El documental ‘Descubriendo a Otto: El cónsul que desafió a Hitler’ de Ricardo Barby recupera la memoria de Otto Engelhardt, quien tras su enfrentamiento contra Hitler, murió asesinado por las tropas de Queipo de Llano durante la Guerra Civil Española

Ignacio Gutiérrez Torrejón
4 Jun 2019
Ignacio Gutiérrez Torrejón

El documental dirigido por Ricardo Barby Descubriendo a Otto: El cónsul que desafió a Hitler recupera la memoria de Otto Engelhardt, un ingeniero alemán que en 1894 llegó a Sevilla para dirigir la Compañía Sevillana de Electricidad, actualmente Endesa. Tras su enfrentamiento con Hitler, murió asesinado por las tropas de Queipo de Llano durante la Guerra Civil Española. En esta entrevista, Barby nos explica cómo surgió este proyecto de AlandaMedia y por qué es importante hoy recordar la figura de este cónsul alemán.

 

¿Qué va a encontrar el público de este documental?

Queremos dar a conocer la figura de Otto Engelhardt, un héroe desconocido en Sevilla. Fue el primer director de Sevillana Electricidad y acabó siendo cónsul. Ese momento cambió su vida y a partir de entonces empezó a tener una serie de implicaciones con el gobierno de Alemania, como por ejemplo ser espía durante la I Guerra Mundial.

¿Qué ocurrió con Otto Engelhardt? ¿Por qué es un héroe?

Unas obligaciones que iban en contra de sus ideales provocaron desavenencias con el gobierno Alemán y esto desembocó en un ataque constante de Otto, primero contra la República de Weimar y después, contra el nazismo de Hitler.

 

Y el fascismo, precisamente, lo asesinó.

Esa crítica provocó una persecución sobre Otto. Tenemos documentos en los que se demuestra que a partir de 1928 una Gestapo primigenia lo tenía vigilado. El cerco se estrechó sobre él cuando el cónsul nazi Draeger llegó a Sevilla. Otto escribía artículos en la prensa en contra de Hitler y además, ayudó a escapar a algunos republicanos de Alemania. Cuando Queipo de Llano entra en Sevilla, le dan caza y lo fusilan sin miramiento ninguno.

Un momento del rodaje del documental 'Descubriendo a Otto'.

Un momento del rodaje del documental ‘Descubriendo a Otto’.

¿Cómo surgió la idea de rodar este documental?

Yo trabajaba en un proyecto sobre personajes extranjeros en Andalucía durante la Guerra Civil y apareció el nombre de Otto Engelhardt. Había muy poca información en la Wikipedia. Un par de semanas después fui a una exposición sobre familiares asesinados o desaparecidos durante el franquismo en la que había una foto de la familia Engelhardt. Ahí conocí a Ruth, la biznieta de Otto, y empezamos a ver que el personaje tenía suficiente enjundia para hacer un documental.

 

Creo que han sido tres años de trabajo, ¿cómo fue el proceso de investigación?

Otto es un personaje sobre el que no hay nada publicado. Lo único que teníamos era el testimonio de su familia, unos cuantos apuntes sueltos y su libro Adiós Alemania. En el documental contamos con la ayuda de Carlos Font, que ha sido el primer historiador que ha trabajado el personaje de Otto.

¿La familia de Engelhardt ha colaborado en la realización del documental?

El apoyo de la familia ha sido fundamental. Desde el primer momento nos dieron los artículos escritos por Otto. Gracias al trabajo de Carlos hemos conseguido documentación que la familia desconocía, como por ejemplo el periodo dedicado al espionaje. El documento que más me ha llamado la atención fue una carta que Otto le escribió a Hitler criticando, en 1934, el cariz que empezaba a tomar el fascismo.

 

¿Por qué fue importante Otto y por qué es necesario recuperar su figura?

Un personaje como Otto me llama la atención hoy día porque vivimos en una sociedad cada vez más polarizada en la que casi todo es un Madrid-Barça. Me gusta el hecho de que a pesar de ser un ciudadano burgués, nunca se manifiesta a favor de un partido, solo dice que es demócrata y republicano. Con sus propios medios defiende sus ideas y se enfrenta a todo un régimen como el nazismo.

Se trata de una historia desconocida de Andalucía… ¿por qué no se conoce más?

Días después de fusilarle, la legión Cóndor tomó su casa como cuartel general. Ese es el primer paso para eliminar su memoria durante los cuarenta años de franquismo. La propia familia tenía miedo de hablar sobre Otto. Sé que su nieto intentó publicar un libro en los años setenta con la compañía Sevillana de Electricidad y al final le dijeron que no se iba a hacer porque era un rojo fusilado y que cuidado con lo que estaba haciendo.

 

¿Cómo fue la producción y el rodaje?

Teníamos un presupuesto reducido y conseguimos hacer el documental gracias a la aportación de Canal Sur. Intentamos buscar una línea narrativa paralela al documental que reforzara la tesis de Otto. Si Otto fue una persona que siempre puso sus ideas y sus acciones por delante, por el contrario, nuestro protagonista es alguien que podía haber hecho más y a día de hoy se arrepiente, aunque intenta redimirse contando la historia de Otto.

 

¿Dónde podrá verse? ¿Qué recorrido tendrá este documental?

Esperamos que a finales de año se emita en Canal Sur. Hicimos un preestreno en San Juan el pasado mes de abril que funcionó muy bien y ahora lo hemos presentado en varios festivales, pero todavía no tenemos nada cerrado que se pueda confirmar.

Ricardo Barby durante el rodaje de 'Descubriendo a Otto'.

Ricardo Barby durante el rodaje de ‘Descubriendo a Otto’.

¿Qué proyectos tienes actualmente?

Ahora mismo intento alejarme del documental histórico y busco otro tipo de proyectos. Estamos desarrollando un largo sobre el estado actual de la salud mental. Llevo muchos años haciendo temas de memoria histórica y me apetecía probar otro tipo de proyecto un poco más actual y que pudiéramos rodar de otra manera.

 

¿Cómo ves el presente y el futuro del audiovisual andaluz?

Pues la verdad es que muy raro. Ha habido un momento en el que parecía que la cosa repuntaba y había muchos proyectos y trabajos. Si esto se estanca no será por falta de talento, porque creo que tenemos a los mejores profesionales probablemente de Europa que van a seguir tirando adelante. Quizás no se trata de una cuestión artística, sino de producción. Debemos sentarnos y buscar otras opciones de financiación que nos permitan salir de la esfera de la subvención.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *