El cineasta andaluz Bernabé Bulnes acaba de estrenar en Amazon Prime ‘Fernando’, la serie documental sobre el piloto Fernando Alonso, donde ejerce de realizador y director de fotografía: “Es una persona comprometida con la competición”

https://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/avila.jpg
1 Oct 2020
Alejandro Ávila

Bernabé Bulnes tiene una larga trayectoria en la ficción en corto y el documental en cualquiera de sus metrajes. A sus espaldas no tiene solo cortometrajes como Solo de trompeta o Santas Pascuas, sino series documentales como Deseos con historia,  Re-Evolución y Andalucía con otra mirada.

Además, desde hace unos años es realizador para series deportivos de Amazon Prime como Six Dreams o Fernando. La segunda temporada de la primera, sobre la liga de fútbol española, se estrena este viernes y la semana anterior estrenó la serie sobre el competitivo piloto Fernando Alonso.

¿Cuál ha sido exactamente tu rol en la serie de Fernando Alonso? ¿Durante cuánto tiempo habéis rodado?

He sido realizador, director de fotografía y operador de cámara. Entré con el proyecto ya en marcha, en septiembre de 2020, y seguí hasta el final del rodaje de la primera temporada de la serie, en febrero de 2020. Tomé el relevo de un realizador que estuvo en Spa, Le Mans e Indianápolis. Tras esas primeras grabaciones, yo me ocupé de todo lo relacionado con Fernando Alonso en el mundo del rally: Sudáfrica, Marruecos, el Dakar… Además de muchos momentos de su vida fuera de los circuitos.

José Ortuño  y Laura Alvea con Fernando Torres, Jorge Laplace con Carolina Marín y tú, con Fernando Alonso y jugadores de LaLiga: ¿A qué se debe esta explosión de cineastas andaluces dirigiendo series de deportistas de élite?

No sé exactamente a qué se debe. Quizás sea mera casualidad. Aunque algo tendrá que ver, por un parte, el hecho de que resulta más complicado sacar adelante proyectos grandes de ficción (que, al menos, en mi caso, es mi gran objetivo) y, por otra parte, está la fortuna de que grandes productoras y plataformas se han fijado en nuestra trayectoria y han confiado en nosotros. Los tres tenemos experiencia como guionistas y conocemos los mecanismo de la narración y, al fin y al cabo, se trata de eso, de contar historias, ya sea de Fernando Alonso, Carolina Marín, Fernando Torres o Michael Corleone.

¿Cuáles han sido los mayores retos del proyecto?

La serie está basada en lo que se conoce como estilo observacional. Es decir, te pegas al protagonista, enciendes la cámara y captas su vida a través del objetivo. El problema de este estilo está en que tienes que ir creando las escenas sobre la marcha. Grabamos con una sola cámara pero tenemos que dar la sensación de que estamos cubriendo la escena entera. En cine, por ejemplo, para contar un diálogo entre dos personajes, grabarías primero un plano de situación de los dos personajes mostrando el entorno en el que están, después repetirías el diálogo grabando un plano corto de uno de los personajes, cortarías y volverías a grabar todo el diálogo grabando el plano corto del otro personaje.

¿Y cuál es la diferencia con un documental?

En formatos como el de la serie Fernando o Six Dreams, no puedes decirle a Fernando o a Borja Iglesias que repitan un diálogo o que se coloquen aquí o allá, sino que tú, con la cámara, tienes que buscarte la vida para poder grabar diferentes planos y componer cuadros lo más interesantes y estéticos posible. Presenciar esas escenas únicas que se van produciendo y al mismo tener en la cabeza cómo se podrá trabajar después esa escena en la sala de montaje supone un reto excitante para un realizador.

Fernando Alonso es una persona comprometida con la competición. Vive para competir y tiene una capacidad de concentración extrema

¿Cuál ha sido tu mayor sorpresa siguiendo a Fernando Alonso? ¿Qué te ha sorprendido de su personalidad?

Me ha sorprendido ver hasta qué punto es una persona comprometida con la competición. Vive para competir y tiene una capacidad de concentración extrema. Es difícil verlo cien por cien relajado. En parte también porque cuando podría estar relajado siempre tiene un montón de aficionados alrededor que andan pidiéndole fotos o firmas. Es muy conocido en todo el mundo. Desde un remoto pueblo en Sudáfrica hasta una carretera perdida en Arabia hemos encontrado a personas que le reconocen y que quieren acercarse a él. Por otra parte, cuando consigues intimar un poco más con él y lo ves compartir momentos con sus allegados, ahí se muestra como un tipo muy cordial. Se ve que es muy amigo de sus amigos. Y eso me gusta.

En la serie confiesa su cinefilia: ¿habéis hablado de cine? ¿cuáles son sus películas favoritas?

No hemos llegado a hablar de cine, pero sí le he oído hablar de algunos premontajes que había visto de la propia serie y se ve que entiende. Es una persona muy inteligente y le gusta tener el control sobre todo lo que le rodea, y si eso supone entrar en cuestiones narrativas de un capítulo, lo hace sin problema.

En la pantalla es muy difícil apreciar hasta qué punto aprietan. Los pilotos tienen una precisión y un arrojo impresionantes

¿Impacta ver de cerca el nivel de adrenalina, velocidad y ruido del mundo del motor: F1, Dakar…?

Es una pasada. Yo tengo moto y me considero de alguna manera motero. Cuando vas al Dakar y ves lo rapídisimo que van con las motos por esos parajes tan tremendamente accidentados, te das cuenta de que los profesionales juegan a otra cosa. Con los coches igual. Van muy muy rápido. En la pantalla es muy difícil apreciar hasta qué punto aprietan. Los pilotos tienen una precisión y un arrojo impresionantes. Y después están las máquinas… Es alucinante ver cómo desmontan y montan un coche entero en unas cuantas horas. Yo tardo en limpiar y ajustar mi bicicleta más de lo que tardan los mecánicos de los equipos de competición en montarte un coche capaz de ir a más de doscientos kilómetros por horas por un camino de cabras.

¿Cómo se articula narrativamente ese cóctel tan explosivo de ingredientes?

Yo tengo la ventaja de ser también montador y tengo siempre muy en cuenta el montaje cuando estoy grabando. Si tengo que sacrificar un “planazo” para conseguir contar bien la escena, lo hago. Esa es la manera de hacer digerible y rico ese cóctel: tener el ojo puesto en la cámara y el cerebro en la sala de montaje. Orson Welles decía que, por su forma de hacer cine, el montaje no era un aspecto, sino el aspecto. En formatos como el de Fernando o el de Six Dreams, la narración se construye en el montaje. Por eso es tan importante tenerlo siempre presente a la hora de grabar.

¿Cuáles son tus próximos proyectos… ligados, o no, al deporte? ¿Te encargarás también de la realización de la segunda temporada?

Aunque la serie Fernando acaba de estrenarse, ya está en marcha la segunda temporada y, por suerte, también seré su realizador. Esta vez, se tratará de ver cómo se prepara Alonso para regresar a la Fórmula 1. Un reto tanto para él como para el equipo de rodaje.

En formatos como el de Fernando o el de Six Dreams, la narración se construye en el montaje. Por eso es tan importante tenerlo siempre presente a la hora de grabar

¿Qué es lo más cinematográfico del fútbol? ¿Qué has podido aplicar de tu experiencia en el cine a la realización de la serie Six Dreams, cuya segunda temporada se estrena este viernes… y al revés, qué te ha aportado profesionalmente?

¿Lo más cinematográfico del fútbol? Sus personajes. Todas las personas tienen algo interesante que contar. Todos tenemos una historia. Al final, se trata de dónde pones el ojo y cómo lo cuentas. En el caso de unos deportistas de élite que compiten en posiblemente la liga de fútbol más exigente, basta seguirlos para darte cuenta de que sus vidas van mucho más allá de ponerse unas calzonas y darle patadas a un balón. Ganan mucho dinero, sí. Tienen una popularidad desmesurada, también. Pero los futbolistas no dejan de ser chavales de veintitantos años con mucho que celebrar, mucho que sufrir y mucho que aprender. Como todos.

Cada vez hay más películas interesantes que encuentran en lo observacional una manera de hacer cine diferente, como Good Time o Diamantes en bruto

¿Qué te llevó a trabajar en Six Dreams?

Curiosamente entré en el proyecto de Six Dreams por mi experiencia como director de ficción. El equipo dirigido por Justin Webster buscaba realizadores con un ojo cinematográfico y decidieron confiar en mí. Fue una suerte, porque además de haber conocido a profesionales increíbles como el propio Justin o David Cabrera (otro de los directores), descubrí un estilo de rodaje en el que me sentí muy cómodo y que narrativamente me parece fascinante. Cada vez hay más películas interesantes que encuentran en lo observacional una manera de hacer cine diferente. Incluso hay películas de pura ficción que usan recursos del observacional para construir sus relatos. Ahí están por ejemplo Good Time o Diamantes en bruto, de los hermanos Safdie. Me encantan esas películas.

¿Qué parecidos y diferencias has encontrado entre Borja Iglesias y Andrés Guardado?

Son dos futbolistas muy diferentes, tanto dentro como fuera del campo. Ambos tienen en común su madurez, su inteligencia y su compromiso. Pero tienen tanto edades como trayectorias distintas y eso se nota. El viaje con cada uno de ellos ha sido muy enriquecedor. Con Guardado se trataba de ver cómo el capitán de la selección mexicana de fútbol se adaptaba a una nueva vida en Sevilla y superaba los problemas físicos derivados de muchos años dedicándose al deporte de élite.

¿Y con Borja Iglesias?

Con Borja Iglesias ha consistido en ver de cerca a un chaval de veintipocos años que lleva viviendo lejos de su familia desde los catorce y que llega a un club tan especial como el Betis con la responsabilidad de ser el segundo fichaje más caro de su historia. ¿Tú te imaginas lo que debe suponer haber costado treinta millones de euros? Con eso, en España, hacemos treinta películas… O más.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *