Julio Serrano ‘Julepe’ es el autor del cartel de la 17ª edición del Festival de Sevilla, que hace un doble guiño al cine europeo: ‘El cielo sobre Berlín’ de Wim Wenders y el actor Bruno Ganz, ángel, en la obra de Wenders, y demonio, como Hitler, en ‘El hundimiento’

http://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/avila.jpg
15 Sep 2020
Alejandro Ávila

Dos ángeles invisibles protegen la ciudad de Berlín. Corren tiempos trágicos y estos seres benefactores amparan bajo sus alas a los indefensos ciudadanos de postguerra. Es El cielo sobre Berlín, el clásico del cine europeo. Ese es el guiño que ha buscado el autor del cartel de la 17ª edición del Festival de Sevilla. Julio Serrano, ‘Julepe’, se ha inspirado en la obra de Wim Wenders para lanzar un mensaje sobre una edición que, ojalá, solo necesite esa protección artística y simbólica para celebrarse con su vibrante ánimo festivo habitual.

Según el artista sevillano, «la idea era hablar de esto (la pandemia de la COVID-19) que nos está pasando y que nos marca. La idea era expresarlo con elegancia y fuerza, de manera minimalista. Los ángeles de Wim Wenders, de El cielo sobre Berlín, son ángeles que están sobre Europa, que nos inspiran y que nos dan consuelo en un momento en el que Europa no estaba bien. La idea era tener un icono del cine europeo que nos inspirara».

Bruno Ganz: ángel y demonio

Además, Serrano añade que «era un pequeño homenaje al actor Bruno Ganz y sus dos papeles son más importantes, como ángel (El cielo sobre Berlín)  y como Hitler (El hundimiento). Es un ciclo, que muestra lo mejor y lo peor de Europa». José Luis Cienfuegos, director del festival cinematográfico, ha añadido que se trata de una «figura protectora» y que el cartel «viene muy bien para los momentos que nos ha tocado vivir».

A la presentación han acudido, entre otros, Antonio Muñoz, delegado del Cultura del Ayuntamiento de Sevilla; María del Mar Sánchez Estrella, secretaria general de Cultura de la Junta de Andalucía; Marta Velasco, presidenta constituyente de la Academia de Cine de Andalucía y  vicepresidenta de ANCINE (Asociación Andaluza de Productoras de Cine), y Lourdes Palacios, presidenta de ASECAN.

El festival, que se celebra del 6 al 14 de noviembre de manera presencial, viene marcado por la incertidumbre de la pandemia en pleno otoño y por unas medidas de seguridad sanitaria, que han demostrado en el Festival de Málaga, que son efectivas y seguras para los espectadores, los artistas y el propio equipo de trabajadores.

En ese sentido, Cienfuegos ha señalado que  «el buen trabajo de un festival como el de Málaga ha estado marcado por el rigor y la seriedad, de la que hemos sido testigo. Nos marca un buen camino a seguir» a otros festivales como Huelva, Sevilla o Seminci, unidos en la asociación Profestivales21, «que pretende reivindicar el posicionamiento de los festivales profesionales».

Fotograma de Siberia de Abel Ferrara

Programación

El festival ya ha avanzado varios títulos de su sección oficial. En ella destacan dos títulos que tuvieron un gran éxito en la última edición de la Berlinale, una de las mejores que se recuerdan hasta la fecha. Por un lado, Abel Ferrara, que acudió el año a Sevilla con Tommaso, y se marca con Siberia un relato delirante, sorprendente y onírico con Willem Dafoe como protagonista. Un espectáculo visual que hará las delicias de los espectadores más aventureros.

También po el terreno de los sueños se adentra Ondina (Christian Petzold), un relato fantástico que toma la mitología alemana como base, para construir una historia ambientada en el Berlín contemporáneo, cuya protagonista, Paula Beer, triunfó con el Oso de Plata a Mejor Actriz.

En Sección Oficial, se estrenará Siberia, el último film del norteamericano Abel Ferrara, que ya visitó la ciudad el pasado 2019 con Tommaso. En su nuevo trabajo, una coproducción entre Italia -país donde reside-, Alemania y México, Ferrara tiene como cómplice por tercera vez consecutiva a un Willem Dafoe, a cuyo personaje aísla en el corazón de una tundra helada, para hacer de Siberia un catártico viaje marcado por sueños y recuerdos.

Ondina

También desde Cannes

Desde Cannes llega la coproducción entre Polonia y Suecia Sweat, del director Magnus von Horn, en la que plantea la fascinación que generan los influencers de la vida sana y muestra el lado más vulnerable de una gurú del fitness, y Gagarine, primer largometraje de la pareja Fanny Liatard y Jérémy Trouilh.

En esta cinta francesa, lo que parece comenzar como otra muestra de cine social ambientado en el extrarradio parisino termina virando hacia las alturas de Encuentros en la tercera fase y Stranger Things. El joven Yuri, que siempre quiso ser astronauta, se atrinchera y defiende con uñas y dientes el bloque de viviendas sociales donde ha vivido toda su vida (las torres Gagarin), a punto de ser derribado.

Cine español

Otro de los grandes títulos de la Sección Oficial, será El año del descubrimiento, nuevo largometraje de Luis López Carrasco, que llega a Sevilla tras obtener reconocimientos en Rotterdam, Jeonju (Corea) o el prestigioso festival Cinéma du Réel, donde encabezó el palmarés. Un viaje a la España del 92 con una mirada «nada complaciente».

En Las Nuevas Olas se propone «una ventana a los trabajos más audaces, formal y argumentalmente»:  La bonaerense Lupe Pérez García firma P’atrás, ni pa’tomar impulso, un retrato de Carmen Mesa, bailaora de flamenco multifacética que se muda a Buenos Aires por amor y que, a pesar de sufrir un desengaño, decide quedarse en la capital porteña.

En la misma sección brillarán también Walden, coproducción franco-lituana dirigida por Bojena Horackova, que elige dos momentos de la vida de una mujer: primero en su adolescencia, en plena encrucijada vital con el telón de acero del comunismo a punto de ser derribado; y 30 años después, en su regreso a Vilnius tras un exilio en Francia. Y también desde el país galo llegará Rascal, ópera prima de Peter Dourountzis, que une a dos personajes con un potente reverso oscuro que viven al margen del sistema, y a los que interpretan Pierre Deladonchamps (visto en El desconocido del lago o en Vivir deprisa amar despacio) y Ophélie Bau (Mektoub my Love).

En Las Nuevas Olas No Ficción, el Festival de Sevilla presentará como estreno mundial Dear Werner, en la que Pablo Maqueda emprende el mismo recorrido a pie de Munich a París, que siguió en el invierno de 1974 el gran Werner Herzog, y que relató en el libro Del caminar sobre el hielo.

Otros dos títulos estarán también en Las Nuevas Olas No Ficción. Por una parte, la franco-danesa Little Girl, con la que el cineasta Sébastien Lifshitz sigue a Sasha, una niña transgénero de nueve años que él define como “una heroína moderna”. Por otro lado, Downstream to Kinshasa, de Dieudo Hamadi, coproducción entre Francia, Bélgica y Congo. Se trata de la contundente historia de un grupo de supervivientes de la Guerra de los Seis Días camino a la capital congoleña, Kinshasa, para reclamar a las autoridades indolentes que reconozcan el conflicto, lo condenen y les compensen por los daños sufridos.

El festival mantiene íntegra la dotación económica global de 150.000€ en premios y este año introduce tres nuevas categorías en su palmarés, dos de ellas destinadas directamente a los creadores y una tercera a producciones andaluzas, dotadas con 5.000€ cada una: los premios a la Mejor dirección de película española, a la Mejor dirección de primer o segundo largometraje europeo y a la Mejor película de la sección Panorama Andaluz (largometrajes).

 

A la presentación han acudido, entre otros, Antonio Muñoz, delegado del Cultura del Ayuntamiento de Sevilla; María del Mar Sánchez Estrella, secretaria general de Cultura de la Junta de Andalucía; Marta Velasco, presidenta constituyente de la Academia de Cine de Andalucía y  vicepresidenta de ANCINE (Asociación Andaluza de Productoras de Cine), y Lourdes Palacios, presidenta de ASECAN y vicepresidenta de la Academia de Cine de Andalucía.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *