Ley del Cine de Andalucía.
Ignacio Gutiérrez

La motivación y el consenso han caracterizado la creación de la Ley del Cine de Andalucía. Su objetivo: conseguir un marco jurídico que regule la producción audiovisual para fortalecer la industria. Este martes 18 de diciembre la ley avanza un paso definitivo en su desarrollo: se debatirá en el Parlamento el texto definitivo tras la aprobación del anteproyecto de ley el pasado mes de noviembre en el Consejo de Gobierno. Por su parte, el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, confía en que el mismo consenso del sector se consiga con los grupos políticos y salga así adelante esta ley que ha definido en muchas ocasiones como “pionera”, situando a Andalucía como una referencia en España.

Por delante queda la aprobación definitiva de la ley en el Parlamento, cuyo desarrollo cuenta con un presupuesto previsto por la Consejería de Cultura de 48,7 millones de euros hasta el año 2022. Esta inversión repercutirá en la implantación en los próximos seis años de una Estrategia Andaluza para incentivar la creación y la producción cinematográfica, mejorar las condiciones de exhibición y fomentar la atracción de rodajes, así como la promoción y el acceso a festivales y mercados nacionales e internacionales.

Hasta ahora, el proceso de creación de la Ley del Cine de Andalucía ha sido la historia reciente de una demanda del sector que se vio materializada a finales de la anterior legislatura, propulsada por el éxito de películas como La Isla Mínima (2014) o Caníbal (2013) y por rodajes internacionales en escenarios andaluces, como el de la serie Juego de Tronos.


Una necesidad reclamada por la industria andaluza

Las medidas que recoge la Ley del Cine en Andalucía han sido consensuadas con el sector audiovisual, que por lo general reitera su importancia y necesidad. Hasta ahora, las declaraciones públicas han manifestado el entusiasmo de la profesión por iniciar una nueva etapa de producción, rentabilidad y, sobre todo, de “diálogo continuo” entre la administración y el sector, como ha identificado en repetidas ocasiones Olmo Figueredo, productor de La Claqueta. Y otros productores, como Gervasio Iglesias, de La Zanfoña, han ido reclamando en estos últimos años que la Ley del Cine consolide la necesidad de una estructura de apoyo institucional que no esté al arbitrio de la administración que gobierne en cada momento.

La promulgación es muy esperada también por los responsables de las principales asociaciones del sector. En ese sentido se ha manifestado repetidamente Javier Paisano, presidente de la Asociación de Escritores Cinematográficos de Andalucía (ASECAN), que cuando habló para FilmAnd hace unos meses concretó que esperaba del consejero “sensibilidad” y “comunicación permanente con el sector”. O el presidente  de la Asociación de Empresas de Distribución Audiovisual de Andalucía (AEDAVA), Rogelio Delgado, que en otra entrevista que nos concedió recientemente insistía en la importancia de trabajar coordinados como industria. “Tengo que entender que formo parte de una industria y que, o funcionamos todos, o yo no voy a funcionar tampoco”, asegura.

Ley del cine de Andalucía

La presidenta de la Junta reunida con el sector la Ley del Cine andaluz en el 2016

La cineasta sevillana Ana Rosa Diego, que ha sido otra de las participantes en la redacción de la Ley del Cine Andaluz, ha puesto el foco en sus declaraciones en el objetivo de la ley de promover la igualdad. “Si en España tan sólo el 7% de los cineastas son mujeres, el porcentaje en Andalucía es aún menor, así que tiene que ser una de las preocupaciones principales de este gobierno”, explicaba en unas declaraciones. Diego, además, es presidenta de la Asociación de Mujeres de los Medios Audiovisuales de Andalucía (AAMMA).

Una mayor presencia en la ley de los festivales es el reclamo del director del Festival de Cine de Málaga, Juan Antonio Vigar. En la misma línea se han manifestado José Luis Cienfuegos, director del Festival de Cine Europeo de Sevilla, y Manuel H. Martín, responsable del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva. Para este último, que también ha hablado con FilmAnd hace poco menos de un mes, “sería interesante la integración de todos los tejidos, desde los festivales a productoras, creadores, actores, profesionales de todas las disciplinas industriales, técnicas y creativas”.

Finalmente, Piluca Querol, directora de la Andalucía Film Comisión valora que además se tenga en cuenta el cine “hecho aquí”, según comenta en declaraciones recientes. “Son historias que se pueden contar en cualquier lugar pero que  hemos conseguido que se hagan aquí, con toda la repercusión económica y el prestigio que supone, y lo que es más importante contaron con profesionales de Andalucía y han repetido”.

la ley del cine

Fotograma de la película ‘La isla Mínima’ (2014)

Objetivos de la ley

El proyecto de ley prevé la creación de un sistema de financiación estable a través de la Cartera de Recursos Económicos para la Cinematografía y la Producción Audiovisual. Su labor: incentivar la producción cinematográfica y audiovisual, mejorar las condiciones de exhibición, y fomentar la atracción de rodajes, la distribución, la promoción y el acceso a festivales y mercados nacionales e internacionales.

La defensa de la igualdad de género y el aumento de la presencia de la mujer en las producciones futuras o la adaptación de las salas de cine para personas con movilidad reducida son algunas de las novedades de esta legislación. La nueva Ley del Cine incluye también medidas para impulsar la alfabetización audiovisual en las aulas, favorecer los rodajes en la comunidad y potenciar el desarrollo de nuevos públicos.

Destaca la creación del Consejo Asesor de Cinematografía, un órgano asesor que funcionará como un punto de encuentro entre los poderes públicos y la industria del cine. En el ámbito administrativo destaca la creación del Registro Andaluz de Empresas Cinematográficas y de Producción Audiovisual. También se prevé la constitución de una red de archivos con el fin de conservar el patrimonio en este ámbito.

 

Una oportunidad para Andalucía

Para el consejero, el cine es a día de hoy “una oportunidad para Andalucía” y las industrias cinematográfica y audiovisual, actividades clave tanto desde el punto de vista de la cultura como del económico, por lo que tiene que ser una de las bases, junto con la cultura en general, del crecimiento económico en el marco del nuevo modelo productivo de Andalucía.

Los últimos datos disponibles, correspondientes a 2016, indican que Andalucía cuenta con alrededor de 1.400 empresas dentro del sector audiovisual, de las que 625 están centradas en actividades cinematográficas y televisión. Estas sociedades generan unos 10.000 empleos directos y 20.000 indirectos. Por otro lado, el año pasado se batió en Andalucía el récord de número de rodajes, con un total de 1.336, que generaron un impacto económico de 118 millones de euros y dieron trabajo a unos 15.000 profesionales. También aumentó la cifra de salas de cine hasta llegar a las 561 (un 3% más que en 2015), con 15,5 millones de espectadores y una recaudación de 85 millones de euros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *