Fotografía del rodaje de 'La peste' de Julio Vergne.

El rodaje en enclaves históricos protegidos como La Alhambra, Itálica o La Alcazaba de Almería está sujeto a criterios diversos y un amplio margen para la discrecionalidad

Néstor Cenizo
13 Mar 2019
Néstor Cenizo
Foto de portada: Julio Vergne

El coste de rodar un largometraje, una serie o un anuncio en el que se utilicen monumentos históricos u otro espacio público protegido andaluz depende de quién sea el titular del monumento. A veces se paga una tasa, otras veces es gratis, y en ocasiones la productora decide compensar por el uso del monumento, como ocurrió con el rodaje de Wonder Woman 1984 en la Alcazaba de Almería. Nada tiene que ver rodar en la Alhambra con hacerlo en la Alcazaba de Almería o en Itálica.

El reguero de ingresos que deja una gran producción y el impacto turístico de aparecer unos minutos en una serie de éxito sirven para justificar la flexibilidad de algunas administraciones con los rodajes en monumentos. Sin embargo, esconde también un margen de discrecionalidad. ¿Qué necesita una producción para que se le atribuya una “promoción exterior positiva”? ¿Qué audiencia mínima ha de tener? ¿Se valora el contenido de la producción? ¿Por qué se rueda gratis en algunos monumentos? ¿Por qué una producción decide abonar una donación y otras no?

La disparidad de criterios quedó clara con el rodaje de La Peste en el Alcázar de Sevilla. En su día, ABC reveló que Atípica Films, productora de la serie emitida por Movistar, había solicitado al Consorcio de Turismo de Sevilla la exención de la tasa por rodar en el monumento. Atípica esgrimía la inversión del rodaje y que tanto Alberto Rodríguez (director), como Rafael Cobos (guionista) y gran parte del equipo son sevillanos, pero se encontró con la negativa de Isabel Rodríguez, directora del Alcázar, que exigía el pago de la tasa alegando los posibles “perjuicios” al enclave.

Su negativa contrastaba con la alfombra roja que se había tendido a Juego de Tronos, que rodó gratis en el mismo espacio porque se entendió que ofrecía a cambio una potente promoción turística de Sevilla, así como con el hecho de que la serie española sí hubiese podido rodar gratis en el conjunto arqueológico de Itálica, gestionado por la Junta de Andalucía.

Rodaje en monumentos: de la gratuidad a 1.500 euros por día

Un examen de la normativa local y autonómica muestra la disparidad de criterios. Por ejemplo, en Sevilla no hay norma específica para las tasas a los rodajes en monumentos, de modo que la ordenanza fiscal que sobre uso del espacio público incluye tanto a los rodajes de mastodónticas producciones televisivas como a los kioscos de prensa, los surtidores de gasolina, los cajeros automáticos, los parques de atracciones, o los mercadillos de frutas y verduras. Sí existe, en cambio, una ordenanza específica que regula todo lo demás alrededor de un rodaje: petición de licencias, cortes de tráfico…

Rodar en Sevilla cuesta 3,39 euros por metro cuadrado y día, pero hay dos supuestos a los que se aplica la excepción: que una parte “significativa” del rodaje discurra en la ciudad, y que “la ciudad resulte promocionada en el exterior positivamente por sus valores culturales, patrimoniales, etnológicos o turísticos”; o que el equipo se aloje o resida mayoritariamente en Sevilla. En esos casos, rodar es gratis.

Si se quiere rodar en La Alhambra y el Generalife, hay que preparar 725 euros por cada hora de rodaje en espacios incluidos en el itinerario público, y 925 euros por el mismo tiempo en espacios excluidos al público habitual. El conjunto granadino tiene la normativa más completa, y advierte: “Sólo se autorizarán filmaciones o reportajes fotográficos cuyos contenidos y valores sean acordes y compatibles con el carácter histórico artístico del Conjunto”.

Por su parte, Málaga dispone de una norma que regula específicamente el “aprovechamiento especial para la realización de eventos, filmaciones y reportajes fotográficos” de la Alcazaba y el Castillo de Gibralfaro. Rodar un día en cualquiera de los dos espacios cuesta 1.500 euros.

Sin regulación autonómica

En cambio, para rodar en los monumentos gestionados por la Junta de Andalucía no se prevé nada. “No existe regulación para la petición y concesión de los permisos para que las productoras rueden, salvo para el caso del Patronato de la Alhambra y Generalife y el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo”, le señalaban a FilmAnd desde el anterior gabinete de la Consejería de Cultura, y añadían que se está tramitando un borrador de Ley de Tasas que contempla la utilización de espacios de carácter cultural cuyo desarrollo reglamentario posterior debería regular esta materia.

Carlos Rosado, presidente de Andalucía Film Commission, encuentra una explicación en la mayor complejidad que entraña elaborar y aprobar una ley autonómica. “Es una asignatura pendiente que estamos tratando de corregir”, admite, y alude a la propuesta de poner a disposición de las productoras un sistema de ventanilla única. “Lo importante es sensibilizar a la administración pública de la necesidad de disponer de normativa específica de uso de los bienes públicos para rodajes, pero siendo la carencia de normas un problema importante, la actitud mayoritaria es favorable a buscar soluciones por interés público”.

Las solicitudes para rodar en espacios como la Alcazaba de Almería o las ruinas de Itálica se presentan directamente a las Delegaciones Territoriales, que resuelven negativamente en el caso de que “no se considere adecuada la petición o no se garantice la correcta utilización del lugar”. “Si lo estiman conveniente, por las características del proyecto, la decisión pasaría por la Comisión Provincial de Patrimonio”, añaden desde la administración autonómica.

Las administraciones siempre resaltan la promoción turística que suponen estos rodajes, y en el caso de Sevilla, la propia norma recoge que es un motivo para eximir del pago de la tasa. “Los rodajes son un reclamo para el turismo, a nivel nacional e internacional, y ese impacto en el exterior es un intangible difícil de medir pero que redunda en gran beneficio”, dicen desde la Junta de Andalucía.

Rosado señala que el “punto de discrecionalidad” se equilibra con una “ponderación de la naturaleza del rodaje”. “Objetivar esto es muy difícil”, reconoce: “Se trata de una negociación pensada para el mejor fin posible: que se mantenga el bien, se fidelicen los rodajes y no crear unas normas imposibles de asumir por parte de los que tengan menos presupuesto, que son la mayoría”.

Según el ayuntamiento de Sevilla, la inversión en rodajes en la ciudad superó en el primer trimestre de 2018 las cifras de todo 2017, con seis millones de euros y 33 producciones. Para Málaga Film Office, el primer semestre de 2018 fue “histórico”, con 109 proyectos audiovisuales realizados y una inversión directa de 9.986.000 euros.

‘Wonder Woman 1984’: una donación 18.000 euros

Este  margen para la discrecionalidad y la disparidad de criterios provoca situaciones como la que reveló el entonces consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, cuando visitó en Almería el rodaje de Wonder Woman 1984: la productora ha prometido donar 18.000 euros para “la conservación y la investigación” del monumento, que quedó cerrado al público entre el 5 y el 10 de septiembre. Desde la Consejería citan un precedente: la productora de la serie Allí Abajo se hace cargo de algunos gastos de mantenimiento del Palacio de Monsalves, en Sevilla. Rosado añade otro: “Cuando Ridley Scott rodó El Reino de los Cielos se estableció como compensación el arreglo del Patio de las Doncellas”.

La ausencia de regulación autonómica permite utilizar este margen de maniobra para establecer compensaciones específicas. No existe tasa específica por rodar en La Alcazaba (sí la hay por su uso como cualquier otro espacio público), y esto permite pactar una compensación que se presenta como “donación”. “Se cede de manera gratuita el enclave monumental para el rodaje, pero al mismo tiempo se agradecen esas donaciones y el compromiso de las productoras para mejorar y conservar el patrimonio”, señaló el consejero en Almería.

El presidente de la Andalucía Film Commission señala que es una medida “muy común en otros sitios”, con la ventaja de que “produce un beneficio en el entorno sin el inconveniente de tasas gravosas que desincentivan”. Por su parte, el director de La Alcazaba no ha respondido a las llamadas con las que FilmAnd pretendía conocer si hubo negociación previa a la donación y el destino de la misma.

La Alcazaba es un enclave con su propia historia en el mundo del cine. Cleopatra (Joseph L. Mankiewitz, 1963), Patton (Franklin J. Schaffner, 1970), El Viento y el León (John Milius, 1975), Conan el Bárbaro (John Milius, 1982), Indiana Jones y la última cruzada (Steven Spielberg, 1989) y la sexta temporada de Juego de Tronos se han rodado en parte en la ciudadela, cuya construcción ordenó Abderramán III en el año 955.

En los últimos dos años, al menos una quincena de rodajes han pasado por sus instalaciones, sin que se conozca donación alguna. En el caso de Wonder Woman, la propuesta de la productora fue aprobada por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de Almería en julio, según informó Europa Press. El rodaje en la provincia andaluza estaba decidido desde finales de junio, tal y como adelantó Filmand.

El dinero que deja un rodaje en la ciudad y la venta internacional del destino son argumentos para permitir el uso privativo de monumentos históricos protegidos por unos días. En este sentido, todas las administraciones consultadas resaltan la obligatoriedad de suscribir un seguro de responsabilidad civil que cubra cualquier daño en el monumento. Sin embargo, la potestad de ceder el espacio, cerrarlo y cobrar por ello sigue siendo discrecional, y varía según el monumento y la administración encargada de gestionarlo y protegerlo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *