La actriz sevillana Beatriz Arjona ha estrenado en Málaga ‘¿A quién te llevarías a una isla desierta?’ y ‘Ariana’, un festival muy especial para ella tras ganar hace seis años una Biznaga de Plata colectiva a mejor actriz con ‘Casting’

avila
2 Abr 2019
Alejandro Ávila

Foto de portada: Erny Gámez

Beatriz Arjona es Isleña, esa extensa familia de actores que, en algún momento de su vida, han representado a los personajes de ¿A quién te llevarías a una isla desierta?la obra de teatro que Netflix acaba de llevar a (casi) todas sus pantallas (estreno el 12 de abril). Estrenada en el Festival de Málaga, la película dirigida por Jota Linares es una adaptación para el cine de una obra de teatro, que, a su vez, partió de un guión cinematográfico que nunca se llegó a rodar. Hasta ahora.

Menuda, curtida sobre las tablas y jovial, la actriz sevillana atiende a FilmAnd a escasos metros del Teatro Cervantes de Málaga, donde pocas horas después se celebrará la premiere de su película. En la obra de teatro, Beatriz interpretaba a Marta, que pronunciaba un monólogo que “me emocionaba cada vez que lo hacía. Funcionaba porque tocaba algo muy sencillo: el momento de tomar decisiones y preguntarte si has conseguido tus sueños”.

En la película, Linares le ha brindado el papel de Maggie (“un regalo que nos ha hecho Jota”), la vecina de los protagonistas y un personaje clave en la historia de los cuatro jóvenes protagonistas (Marta (María Pedraza), Marcos (Jaime Lorente), Eze (Pol Monen) y Celeste (Andrea Ros)) que abandonan ese piso común donde crearon su particular isla de Peter Pan.

Como ocurría en su monólogo, volver a Málaga representa para Beatriz una manera de echar la vista atrás y preguntarse si ha cumplido sus sueños. Los sueños de una actriz que ha recorrido un largo camino hasta encadenar varios proyectos en la gran (y pequeña) pantalla, como Tierras solares (Laura Hojman), Las chicas del cable, ¿A quién te llevarías a una isla desierta? (Jota Linares) o Ariana (Fernando Pozo), donde esta actriz treinteañera, que da “joven en cámara”, interpreta por primera vez a una madre.

 

Vuelves a Málaga, seis años después de vuestro éxito con Casting (Jorge Naranjo). ¿Qué recuerdos te trae volver a este festival?

El Festival de Málaga me trae buenísimos recuerdos. Gracias a Jorge (Naranjo), llegamos a un sitio que no esperábamos. Casting era una película pequeña, cercana y especial. Lo que hizo fue hablar con nosotros, preguntarnos por nuestras experiencia profesional e ir incorporando pinceladas al guion. Esa maravillosa idea hizo que nos sintiéramos todos parte de la película, que tuvo una gran acogida. Recibimos muestras de cariño durante toda la semana y nos terminaron dando la Biznaga de Plata a mejor actor y actriz a todo el elenco. Fue algo muy especial.

 

¿Se trata, de alguna manera, de un modo de revisar lo que ha ocurrido en vuestra vida profesional en los últimos seis años?

Sí, de ver en qué punto nos hemos encontrado y qué ocurrió después de Casting. Pensábamos que aquel éxito nos iba a dar un equilibrio, pero eso no llegó a ocurrió. Dentro de lo que estaba en nuestras manos, seguimos intentando crecer y la verdad es que, seis años después, estamos en un momento bonito: seguimos aquí, en esta profesión.

Beatriz Arjona en ‘Casting’ (Jorge Naranjo)

Y la razón por la que estáis aquí es ¿A quién te llevarías a una isla desierta? de Jota Linares. ¿Con qué espíritu afrontas la premiere?

Es un regalo que nos ha hecho Jota. Originalmente, era una obra de teatro, en la que los personajes secundarios de la película no existían. Yo estuve interpretando a Marta, junto a Maggie Civantos, Abril Zamora y Juan Blanco. Fue una obra que estuvo primero en Nave 73 y luego en el Teatro Lara de Madrid. Creo que funciona muy bien con los nuevos actores. Los protagonistas de la obra fueron cambiando, y, en total, hemos interpretado los papeles unas 15 personas.

 

¿Qué papel interpretas tú en la película?

El personaje de la vecina, que se llama Maggie en homenaje a Maggie Civantos. Me parece un orgullo poder interpretar un personaje que lleva el nombre de una persona que admiro tanto. La verdad es que tiene bastante profundidad para lo poquito que aparece. Ella representa el oráculo de Marcos, porque le pone un espejo delante y le hacer ver si está haciendo con su vida lo que quiere o lo que debe. A la obra de teatro se le llamó dramedia generacional y había todo un fenómeno fan.

 

¿A qué se debió aquel fenómeno?

La gente disfrutaba tanto, que volvía a verla una y otra vez. Marta, el personaje que interpreta María Pedraza tiene, al final de la película, uno de los monólogos más bonitos. Ese monólogo me tocaba a mí en la obra de teatro y me emocionaba cada vez que lo hacía. Funcionaba porque tocaba algo muy sencillo: el momento de tomar decisiones y preguntarte si has conseguido tus sueños. Saber si, te dediques a lo que te dediques, eres capaz de responder con sinceridad: ¿A quién te llevarías a una isla desierta? Es una película que no deja indiferente a nadie.

Beatriz Arjona en ‘Casting’ (Jorge Naranjo)

Me hablabas antes de que vuestras expectativas después de Casting no llegaron a cumplirse del todo…

Yo soy de teatro de toda la vida, pero pensé que después de Casting iba a hacer más audiovisual que teatro. Al final terminé haciendo más teatro que cine. Después de estos seis años, parece que el audiovisual ha vuelto a mi vida.

 

¿Por qué crees que ha ocurrido esto?

Me ha costado un largo camino. Cuando algo ha despuntado, todo ha terminado volviendo al inicio. Creo que ha sido la siembra y no perder la fe. El camino es muy duro, porque es un sector donde solo trabaja el 4 o el 7% de los actores. Es muy difícil mantenerte económicamente y que estés en todos los proyectos. Aunque tengas un representante, tú eres tu propio representante. Hay un trabajo detrás de tiempo, ilusión y mucho esfuerzo.

 

El otro trabajo que estrenaste en Málaga ha sido un cortometraje, Ariana, de Fernando Pozo.

Represento la madre de Ariana (Fernando Pozo), que no encuentra sentido a la vida desde que su madre se suicidó. Es un corto muy bonito, sobre algo que ocurre con frecuencia. Aunque sea algo malo, hay una sorpresa bonita al final. Fernando Pozo tiene mucho talento a la hora de explicar lo que quiere.

 

En 2016, interpretaste a una adolescente en Un billete a nunca jamás (Jorge Naranjo) y, apenas tres años después, eres una atípica madre en Ariana: ¿Es la primera vez que haces el papel de madre en el cine?

Sí, en ficción es la primera vez. Noto que soy una madre bastante joven, ya que doy bastante joven en cámara y por eso suelo hacer personajes más jóvenes. Me hace ilusión, porque es algo nuevo. Lo bonito de esta profesión es salir de esos papeles que controlas, ya que hacemos esto para jugar e interpretar a miles de personas. Espero que siga así, porque me gustaría hacer personajes con trasfondo. A la hora de investigar, tengo una seguridad que no tenía cuando era joven. El actor o la actriz no debe parar, no se debe estancar. Eso enriquece a los personajes.

Beatriz Arjona en ‘Ariana’

Ahora mismo hay una reivindicación en el mundo del cine para que a partir de los 40 años vuestro registro no se limite a papeles de novias, madres o esposas del protagonista. ¿Cómo ves la situación?

Se está haciendo mucha labor de compañeras, porque hacen falta referentes femeninos. Estuve trabajando en un taller de guion de Mariano Barroso. Cuando los estudiantes escribían los guiones, los actores practicábamos con ellos para ver si funcionaban. De doce protagonistas, solo dos eran chicas. Le pedí permiso a Mariano para hablar y les pedí que no optaran a la primera por personajes masculinos. En seguida, la mitad lo cambiaron. Me sentí orgullosa de haber puesto mi granito de arena.

¿Qué películas tienes pendiente de estreno?

Desde hace un año, mis trabajos en teatro y audiovisual se han vuelto a equilibrar. Este último año, he colaborado con Instinto, la serie de Movistar, la cuarta temporada de Las chicas del cable en Netflix, ¿A quién te llevarías a una isla desierta? (Jota Linares), Tierras solares (Laura Hojman) y El inconveniente (Bernabé Rico). Se cerró un ciclo con Málaga en 2013 y ahora comienza uno nuevo.

Una escena de 'Tierras solares'.

Una escena de ‘Tierras solares’.

¿Cómo fue tu experiencia en el documental Tierras solares, sobre el paso de Rubén Darío por Andalucía?

Fue muy bonito y muy difícil. Parecía teatro, pero no lo era. Era como entrar en un cuadro y no sentirte una extraña en ese cuadro, no romper esa armonía, no afear ese plano tan bonito. Fue muy plástico.

 

¿Y en Las chicas del cable?

Mi personaje se llama Dulce y lo que te puedo contar es que forma parte de la trama principal de la cuarta temporada.

Beatriz Arjona en ‘Las dependientas’. Foto: Miguel Jiménez

 

¿Cuál es son tus próximos proyectos?

Estoy grabando una serie para Telecinco y tengo pendientes proyectos muy bonitos. Además, continúo en teatro con la compañía de Las dependientas. Es una experiencia vital, que me ha cambiado mucho, porque plantea dónde están tus límites. Es una obra muy dura, pero muy gratificante. Cada vez que la hacemos, vamos saltando obstáculos. En esta sociedad, donde no nos permitimos parar, la realidad es que siempre se puede parar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *