avila
15 May 2019 - Alejandro Ávila

El productor Pablo Carrasco es fundador de Proamagna y el artífice del éxito de ‘Mi casa es la tuya’, el programa conducido por Bertín Osborne en Telecinco. Tras haber dirigido Canal Sur, reconoce que le gustaría producir para la televisión autonómica, “porque somos productores y somos andaluces”

Durante cuatro años fue la cara más visible de Canal Sur. No porque fuera un presentador de éxito, sino por haber llevado las riendas de la televisión autonómica en plena crisis. Pablo Carrasco sigue hoy en día muy pendiente de audiencias, presupuestos y equipos de trabajo, pero lo hace ya desde la empresa privada. Su productora lleva nombre de barco invicto: Proamagna.

Debe haberle dado suerte, porque desde hace unos años es el productor que se encuentra tras el éxito de Mi casa es la tuya, el programa en el que Bertín Osborne, que se emite los viernes por la noche en Telecinco, ha hablado de lo divino y lo humano con presidentes del gobierno, futbolistas, actores o cantantes.

Desde República Argentina, la gran avenida sevillana, Carrasco lidera una productora cien por cien andaluza, compuesta por una treintena de profesionales de la comunicación, como periodistas, guionistas, realizadores, productores, informáticos, técnicos de sonido…

Tras cuatro años de emisión, es la única productora que tiene en estos momentos un programa en el prime time de una cadena de televisión nacional y que ha logrado un éxito “rotundo”, fruto del talento de sus profesionales, la química del presentador con los invitados y el esmero en esos detalles que terminan bordando un producto, que, en su regreso, tras un paréntesis de algunas semanas, ha logrado ser líder de audiencia con un 19,2% de share.

 

Llevas 30 años trabajando en televisión. ¿Qué ha cambiado en estas tres décadas?

Han cambiado la oferta y los hábitos. Cuando empecé solo había televisión pública y los espectadores le dedicaban el 100% de su tiempo, ahora solo el 23%. Casi el 80% del share es para televisión comercial. Cada vez se consume más televisión online y en diferido pero la televisión generalista en abierto sigue teniendo mucho presente y futuro a pesar de los agoreros que decían que iba a desaparecer.

 

¿Cómo y por qué creaste Proamagna?

La creé en 2005, al salir de Televisión Española. Tuvo una actividad mínima, porque muy pronto me nombraron director general de RTVA. La dejé inactiva y la reactivé cuando dimití. Cuando decidí dejar RTVA, busqué socios y entraron Luis y Emilio Castro. En el arranque solo estaba yo, pensando en proyectos, formatos y ofreciéndoselo a las televisiones.

 

Pablo Carrasco. Fotos: Gerardo Morillo

¿Cómo son los profesionales y el equipo que trabaja contigo en Proamagna?

Son un grupo joven con mucho talento, experiencia y motivación y sobre todo ilusión. Te diría que todos son andaluces, pero no porque lo pongamos como condición. Hay gente muy joven y gente con una experiencia importante en el mundo de la televisión, pero sobre todo con mucho talento. Hay mucha dedicación, ilusión y motivación porque las cosas salgan bien. Durante muchos programas de Mi casa es la tuya, quedábamos todos y veníamos a verlo a la oficina, con cerveceo y tapas. Creo que denota una motivación especial.

 

Como empresario, ¿cuáles dirían que son las cualidades que te definen?

Creo que soy muy respetuoso con la gente y tengo cierta habilidad para sacar lo bueno de las personas. Creo que también soy muy impulsivo, eso es bueno y malo: haces de detonante, pero también eres inconstante. Si algo me motiva, pego el empujón, pero luego le digo al equipo que sigan ellos.

 

Fuiste director general de RTVA y hace seis años presentaste tu dimisión, aunque te quedaban dos años de mandato. ¿Tu dimisión fue fruto de esa impulsividad?

No, fue una decisión superreflexionada. Muy pensada y decidida con mucho tiempo. No fue una decisión impulsiva porque afectaba a muchas cosas, era una decisión muy trascedente para la empresa y para mi vida. Soy muy impulsivo pero muy responsable.

 

“Para conseguir el éxito en televisión hay que cuidar todos los detalles al máximo”

¿Cómo recuerdas aquel momento? ¿Acertaste en tiempo y forma?

Visto seis años después, creo que fue una locura que era muy difícil que saliera bien pero afortunadamente salió estupendamente. En la parte que concierne a la RTVA, creo que hice bien yéndome. Esperé a que la empresa tuviera cierta estabilidad, adelgazando los gastos y asegurando la financiación pública. En cuatro años, redujimos los gastos en 90 millones de euros, adaptándonos a una crisis brutal. Fue una etapa durísima y dificilísima y cuatro años me pareció más que razonable: lo que tenía que hacer, ya lo había hecho.

 

¿Cómo vivió que se usara la televisión pública como arma política arrojadiza?

Lo viví con incomodidad, sobre todo al principio. Unos y otros creían que podían conseguir votos usando la televisión pública como arma arrojadiza. Creo que los medios públicos deberían estar fuera del debate político, aunque para eso deben hacerlo bien.

 

Después de un paréntesis, este pasado viernes ha vuelto a la parrilla el programa, ¿cómo han sido los resultados?

Hemos vuelto con Jorge Javier Vázquez de invitado. Ha sido nuestro mejor estreno y hemos sido líderes de audiencia desde el principio hasta el final del programa, con 19,2% de share. Es nuestro mejor dato desde febrero de 2017, cuando tuvimos a Joaquín, el jugador del Betis. Ha sido un éxito estupendo y todos estamos felices: el equipo, Jorge Javier, la cadena.

 

“El talento, la experiencia y la ilusión “son tres conceptos que definen bien el equipo que conforma Proamagna, nuestra empresa”

¿Es la primera vez que una productora andaluza sitúa un programa de manera estable en el prime de una tv nacional (Mi casa es la tuya) y la primera que vende un formato al extranjero?

Se han exportado formatos a otros países y hay antecedentes en televisión nacional, pero seguramente no ha habido hasta ahora un éxito tan rotundo en una cadena nacional.

 

¿Cuál crees que es la clave de su éxito?

La televisión es cuestión de detalles y de cuidar cada uno de ellos al máximo. Hemos conseguido una formula que tuvo mucho éxito desde el principio. Una de las claves es el conductor. Bertín (Osborne) es un crack que defiende el programa de maravilla. El programa está diseñado para él como un guante: hay una simbiosis entre formato y conductor. Además, hay un equipo que es irrepetible, que trabaja con ilusión y motivación. Aparte de los invitados, que son buenos y generosos. Es muy importante el trato con ellos. Estos son los elementos que hacen que sea un éxito.

Cuando entrevistasteis a Mariló Montero, se habló precisamente de esos detalles.

Fue el primero que se grabó y ella fue hipergenerosa. Vino jugándosela, lo hicimos y fue maravilloso. Había una relación de complicidad y yo creo que el hecho de ser andaluces ayuda un poquito.

 

¿En qué sentido?

Sin caer en generalizaciones, creo que tenemos un estilo diferente. Establecemos una relación con nuestros invitados que les hace sentir cómodos. Seguramente tenga que ver con la forma de ser del andaluz.

 

“No hay nada más importante que la audiencia; es la respuesta de los espectadores a nuestro trabajo”

¿A qué invitados veremos en los próximos meses?

A Alejandro Sanz, María Jiménez, El Puma, Omaita y Antonia (los famosos personajes de Los Morancos), Marta Sánchez, Carlos Baute, Juan José Padilla y Tamara Falcó.

 

¿Personalmente, qué invitado te ha sorprendido más de Mi casa es la tuya?

El programa que más me he divertido haciendo ha sido el primero con Joaquín, su madre es maravillosa, llorábamos de risa. Me sorprendió mucho Plácido Domingo, por lo afable y cómodo que era estar con él. También me ha sorprendido mucho Jorge Javier: generoso, simpático y atento con el equipo. Pero es injusto destacar solo algunos; todos, los más de 100 que han pasado por el programa han sido estupendos.

¿Qué programa de Mi casa es la tuya te ha dejado más satisfecho, al margen de su audiencia?

Al margen de la audiencia es difícil valorar nada: la audiencia es la respuesta de la gente a tu trabajo. Si nadie lo ve, no voy a estar satisfecho nunca. El que más satisfecho me ha dejado ha sido el que grabamos con Alejandro Sanz, Iker Casillas, Antonio Banderas y José Andrés, aunque Iker no pudo despegar por la niebla y estuvo en facetime creo que será irrepetible que cuatro españoles de ese nivel vuelvan a estar juntos en un programa de televisión. Era algo que no había pasado nunca en la historia de la televisión y al equipo nos hizo sentir muy orgullosos.

 

“Una de las claves del éxito de ‘Mi casa es la tuya’ es la simbiosis entre el formato y el conductor del programa, Bertín”

¿Qué criterios seguís para elegir a los invitados?

Tienen que ser conocidos por la mayoría del público y que tengan historia que contar. Tienen que ser invitados que pensemos que al espectador le puede apetecer dedicar dos horas de su vida a verlo en televisión junto a Bertín.

 

En la reciente campaña electoral hemos visto en ‘Mi casa es la tuya’ a Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal ¿Qué pasó para que no quisieran ir Pedro Sánchez y Pablo Iglesias?

Se lo tendrías que preguntar a ellos. Invitamos a los cinco, pero solo vinieron tres. Son libres de aceptar y nosotros solo podemos respetar su decisión y reaccionar para hacerlo lo mejor posible con los que habían aceptado; era un reto. Había que explicar, con una campaña intensa, que habíamos invitado a los cinco. Hubiera sido mejor con los cinco, pero estuvo bien con los tres.

¿Te molestó?

No te puedo decir que sí, aunque me hubiera gustado que vinieran.

 

¿Crees que se equivocaron?

Habría que preguntarles a ellos. No me corresponde valorar si hicieron bien o mal.

 

¿Te recordó de alguna manera esa negativa a cuando siendo director general de RTVA, en 2012, Javier Arenas se negó a acudir a un debate en la cadena pública en la que estaba convocado junto a Griñan y Valderas?

Con muchas diferencias, pero si me recordó; yo pensaba que nunca volvería a vivir algo parecido. Aquello si fue muy duro para mí, viví como un fracaso que el líder de la oposición, y al que las encuestas daban como ganador, no quisiera venir a la radiotelevisión pública.

 

¿Volverás a intentar que acudan al programa o, de momento, queda descartado?

Sí, me encantaría. Pedro Sánchez estuvo ya, pero sería estupendo que volviera como presidente. A mi y a Bertín también nos encantaría que viniera Pablo Iglesias.

 

Supongo que verás o te llegarán los memes que con frecuencia circulan por la red sobre Bertín Osborne. ¿Cómo las tomas? ¿Favorecen la popularidad del programa?

Algunos son graciosos y me río. Otros faltan a la verdad y son irrespetuoso y esos me cabrean mucho. Hay gente que ha descubierto que hablar de Bertín con un titular dramático y ofensivo les da clics. Creo que la libertad de expresión no debe amparar la falta de respeto y la mentira.

 

¿Cómo es tu relación con Bertín?

Somos amigos, trabajamos juntos y disfrutamos de un programa de éxito que nos gusta. Yo lo respeto como profesional y creo que él me respeta a mí. Somos un matrimonio profesional bien avenido. Estamos cómodos y a gusto.

 

“Claro que me gustaría producir para Canal Sur, porque somos productores y somos andaluces”

Eres experto en audiencias. ¿De qué manera alimentan las redes sociales la popularidad y el éxito de un programa?

Es muy útil para promocionar y crear expectativas, pero el movimiento en redes no tiene nada que ver con el dato de audiencia.

 

¿De qué manera te ha ayudado tu formación como experto en audiencias a crear formato?

Ha sido clave en mi desarrollo profesional. Hay pocas cosas más importantes que aprender a analizar el comportamiento de tu cliente. Se me daba bien y tuve la suerte de que mi formación como psicólogo también me ayudara.

¿Estás preparando algún proyecto para Canal Sur? ¿Te gustaría hacerlo?

Me gustaría producir para Canal Sur, porque somos productores y somos andaluces. Hasta ahora no les he ofrecido nada, por una cuestión que creo que se entiende fácilmente. A Joaquín Durán lo nombré yo subdirector general, y aunque no hay incompatibilidad, sí me da cierto pudor, porque se podría interpretar mal y eso no sería bueno, ni para la RTVA, ni para Joaquín, ni para mí. Cuando esa circunstancia no sea así, llevaré cosas que tenemos preparadas.

 

“Estamos trabajando en un proyecto de ficción que pronto podremos dar a conocer”

¿Son económicamente viables las televisiones públicas autonómicas?

Comercialmente no lo son. Esto no es una opinión es la constatación de una realidad. Una vez que no lo son, dependen de los objetivos que le marque la administración de turno y los recursos de los que las doten. Es necesaria una reflexión sobre qué se quiere de ellas. Con las televisiones autonómicas se hace demasiada política y se utilizan de arma arrojadiza. Debemos reflexionar sobre qué servicios queremos que preste, como por ejemplo la difusión de la imagen de la comunidad en el exterior. Una vez que se definan los objetivos hay que dotarlas de los recursos necesarios para cumplirlos.

 

¿En qué deben parecerse y diferenciarse una televisión pública y privada?

El espectador es lo primero tanto en una como en otra. Estoy en desacuerdo con que la televisión pública no tiene que estar pendiente de la audiencia. En cualquier tarea de comunicación, tienes que estar pendiente de tu audiencia. Los objetivos son diferentes, pero la preocupación debe ser la misma. Creo que una diferencia debe ser que la televisión pública no debe pujar por los derechos de productos audiovisuales que la televisión privada quiere.

 

¿Se hace televisión de calidad en España? ¿Qué se podría mejorar?

Siempre he defendido que se hace televisión de calidad en España. Veo un nivel de calidad brutal, tanto en ficción como en programas de entretenimiento. Solo hace falta ver los éxitos internacionales que tenemos, que son muchos.

 

¿Te gustaría producir ficción o prefieres continuar haciendo entretenimiento?

Estamos trabajando en una serie de ficción que seguramente se conocerá pronto y por supuesto pretendemos seguir haciendo entretenimiento.

¿Cómo ves el fenómeno de las plataformas de streaming?

Es buenísimo que haya más operadores y eso es lo que supone la presencia de Movistar y Netflix y su apuesta por la ficción y ahora también por el entretenimiento. Nunca se había producido tanta ficción como ahora.

 

¿Cuál dirías que es la situación actual del sector audiovisual andaluz?

En el mundo del cine ha habido unos éxitos brutales, tanto de series como de películas. En televisión, hay un problema de dependencia de Canal Sur para casi todas las empresas: esa es una asignatura pendiente que hay que resolver. Ha habido una crisis brutal que afortunadamente se superó, ha llegado un momento en el que está casi todo el mundo trabajando y eso es buenísimo.

Fotografías: Gerardo Morillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *