La productora de ‘Cuando los ángeles duermen’ o ‘¿Quién te cantará?’, entre otras películas, participa en la sesión de Los Oficios del Cine que estará dedicada a la producción ejecutiva.

juan antonio bermudez
29 Abr 2019
Juan Antonio Bermúdez
ver trailer

Estudió filología y su primer contacto con el cine fue un programa de radio, antes de convertirse en una de las productoras andaluzas de referencia. Al frente de Áralan Films, Marta Velasco ha coproducido grandes títulos del cine español reciente, como Los niños salvajes (Patricia Ferreira, 2012), Oro (Agustín Díaz Yanes, 2017) o ¿Quién te cantará? (Carlos Vermut, 2018) y ha impulsado también proyectos propios como Asesinos inocentes (2015) y Cuando los ángeles duermen (2018), ambas dirigidas por su socio en Áralan, Gonzalo Bendala. Este mismo año la productora sevillana ha recibido el Premio ASECAN Josefina Molina en reconocimiento a su trayectoria, en el marco de los Encuentros de Cine Españaol de Jaén.

Marta Velasco estará este lunes 29 de abril, junto a Álvaro Begines y José Alba en la sesión que el ciclo Los Oficios del Cine le dedica a la producción ejecutiva, una actividad con asistencia gratuita previa inscripción en este formulario.

 

¿Como empezaste a trabajar en el cine?

Tras estudiar Filología, estuve viviendo una buena temporada en Reino Unido, primero en Oxford con una beca, y luego en Londres. Allí trabajaba en una hamburguesería y así podía pagarme un curso de inglés. Y en el mismo sitio en el recibía esas clases, vi por casualidad que impartía un curso de producción de cine John Peverall (productor de Kramer contra Kramer y de El cazador, entre otras películas). A mí siempre me había encantado el cine y ahí descubrí la producción como un oficio, pero lo seguía viendo como algo muy lejano.
Cuando volví a España, estuve trabajando en ‘Todo cine’, un programa de radio que se hacía en la antigua Antena Sevilla, primero como becaria y luego en el departamento de producción. Ahí conocí  a Gonzalo Bendala y a Manuel J. Rodríguez, que estaban haciendo entonces sus primeros cortometrajes, y empecé a colaborar con ellos. Vi que podía encontrar un lugar en el que empezar a aplicar todo lo que había visto en el curso de Londres. Gonzalo había sido uno de los fundadores de MundoFicción, pero algún tiempo después dejó esa productora y me propuso hacer una empresa juntos. Así montamos Áralan Films y nuestro primer corto juntos fue Días rojos (2004).

Marta Velasco junto a Javier Paisano, presidente de ASECAN, en la entrega del Premio ASECAN Josefina Molina.

Marta Velasco junto a Javier Paisano, presidente de ASECAN, en la entrega del Premio ASECAN Josefina Molina.

 

¿Empezasteis entonces a hacer cortos?

Sí, nuestra primera estrategia fue empezar con cortos, sobre todo de animación. Y una vez que vimos que la empresa fue teniendo cierta solidez y liquidez, fuimos haciendo también documentales, hasta llegar a nuestro primer largo de ficción, que fue la coproducción Los niños salvajes (Patricia Ferreira, 2011).

 

Si tuvieras que explicarle a alguien en qué consiste el trabajo de una productora ejecutiva, ¿qué le dirías?

Pues mi trabajo está en apostar por una historia, desde su guion, en presupuestarla y hacer un plan financiero, que es el puzle necesario para saber cómo vas a conseguir dinero para hacer la película. Eso es lo que más me gusta de mi trabajo: montar una estrategia. Un plan financiero siempre es una previsión de cómo quieres conseguir el dinero, pero luego puede haber giros, sobre todo en este momento en el que vivimos muchos cambios, con las plataformas. Puedes estar pensando una película para financiarla con un modelo clásico y de repente encontrar otras vías de financiación.

Una vez que tienes armada la financiación y tienes a las personas que se van a encargar del guion y la dirección, lo que haces es rodear a esas personas del mejor equipo. Y hay que transmitirles cuál es la película que se puede hacer con el presupuesto que se ha conseguido. En ese sentido, yo me implico mucho en la parte creativa también, hasta el final.

 

¿Vas mucho a los rodajes?

Sí, suelo ir a diario. Primero, porque me gusta estar en contacto con todo el equipo, con todos los departamentos. Creo que es muy importante, eso se ve al final. Y segundo, porque también trabajo a veces como directora de producción y me gusta llevar un cierto control sobre cómo se están ejecutando las cosas.

 

¿Y qué papel juegas también en el diseño de la distribución?

Se da la circunstancia de que para optar a las subvenciones de instituciones como el Ministerio de Cultura o la Junta de Andalucía, uno de los requisitos que te ponen es que tengas cerrada la distribuidora desde el principio del proyecto. Lo positivo que tiene eso es que la distribuidora ya orienta cómo se va a vender la película y qué repercusión va a tener, hacía qué publico se va a dirigir o en qué época del año va a salir. Por ejemplo, con ¿Quién te cantará? sabíamos desde el principio que no a iba a salir en centros comerciales, porque la distribuidora ya nos marcaba que el público que iría a ver esa película era más de salas pequeñas. Desde sus estudios de marketing, las distribuidoras llegan a aconsejar también a nivel creativo sobre aquello que hay que potenciar para llegar a determinado público.

 

¿Cómo ves la industria audiovisual andaluza ahora mismo? ¿Qué necesita para asentarse y tener continuidad?

Yo creo que hace falta es que desde las instituciones nos tomen más en serio y que nos den más dinero. Una industria se mantiene con dinero. Para poder estar coproduciendo con otros productores nacionales e internacionales hace falta que se invierta dinero en el sector. Y entender que la cultura es enriquecimiento. Como decimos mucho, por cada euro de inversión pública en el cine, se recuperan a través de impuestos otros tres euros.
En el cine andaluz, haría un antes y un después marcado por La isla mínima. Esa película y Alberto Rodríguez han ayudado muchísimo a fortalecer la industria andaluza. Nos hemos ganado un respeto a nivel nacional, a partir de esa película. Y también hay que dar las gracias a Canal Sur y a la Junta, que han invertido, han creído en la calidad de los proyectos. Pero claro, eso no se puede parar. Si eso se para, todo lo que hemos hecho no vale para nada. Hay que darle continuidad a la inversión pública en el cine.
Por otro lado, últimamente está habiendo muchos cambios a nivel legal y político, cambios en las televisiones públicas, por ejemplo. Y eso está ralentizando muchos proyectos.

En Áralan, como en otras productoras andaluzas, soléis trabajar en coproducción.

Depende de cada proyecto. Tenemos tres modelos básicos. Hacemos producciones propias, como por ejemplo las de Gonzalo Bendala o la película que vamos a rodar ahora de Juan Miguel del Castillo. Son películas que nacen desde Áralan. Luego, nos llegan otras propuestas de empresas de fuera que van a rodar en Andalucía y se interesan en coproducir con alguna empresa andaluza. Así nos han salido proyectos con productoras como Morena Films o como Apache Films. Y por último, también están otros rodajes que vienen atraídos por el clima o por la variedad de las localizaciones que hay en Andalucía, y necesitan apoyo aquí. Ahora mismo estamos coproduciendo una película con Francia y Canada en la que vamos a recrear Las Vegas en Málaga.

Marta Velasco junto a Álvaro Begines, que nos acompañará en 'Los Oficios del Cine. La producicón ejecutiva'. Foto de Curro Medina.

Marta Velasco junto a Álvaro Begines, que nos acompañará en ‘Los Oficios del Cine. La producicón ejecutiva’. Foto de Curro Medina.

¿Te ha tentado alguna vez dirigir o escribir un guion?

Conozco mis limitaciones y no, no me ha tentado. Sí se me ocurren muchas ideas cuando estamos en la fase de desarrollo de los proyectos, pero para escribir un guion o ponerme detrás de una cámara no me veo capacitada.

¿Qué película de la historia del cine te hubiera gustado producir?

Soy muy de los ochenta, muy de Spielberg, y una de mis películas favoritas es E.T. Otra que me hubiese encantado es El padrino, me parece una obra maestra. Pero también me gusta el cine clásico. De pequeña era muy fan de Lo que el viento se llevó. Y de las películas de Billy Wilder y Frank Capra. En mi casa se ha visto mucho cine. Por otro lado, mi referente a nivel internacional como productora es Kathleen Kennedy, la productora de Lucasfilm.

 

¿Qué nos puedes contar de los proyectos en los que estás trabajando ahora?

Pues ahora estamos con la siguiente película de Valerie Lemercier, que es una directora y actriz conocida por Los 50 son los nuevos 30, que se produjo en España. Es una película que hacemos con las productoras francesas Rectangle y Gaumont. Y se va a rodar en Canadá, España y Francia. También estamos terminando de financiar La maniobra de la tortuga, la nueva película de Juan Miguel del Castilllo. Y con la siguiente de Gonzalo Bendala, que va a ser un thriller psicológico que se titulará Los sueños lúcidos. Y además tenemos otro proyecto del que ahora mismo no te puedo contar, pero que si todo va bien va a ser superbonito, pequeño, pero que dará mucho que hablar por su directora.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *