Brigitte Bardot en La Carihuela, durante el rodaje de 'Los joyeros del claro de luna'
Néstor Cenizo
Néstor Cenizo

Atención al elenco: Ava Gardner, Orson Welles, Brigitte Bardot, Frank Sinatra, Madonna y Carrie Fisher. Los hemos enumerado así, un poco al tuntún, porque pasaron algún verano de su vida gozando del sol y del vino dulce de Málaga. Algunos elegían la feria y los toros, y otros la playa, y todos dejaron un reguero de historias deliciosas por toda la Costa del Sol. Por algo eran ídolos tocados por una varita mágica, estrellones por encima del bien y del mal hasta para entrar a una caseta de feria. Ni qué decir cuando se desnudaban.

Viene la última frase a cuento de lo que hizo Brigitte Bardot en Torremolinos. La mujer más deseada, la bomba sexual del momento, se lo quitó todo en el Bajondillo, Montemar y La Carihuela. Bardot acababa de rodar Y Dios creó la mujer (Roger Vadim, 1956), prohibida largo tiempo por la censura española, y decidió que si su cuerpo no se veía en pantalla se podría ver en vivo y en directo.

La película que venía a rodar en Torremolinos, Los joyeros del claro de luna (también dirigida por su entonces ya exmarido Vadim), ya contenía escenas de desnudo integral. Ella aprovechó el rodaje para broncearse sin marcas. Dicen que el atrevimiento en tiempos de oscuridad provocó que amargadas señoronas escribieran una carta al alcalde de Málaga pidiendo que expulsase a la desvergonzada, habrase visto. El franquismo permitió el rodaje pero prohibió la película. Durante años, los paisanos de Torremolinos eran los únicos que podían presumir de haber visto a la Bardot desnuda.

El escándalo acompaña a las verdaderas estrellas. De Frank Sinatra hay una anécdota gloriosa, que incluye una persecución por las calles de Torremolinos y un (supuesto) escupitajo ante la visión de un retrato del dictador Franco. El actor estaba en la provincia rodando El Coronel Von Ryan (Mark Robson, 1965), y hay constancia documental de que le pusieron una multa. Esta es la nota oficial que difundió en su día el Gobierno Civil, según la reproduce la revista Litoral en su edición especial Torremolinos De pueblo a mito: “En la tarde de hoy (sábado 20 de septiembre) y para responder a ciertos cargos hechos al actor cinematográfico Frank Sinatra como consecuencia de la alteración de orden público con su conducta en la sala de fiestas del Hotel Pez Espada, así como no prestar la debida obediencia a los funcionarios de Policía, ha sido conducido a la Comisaría del Cuerpo General de Policía de esta capital. Aclarados los hechos, el gobernador civil de Málaga ha acordado imponerle una sanción de 25.000 pesetas”.

La leyenda dice que el origen de la trifulca estuvo en que un fotógrafo quiso hacerle una foto con una espabilada mulata que, despechada, acabó arrojándole una copa. Todo muy cinematográfico… El mito también dice que el actor escupió y blasfemó cuando fue llevado ante la autoridad, cuyo despacho presidía la foto de Franco.

Ava Gardner y Orson Welles, de fiesta en la Costa del Sol

Bardot y Sinatra vinieron a rodar, pero otros venían simplemente a darle gusto al cuerpo en la Costa del Sol. “Ha entrado Ava Gardner, guapa, majestuosa, simpática y cordial”, relataba Sur en su crónica de una noche de feria de agosto de 1955. La actriz sonreía ante “tanto y tanto piropo que tiene que escuchar” y las crónicas cuentan que cerraba las casetas ya de mañana.

Ava Gardner fue aficionada a los toreros y a los toros, como Orson Welles y Ernest Hemingway. Menos conocido es que Welles arrasó Málaga en la feria de 1961, cuando pimpló de lo lindo y se arrancó con las palmas junto al tablao de El Pimpi. La RAI italiana le había encargado una serie de documentales sobre España y él aprovechó para pasarlo en grande. El metraje es una sucesión de escenas de Orson Welles comiendo, bebiendo y yendo a los toros. La serie se llamó Nella terra di Don Chisciotte (En la tierra de don Quijote) y Málaga fue uno de los lugares elegidos, aunque del reparto de localizaciones se deduce lo bien que se lo pasaba el genio en Andalucía. Seis de los nueve capítulos estaban dedicados íntegra o parcialmente a esta tierra.

El poder de los mitos lo envuelve todo, y España fue para muchos, y puede que aún lo sea, el país de los toros. ¿Qué otra cosa buscaba Madonna al rodar en Ronda y flirtear descaradamente con Antonio Banderas, sino aprovechar el valor del mito de Don Juan, aunque fuera arrastrándolo hasta la caricatura? Madonna rodó en noviembre de 1994 el videoclip para Take a bow, la historia de una mujer abandonada por un torero. Como la Real Maestranza de Caballería de Ronda se negó a que el coso fuese profanado por la cantante, se llevó el rodaje a Antequera.

Nuestra última historia tiene como protagonistas a Chiquito de la Calzada y a la princesa Leia. Carrie Fisher visitó Málaga en el verano de 1989, aprovechando el concierto de Paul Simon, que había sido su pareja.  Al terminar el bolo, ambos se subieron a un tablao flamenco por donde andaba Chiquito de la Calzada, al que aún le quedaban unos años para convertirse en una estrella del humor más grande que la vida.

Queda a la imaginación de cada uno la conversación que pudieron mantener la líder de la Alianza Rebelde con el revolucionario capaz de crear él sólo todo un diccionario propio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *