redaccion
Redacción filmAnd

Ver “La Pasión en el cine: visiones heterodoxas (I)”

 

En nuestra segunda entrega de películas que tratan sobre la Pasión de Jesús o al menos la toman como excusa argumental, ofrecemos otros cinco títulos interesantes por su manera un tanto peculiar de acercarse a esta historia religiosa.

Monty Python’s Life of Brian / La vida de Brian (Terry Jones, 1979)

La cinta más famosa de los Monty Python logra algo que parece imposible, hacer reír a partir de la innegable tragedia de la Pasión. Y lo hace gracias a un recurso dramático genial: no contar la vida de Jesucristo sino la de otra persona, Brian, un judío que nace el mismo día que Jesús y que a lo largo de su vida es confundido en varias ocasiones con él.

La disparatada genialidad de los Monty Python salva así la ofensa profanadora para plantear con inteligencia una parodia del dogmatismo. Aún así, la película tuvo que afrontar graves críticas, campañas de protesta (que expandieron aún más su fama y su taquilla) y un órdago que estuvo a punto de cancelarla a tres días del comienzo del rodaje: el productor de EMI Films se negó a financiarla tras leer el guion y el músico George Harrison, amigo de los Monty Python, salvó finalmente el proyecto implicándose hasta el punto de hipotecar su casa y su estudio de grabación.

El resultado mereció la valentía de Harrison y millones de personas han salido del cine desde entonces silbándole al lado soleado de la vida.

Il ladrone / El buen ladrón (Pasquale Festa Campanile, 1980)

Mucho menos conocida que La vida de Brian, aunque con ciertas concomitancias y con la habilidad de acercarse a la Pasión en un registro paródico, El buen ladrón elige especular sobre la vida de un famoso “secundario” de los evangelios: el buen ladrón, crucificado junto a Cristo.

El escritor y cineasta Pasquale Festa Campanile (autor también de la novela) inventa así a un personaje llamado Caleb, un pícaro que se mueve como pez en el agua en los bajos fondos de Jerusalén, buscándose la vida como mago, y aspira a descubrir los “trucos” con los que Jesús convierte el agua en vino o multiplica los panes y los peces. Cuando Caleb decide estabilizarse y formar una familia, es apresado por un antiguo delito y condenado a la crucifixión, recorriendo así sus últimos pasos en paralelo a los de Jesús.


The Last Temptation of Christ / La última tentación de Cristo
(Martin Scorsese, 1988)

¿Qué hubiera pasado si Jesús hubiese aceptado una última “tentación” y en lugar de morir en la cruz hubiera llevado una vida corriente de un hombre de su época? De esa premisa parten el guion de Paul Schrader y la novela de Nikos Kazantzakis en la que se basa. El maestro Scorsese hizo con ese atractivo punto de partida una de sus películas menos personales, mucho más transgresora en el fondo que en la forma, academicista en cierto modo, pero que mantiene la tensión y el interés desde el primero al último de sus 164 minutos.

Como era previsible, los integristas boicotearon la película, llegando a causar altercados graves en algunos países (como el incendio de un cine parisino, con el resultado de catorce heridos) y estuvo prohibida durante varios años en Argentina, México y Chile. Pero el tiempo la ha consagrado como uno de los retratos más honestos de Jesús en la pantalla.

Jésus de Montréal / Jesús de Montreal (Denys Arcand, 1989)

La representación dentro de la representación, recurso habitual para retratar la pasión desde la perspectiva actual y establecer atrevidos paralelismos, marca también este drama canadiense que se ha convertido casi en un filme de culto. Daniel, un joven actor, recibe el encargo de una parroquia de Montreal de montar una representación de la Pasión. Asumiendo el papel de Jesús, irá reclutando al resto del reparto y terminarán montando una obra que contará con el favor del público pero que desagrada a las autoridades religiosas que le encargaron el montaje.

La película irá ahondando en una crítica a la interpretación tradicional de la figura de Jesús a medida que el protagonista va explorando más a su personaje y actuando como un nuevo mesías, convenciendo a su grupo para que juntos pongan en cuestión muchos de los valores actuales y hagan una actualización del cristianismo. 

Saint Oniisan / Las vacaciones de Jesús y Buda (Noriko Takao, 2013)

La humanización de dos de los referentes religiosos más implantados en todo el planeta se lleva al extremo en esta cinta de animación que cuenta el año sabático de Jesús de Nazaret y Sidarta Gautama, el Buda más famoso, que, cansados de los cielos, deciden volver a la Tierra y compartir piso en Tachikawa (Japón).

De ese punto de partida, surgirán situaciones que rozan (o pisan) el surrealismo, como una escena en la que ambos están en una piscina pública y Jesús, equipado con un flotador, le confiesa a Buda que no sabe a nadar, dando paso a varias revisiones de los episodios bíblicos acuáticos.

La estética estática del Kyoto Animation, estudio responsable de la película, revela la fidelidad al manga de Hikaru Nakamura en el que está inspirada, un autentico fenómeno de masas en Japón en 2013.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *