Transcurridos unos días desde su clausura, nuestro corresponsal en Granada hace balance de la X edición de Cines del Sur, valorando lo que un evento como este, que ha recuperado para el cine espacios impresionantes como la Plaza de Bib Rambla o el Palacio de Carlos V, aporta a la vida y a la oferta cultural de la ciudad.

Juan entrena
15 Jun 2017
Juan Entrena
Ver el palmarés y otras informaciones sobre la X edición del Festival de Granada, Cines del Sur

Tras un año de ausencia en el que se rearmaron los cimientos de este proyecto, el festival Cines del Sur volvió con una propuesta más ambiciosa y devolviendo el cine a los espacios públicos de la Ciudad de Granada. De esta forma, el festival se convirtió en una ventana por la que pasaron diferentes filmografías del llamado Sur geopolítico: Asia, África y América Latina.

Cuando el gran público está tan habituado a los blockbusters y al cine de consumo de palomitas es complicado que un proyecto así tenga un calado como el que ha conseguido Cines del Sur en Granada durante esta edición. 53 largometrajes han inundado los espacios de la Ciudad abriendo un abanico de posibilidades único para el visitante al contar con algunas de las localizaciones más importantes tanto a nivel cultural como turístico. Desde la Plaza de las Pasiegas, con la Catedral al fondo, a la Madraza, antigua sede del Ayuntamiento y hoy una de las sedes de la Universidad, o al impresionante e imponente Palacio de Carlos V; en todos estos lugares el público ha podido disfrutar de una cinematografía diferente e única, capaz de tratar temas tan dispares como la identidad sexual, la inmigración, los derechos de la mujer, el compromiso político o el aborto, tema de la película Being Born, del iraní Mohsen Abdolvahab, con el que se abrió la sección oficial del Festival.

Y es por estos temas por los que es tan importante este Festival. Las cinematografías del Sur tienen muy complicado acceder al público en salas comerciales por lo que este Festival es una enorme puerta de acceso para que el espectador conozca otras realidades, que en muchos casos no son tan dispares a las nuestras, que experimente y se enriquezca de las diferentes culturas o las problemáticas sociales que nosotros vemos desde la lejanía de nuestro sofá. Además, este año el Festival ha intentado acercar a un más a los autores con el público convirtiendo la Plaza de Bib-Rambla en un foro en el que los directores exponían sus diferentes puntos de vista a la hora de abordar el desarrollo o producción de sus películas. El propio Mohsen Abdolvahab junto a su productor nos contaba las enormes dificultades que hay en Irán para sacar una película adelante y que se estrene en las salas comerciales de su país; o viajando a América Latina junto al cineasta André Guttfreund, ganador de un Oscar por la película In the Region of Ice, que nos contaba la enorme evolución del cine de El Salvador.

Esta décima edición del Festival Cines del Sur ha conseguido entusiasmar al público y llenar día tras día los espacios destinados a las proyecciones. Han llegado a la Ciudad ciclos únicos como el de Emiratos Árabes o una retrospectiva de la historia del manga y el anime japoneses estos últimos 100 años que, junto a la diversidad de países y temas que se han tratado en las diferentes películas convierten este evento en algo único a nivel Internacional. Ha sido una semana plena de cultura y diversidad, un éxito para la organización y que ha dejado al público contando los días que quedan hasta la decimoprimera edición, esperemos que el próximo año no nos dejen huérfanos de cine.

Imágenes: servicio de prensa y RRSS del X Festival de Granada, Cines del Sur

Un comentario sobre “Cines del Sur 2017: Una ventana a un cine único

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *