Mª Angeles Robles
Mª Angeles Robles

El Señor liberto y los pequeños placeres, de la cineasta madrileña Ana Serret, se ha hecho con la Caracola Alcances 2018 al mejor largo documental, encabezando así un palmarés con una apabullante presencia de mujeres. El jurado del 50º Festival Alcances de Cine Documental de Cádiz ha valorado “la aparente sencillez” de una propuesta que ofrece una mirada íntima y conmovedora sobre la vejez y la capacidad del ser humano para regalarse con pequeños gestos cotidianos que le permiten seguir adelante. Serret, lleva al espectador a ese “tiempo final de la vida, pausado y silencioso” en el que “las memorias reaparecen como material de archivo”, como ha explicado Sara Mansanet en nombre de todos los miembros del jurado.

El señor liberto y los pequeños placeres

El señor liberto y los pequeños placeres

El director de Alcances, Javier Miranda, que se muestra satisfecho con el cambio de escenario del festival de este año y que asegura que el público ha crecido en cantidad y calidad –“aunque aún es pronto” para hacer balance–, dice haber “aprendido mucho”de la decisión del jurado de este año.

Las relaciones humanas, los conflictos personales y una mirada comprometida y limpia de prejuicios definen una línea común para las producciones ganadoras de este año. Así ocurre con la cinta presentada a concurso por Ekhiñe Etxeberria, Mikele, que ha sido galardonada en el apartado de mediometrajes. El jurado ha puesto de relieve su “forma directa, natural y sin prejuicios de acercarse a un proceso de cambio de sexo durante la adolescencia cargado de afirmación y positivismo”.

Silvia Rey, revelación de este festival

El corto Wan Xia, la última luz del atardecer de Silvia Rey ha sido, sin duda, una de las revelaciones del festival de este año. Rey se adentra en el club de la comunidad china del barrio madrileño de Usera para contarnos una historia cotidiana y aparentemente insignificante, pero que se revela como un valioso documento cultural.

El jurado, compuesto entre otros por el periodista de Filmand Juan Antonio Bermúdez, ha puesto de relieve cómo esta propuesta juega “con el artificio formal de manera ingeniosa y sugerente”. Silvia Rey llega al espectador con una propuesta que se debate entre “lo sugerente, lo serio y lo irónico”, que nos habla de los valores y costumbres de los chinos que viven y trabajan en nuestro país a través de situaciones cotidianas y de reflexiones más profundas, como el sentido de la vida. La directora se concentra en los colores, las formas y los sonidos para crear un universo sugerente y a la vez cercano.

El señor liberto y sus pequeños errores

Jurado del 50º Festival Alcances

Una de las dos menciones especiales del jurado en este apartado de corto documental ha sido para una de las cintas más impactantes presentadas en la edición de este año: Galatea al infinito, firmada por Julia Maura, Mariangela Pluchino, Ambra Riejnen, María Chatzi y Fátima Flores. Las autoras reflexionan, a través de una propuesta formal dinámica, asombrosa y a ratos desconcertante, sobre la relación que la sociedad establece con el cuerpo femenino, sobre la construcción histórica de un arquetipo de género en el que se obvian aspectos fundamentales y definitorios de ese cuerpo, creado, encorsetado, reducido y recreado para dar respuesta a una sociedad de preponderancia masculina.

‘Todas las mulleres que coñezo’, premio del público

Una de las propuestas más valientes del Alcances 2018 ha sido Todas las mulleres que coñezo, de Xiana Teixeiro, que ha sido reconocida por el público como el mejor largo de esta edición. Teixeiro, que presentó su película ante una sala prácticamente llena y con presencia mayoritaria de mujeres, ofrece una propuesta desgarradora en su sencillez, de una sinceridad aplastante, con la que demuestra el valor incuestionable del documental para retratar una realidad concreta y, en este caso, apremiante: la situación de miedo a ser agredidas en la que viven la mayoría de las mujeres.

Todas las mulleres que coñezo despliega un conjunto de testimonios directos sobre cómo se sienten mujeresde diferentes edades ante situaciones de violencia cotidiana. La alarmante verdad desnuda de estas historias personales va construyendo un relato común revelador y necesario.

Otra película que merecía haber obtenido uno de los galardones principales es Ainhoa, yo no soy esa, la sobrecogedora propuesta de Carolina Astudillo que ha obtenido el premio CIMA, una cinta formalmente arriesgada que reconstruye un relato de vida a través de material fílmico rodado por la familia de la protagonista. Astudillo consigue que ese relato personal, ciertamente conmovedor, trascienda de lo puramente individual para convertirse en un alegato sobre la libertad personal y sobre la posibilidad de aprender e identificarnos con la vida de los otros. Una propuesta profunda, bien urdida y que mantiene al espectador atento.

El único hombre que ha entrado en el amplio palmarés del Alcances de este año es Nicolás Cardozo Basteiro, que ha obtenido el Premio ASECAN “Julio Diamante” con su corto Porque la sal, al que entrevistamos en Filmand hace unos meses.

Se trata de una propuesta que bascula entre el esteticismo formal y el retrato objetivo de la vida de los pocos habitantes de una pequeña aldea almeriense junto a una salina en Cabo de Gata. Cardozo exprime la enorme belleza de un paisaje que parece casi de otro mundo y lo confronta con los parlamentos del puñado de ancianos que sobreviven, como reductos de tiempos mejores, en la aldea.

El director lanza sobre estos personajes una mirada cómplice y respetuosa. La belleza del paisaje se superpone a los rostros y a la piel de estos habitantes de un mundo en extinción.

Foto: ‘Todas las mujeres qué coñezo’


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *