El libro del agua
Ignacio Gutiérrez Torrejón
7 Feb 2019 - Ignacio Gutiérrez Torrejón

La comunidad educativa del CEIP San Isidro de Huétor Tájar en Granada ha participado en el rodaje de ‘El libro del agua’, un filme con mensaje medioambiental grabado de forma casera

Más de quinientos escolares del CEIP San Isidro de Huétor Tájar, de entre 3 y 18 años, han participado desde septiembre del 2017 en la grabación de la película El libro del agua, una historia que alerta sobre el cambio climático y quiere concienciar sobre el cuidado del medio ambiente y la limpieza de los océanos. Se estrenó el pasado domingo 3 de febrero con un lleno del Palacio de Congresos de Granada. Asistieron más de 1.700 personas y se fletaron autobuses desde el municipio del poniente granadino a la ciudad.

Según explica Juan Ramón Molina, director del colegio y ‘alma mater’ de la iniciativa, la idea de rodar esta película surge de un programa anterior llamado Proyecto Agua dedicado a concienciar al alumnado en la necesidad de cambiar los hábitos de vida, intentar reciclar y reutilizar para conseguir que el impacto en los océanos sea el menor.

“En principio íbamos a hacer un pequeño documental, pero después nos pusimos en contacto con un muchacho del pueblo que es aficionado al cine y a través de él empezamos a hacer el guion Jonathan CR y la verdad es que ha sido el motor que nos ha impulsado a trabajar el equipo”, comenta el director del centro. No obstante, este proyecto se complementará con un la edición de un libro con el guion adaptado de la película y un videoclip  en colaboración con la banda Toom Pak, que tocan percusiones con instrumentos reciclados.

Todo el alumnado del centro educativo participó en una escena colectiva.

Todo el alumnado del centro educativo participó en una escena colectiva.

Durante más de dos años los escolares y sus profesores han grabado un film para concienciar sobre los peligros del cambio climático y la necesidad de proteger el medio ambiente. La película tiene 70 minutos de duración está grabada completamente con medios caseros. “El guion lo escribió Jonathan y los maestros y el alumnado hemos sido su equipo”, comenta Molina.

“Hicimos un casting para buscar a los protagonistas, pero ha participado todo el alumnado y sus familias porque hay una secuencia colectiva donde uno de los protagonistas se pone unas gafas virtuales y el centro educativo se convierte en un enorme océano”.

Jonathan CR durante un momento del rodaje con una de las alumnas protagonistas.

Impacto educativo: un antes y un después

El impacto de este proyecto educativo y creativo ha supuesto un antes y un después en todos los que han participado según afirma el director del centro. “Hemos vivido día  a día el mensaje de la película, que es muy claro: el cuidado del medio ambiente, el trabajo en equipo y el cuidado de nuestros océanos, y eso nos ha cambiado completamente la vida y la menara de ver las cosas”, comenta.

Por su parte, la concejala de Educación del Ayuntamiento de Huétor Tájar, María Dolores López, señala que para el municipio “esta película es un auténtico orgullo, ya que en ella se ha volcado todo el colegio, y el resultado ha sido sencillamente espectacular”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *