Vanesa de la Haza
Ignacio Gutiérrez Torrejón
21 Ene 2019 - Ignacio Gutiérrez Torrejón

La directora de arte de arte Vanesa de la Haza nos habla en esta entrevista sobre su trabajo en ‘Ánimas’, ‘Tu hijo’ y ‘Cuando los Ángeles duermen’ y de su nominación a los Premios Asecan del Cine Andaluz

Vinculada al mundo del cine desde muy joven, Vanesa de la Haza ha trabajado en el departamento de arte de numerosas películas españolas en los últimos quince años. Su nombre aparece en los créditos de trabajos como Yo soy la Juani (Bigas Luna, 2006), Noche y día (James Mangold, 2010) o Lo imposible (Juan Antonio Bayona, 2012).

Tras su salto a la dirección de arte ha participado en tres de las películas andaluzas más importantes de 2018, Tu hijo (Miguel Ángel Vivas), Cuando los ángeles duermen (Gonzalo Bendala) y Ánimas (Laura Alvea y José Ortuño), por cuyo trabajo ha sido nominada a los Premios Asecan del Cine Andaluz. En esta entrevista, de la Haza reflexiona sobre qué significa para ella esta nominación así como su trabajo en diferentes producciones.

 

¿Qué significa para ti la nominación a los Premios Asecan del Cine Andaluz?

Para mí los Premios Asecan son un reconocimiento a todo el trabajo que se hace en Andalucía y que nunca se reconoce, primero, porque salimos poco y segundo, porque siempre trabajan los mismos. En Andalucía hay ya una cantera de profesionales que gracias también a estos premios nos vamos conociendo. La verdad es que mi primer contacto con Asecan fue cuando premiaron a mi jefe Pepe Domínguez del Olmo, que para mí es un referente y el maestro de todos los que hemos salido de Sevilla. Gracias a él, los demás hemos podido evolucionar.

Decorados de la película 'Animas'.

Decorados de la película ‘Animas’.

Esta nominación, en parte, señala una carrera de más de quince años que te incluye en títulos importantes del cine español y andaluz, pero también internacional. ¿Cómo se consigue?

Trabajando y moviéndote mucho. Yo he tenido la suerte de tener un buen maestro. Además,  gracias a que Sevilla es una ciudad de cine, han venido grandes producciones que al principio, cuando empezaba, me llamaban como peón. Ahora vengo de hacer Rambo V llevando a Silvester Stallone. En el cine internacional principalmente llevo a actores y en el cine español he sido ayudante y atrecista. Ahora, gracias a la ley de paridad y a mi experiencia profesional, he empezado a hacer dirección de arte. Me ha costado, porque le tengo mucho respeto. Para mí el equipo es básico. No cierro ninguna película si no sé que tengo a mi equipo conmigo.

 

¿Cómo definirías la dirección de arte? Seguro que algunas personas que lean esta entrevista no tendrán muy claro en qué consiste exactamente.

Consiste en tener mucha mano izquierda con producción y mucha mano derecha con dirección (risas). Para mí la dirección de arte trata de conseguir que un espacio o un personaje sean válidos para contar una historia. No es solo describir un escenario. Por ejemplo, si entra un personaje por una esquina y tiene que haber una mesita y un espejo, esos elementos deben contar ese paseo, porque si no, no estás componiendo. No estas describiendo a ese personaje, estás rellenando y punto.

¿Qué importancia tiene la dirección de arte en el cine? ¿Qué aporta al resultado final, es decir, a la narración que se cuenta en una película?

La dirección de arte se encarga de la parte visual. Es lo primero que ve el espectador. Acompaña la historia. Para mí el decorado perfecto es el que no te das cuenta de que es un decorado. En Ánimas, por ejemplo, no echas en falta nada. Si ves una cocina, tiene todos los elementos. Yo odio cosas como Aquí no hay quien viva y ese tipo de series en las que tienen como atrezzo un sillón, una mesita y una lámpara. No cuenta una historia, solo sirve para que estés atento a lo que dicen los personajes. En la dirección de arte acompañas al personaje, no eres ni protagonista ni fondo, estás ahí con él.

 

¿Cómo empezaste a trabajar en el departamento de arte? ¿Qué formación es necesaria para dedicarse a este oficio?

Yo trabajaba como escaparatista en una franquicia y empecé en el cine de casualidad gracias a Carlos Rico, un director de Huelva que trabajaba mucho en Madrid. Estaba haciendo un corto en Sevilla que se llamó Ricardo, piezas descatalogadas. Conocí a un director de arte que era amigo del director y me propuso hacer una serie. A partir de entonces no he parado. En ese cortometraje empezamos muchos: Lourdes Fuentes de vestuario,  Yolanda Piña de maquillaje, Rafael Mora en peluquería… unos pocos.

 

¿Qué te sedujo o te atrajo del cine?

Lo primero que me atrajo del cine era la posibilidad de crear. Al principio crees que vas a empezar diseñando, pero empiezas como peón y vas poquito a poco. Yo quise conocer todas las áreas de mi departamento. Trabajé con el mejor departamento de avances de Barcelona y estuve como auxiliar del equipo de Bigas Luna. Luego intenté irme con el mejor regidor, que era Tino Torrecusa, que trabaja en Madrid y hacía todas las películas grandes. Llegué incluso a ser regidora de series como The White Princess y de rodajes extranjeros. Ahora soy más práctica y técnica al hacer una película. Hablo mucho sobre cuestiones como dónde van a ir las cámaras o qué es lo que necesita el director.

Estás en la dirección de arte de tres películas andaluzas importantes del 2018: Tu hijo, Cuándo los ángeles duermen y Ánimas. ¿Cómo afrontaste el trabajo de Ánimas, que además tiene un enfoque visual muy pictórico y lleno de referentes?

Son tres películas completamente distintas. Estoy muy contenta de que me hayan nominado por Ánimas porque el noventa por ciento de la película es construcción. Todo ese trabajo salió de muchas conversaciones con los directores, de probar muchas texturas, muchas pinturas y casi doscientas horas extras de mi equipo. Es una película que no tiene presupuesto. Está hecha literalmente con trabajo, sudor y lágrimas.

¿Y qué puedes contarnos sobre Cuando los ángeles duermen?

De las 140 escenas de Cuando los ángeles duermen, noventa se rodaron dentro de un coche. Nunca había hecho tanta acción y de noche. Marta Velasco y Áralan Film confiaron en mí. Cuando no tienes medios tienes que saber cuál es tu decorado estrella y cuál no, y aquí mi decorado estrella era un coche y una carretera. O haces que sea creíble o no cuentas nada.

¿Y respecto a Tu hijo?

Tu hijo fue otra película completamente distinta. Miguel Ángel Vivas tenía muy claro cuál era la planificación y cómo lo quería todo, dónde tenía que estar la cómoda, el espejo… Mi trabajo en teoría iba a estar todo desenfocado porque la cámara va al hombro, se trataba de llenar el espacio con texturas y volúmenes creíbles pero sin que se viera. El rodaje fue un poco estresante porque Coronado se lastimó y como no paraba de llover en Sevilla, no se secaban las paredes de ningún decorado. El año pasado fue grande en trabajo y este año apunta también maneras.

 

¿Qué proyectos tienes actualmente?

Ahora mismo estoy trabajando en la película Adiós del director sevillano Paco Cabezas. Yo ya había trabajado antes con él en Noctámbula y luego en Penny Dreadful. Está rodando todas las series de HBO y Netflix y ahora mismo es uno de los directores de series más importante. La historia me encanta y creo que va a ser la película del año que viene.

 

¿Se puede trabajar y vivir del cine desde Andalucía? ¿Cómo ves el presente y el futuro del cine andaluz?

A ver qué pasa con el cambio de gobierno… Los últimos tres años en Andalucía hemos vivido un momento súper bonito. No paramos de rodar. Toco madera, pero hasta el 2020 tengo trabajo, y además, en Andalucía. Antes, cuando terminabas un rodaje nunca sabías cuándo sería el siguiente. Ahora hay muchos más proyectos gracias a las ayudas de La Junta de Andalucía y a las áreas de Cultura de los ayuntamientos, que están facilitando muchísimo los rodajes.


Un comentario sobre “Vanesa de la Haza: “Ánimas se hizo con trabajo, sudor y lágrimas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *