciendo con sedes en tres localidades de la provincia de Cádiz y proyecciones en tres ciudades diferentes de Marruecos, donde, como novedad, debido a las dificultades para atraer al espectadores a las salas de cine en la ciudad de Tánger,  el FCAT “saldrá a buscar al público”. Las películas se proyectarán en plazas al aire libre en lugares donde habitualmente no llega el cine en barrios y plazas de Tánger.

Además, el festival crecerá en Marruecos a través del Instituto Cervantes, que abre su sede principal y su sala de exposiciones al cine, espacios habilitados especialmente en barrios periféricos, proyecciones al aire libre, así como colegios, institutos, sedes de asociaciones y ONGs de tres ciudades, Tánger, Tetuán y Chefchaouen que se unen a la fiesta del cine del FCAT.

Los campos de la libertad

Jóvenes valores en una sección oficial paritaria

Respecto a la sección oficial, Cisneros explica que a pesar de proyectarse películas que han obtenidos premios europeos, se trata de directores y directoras jóvenes que han supuesto el relevo a la generación de los pioneros del cine africano.

Entre las películas y documentales que participarán, provenientes de diez países africanos, se encuentran Weldi (Dear son), un drama tunecino de 2018 dirigida por Mohamed Ben Attia, seleccionado en la Quincena de los directores en el Festival  de Cannes 2018; la road movie Renault 12, del marroquí Mohamed El Khatib o el drama Sofia de la marroquí Meryem Benm’Barek-Aloïsi, entre otras. “De un modo espontáneo, ha surgido una sección oficial paritaria”, ha explicado Cisneros, con películas de diez países diferentes.

Además habrá una sección a concurso de cortometrajes con un jurado formado por profesionales andaluces. Así, En breve, proyectará 16 cortos entre obras de ficción y documental de once países del continente vecino. Una sección que se llena de feminismo con títulos como la marroquí ¡Alarga la zancada! (Brahim Fritah, 2018) sobre una velocista o la premiada Panzada, corto de animación sudafricano de Jeremy Collins con una niña nadadora como protagonista.

Una mirada al cine africano de América

Igualmente, habrá dos secciones importantes para el FCAT, que mirará hacia la diversidad fílmica del cine del continente americano. Por un lado, Sesiones desde el recuerdo-Historias afroamericanas, que propone una selección de películas que modelaron la historia del cine afroamericano y que abarcará desde los pioneros, que nacieron como reacción a los estereotipos racistas de Hollywood hasta la última película de Spike Lee, Infiltrado en el KKKlan (2018).

Comisariada por Keith Shiri, programador del London Film Festival, reunirá 14 títulos con el objetivo de rescatar la importancia del cine afroestadounidense realizado por directores negros: Desde los racial films en la era del cine mudo, pasando por la época de la segregación racial, el movimiento Blaxsplotation, el cine de Gordon Parks o por autores contemporáneos como el propio Lee, Julie Dash, Kasi Lemmons o Marlon Rigg.

La compasión de la selva

Por otro lado, la sección La tercera raíz acogerá, a partir de esta edición, la producción latinoamericana dirigida por afrodescendientes o con presencia de actores afro o con temática afro. Se tratará de un acercamiento que permitirá eslabonar desde una perspectiva cinematográfica la visibilidad/invisibilidad del negro en un continente donde la población afrodescendiente alcanza los 200 millones de personas de un total de 625 millones de latinoamericanos.

Este año el cine de Colombia, México y República Dominicana tendrá protagonismo por la relevancia de la producción cinematográfica de estos países y el porcentaje de población afrodescendiente.

 

Tabúes y feninismo en Marruecos

La artista marroquí Zainab Fasiki (Fez, 1994) ha inaugurado en el CICUS de Sevilla la exposición Hshouma, un proyecto creado por ella y desarrollado durante El Ranchito, un programa de residencias artísticas que tuvo lugar en Matadero (Madrid) en junio de 2018, en colaboración con el Queens Collective de Marrakech. Esta exposición se podrá ver en Sevilla hasta el para después viajar a Tarifa durante el Festival de Cine Africano.

Con tan solo 24 años, Zainab Fasiki se ha convertido en una referencia feminista en el mundo árabe. Su empeño por difundir a los cuatro vientos las diversas dificultades de la mujer en Marruecos, la han llevado a exponer su obra en numerosos países.

A la rueda de prensa de presentación, celebrada en el CICUS (Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla), el espacio cultural de la Universidad de Sevilla y donde ha ejercido de anfitrión su director, Luis Méndez, han acudido el alcalde de Tarifa, Francisco Ruiz; el  Cónsul de Marruecos en Sevilla  Farid Aoulouhaj; el director del instituto Andaluz de Promoción Cultural de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, Francisco Fernández;  el coordinador de la Fundación Tres Culturas, José Manuel Cervera; y la directora del FCAT, Mane Cisneros;  así como una invitada de excepción, la ilustradora y dibujante marroquí Zaineb Fasiki.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *