María León interpreta a Eva en ‘La lista de los deseos’, una comedia de Álvaro Díaz Lorenzo que trata de contar el día a día de una joven que se enfrenta al cáncer de mama con sus mejores amigas y una gran aventura. La actriz confiesa que una de las escenas «ha sido uno de los viajes más gordos que he vivido ante una cámara»

http://filmand.es/wp-content/uploads/2019/12/avila.jpg
14 Jul 2020
Alejandro Ávila

Elocuente, jovial. María León se enfrenta a la nueva extrañidad -que diría su compañero de reparto Salva Reina- con su vitalidad habitual. Es imposible ocultar que todo resulta extraño, que las mascarillas y la distancia de seguridad nos entorpecen la charla, pero la actriz sevillana la recorta, con su desparpajo habitual, para hablar de La lista de los deseos (Álvaro Díaz Lorenzo), la película española que ha reabierto la cartelera tras el estado de alarma y que ella protagoniza.

María León nos habla del viaje de Eva, una joven que descubre que tiene un tumor y emprende una aventura, para cumplir su lista de deseos vitales, mientras espera los resultados de la quimioterapia. Por el litoral gaditano, el Estrecho y tierras africanas le acompañan sus dos mejores amigas, interpretadas por Silvia Alonso y Victoria Abril. Hibridar la comedia y el drama, encontrar el tono, compartir set con un mito como Victoria Abril, pero, sobre todo, contar el cáncer con naturalidad han sido los retos a los que se ha enfrentado en esta película.

Foto: Julio Vergne

¿Cómo has preparado este papel?

Hice trabajo de guion con Álvaro durante quince días de ensayo. Lo adapté al hilo emocional de ella. Fue la preparación más dura. No quise informarme de nada (sobre el cáncer). Como mi personaje no sabía nada, quería ir descubriéndolo con ella paso a paso. Le suministré la información, paso a paso. Es una chica actual, independiente, con sus ilusiones, como montar una clínica veterinaria, y de pronto se encuentra con esta situación. Intenté cerrar bien. Era una responsabilidad contar la enfermedad y algo complicado, sabiendo que había tanta comedia. No quería pasar por encima, sino cruzar con ella, llevarla con conciencia y respeto. 

¿Has evitado algún tipo de prejuicio sobre la enfermedad?

He intentado evitar todo tipo de prejuicios, darle la humanidad justa y necesaria, que era lo que tenía que tener. El desconocimiento era lo que le hacía más humana. Cuando tienes conciencia, te asustas antes. 

Julio Vergne

¿Cuál ha sido tu escena favorita?

La rapada, porque fue una toma única. Pusieron la cámara y me dijeron: Haz que lo creas. Fue cuando los personajes de Eva y Carmen estuvieron más presentes, en esa intimidad de un cuarto de baño. Me sorprendí mucho con la reacción de Eva. Fue emocionante.

¿Tomó vida propia?

Desde donde yo la avisé y formé. Álvaro (Díaz Lorenzo) me dijo: Haz lo que necesites, lo que quieras. Me puse en la piel de ella y la dejé caminar. Llega a asustarse mucho, a tener compasión de ella misma, a reírse y empatizar con su amiga… y pasó por todo ese proceso en solo tres minutos. Fue un viaje importante. Fue uno de los viajes más gordos que he vivido ante una cámara.

¿Cómo ha sido trabajar con un mito como Victoria Abril?

Es una mujer con un talento que no le cabe en el cuerpo. Tiene mucha sabiduría, sabe de luz, cámara y tiene una pasión por el trabajo desbordada. Eso me lo he llevado a mi bolsillo: de su pasión, de lo que se implica, de lo que opina, he intentado llevármelo para mí. Es una mujer con mucha bravura. Con ella he terminado diciendo: Te quiero. Le dije que tiene que dirigir, porque tiene mucho conocimiento. 

¿Qué ha sido lo más difícil?

Lo más complicado fue esa secuencia en la que Eva se viene abajo y confiesa, de palabra, que no puede más y que se quiere morir. Por motivos técnicos, me tuve que adaptar a la carga emocional. Era de noche, íbamos tarde y lo hicimos prácticamente en toma única. Hicimos tres tomas, pero se montó la primera. Me tuve que adaptar, porque tenía la responsabilidad de darle un espacio y lo hice. Fue la noche que más sufrí. El resto del tiempo fue más de disfrute.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Estaba haciendo teatro antes de la pandemia. Tuve la suerte de hacer La pasión de Yerma, de Pepa Gamboa. Tenía muchas ganas de llevarlo por todo el país. Hice un poco de gira, estuve en el Lope (de Vega) en Sevilla y nos quedamos a las puertas de Madrid. Tenía un proyecto, pero todo se ha movilizado y pasado al año que viene.

Foto: Manu Trillo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *