Secaderos. Rocío Mesa
avila
Alejandro Ávila

Una historia universal en la Vega de Granada. La realizadora granadina Rocío Mesa da el salto al largometraje de ficción, su ópera prima, con Secaderos. De momento, es un proyecto que cuenta con el apoyo de la productora sevillana La Claqueta y su paso por el encuentro de coproducciones francés Small is biútiful ha dejado con muy buenas sensaciones a su directora y su productor ejecutivo, Olmo Figueredo.

El foro hispanofrancés es, según palabras de Figueredo, el espacio ideal “para proyectos que tengan encaje con Francia. Es un encuentro pequeño e íntimo y nuestro proyecto ha despertado mucho interés de productoras y agencias de ventas”.

Rocío Mesa, que atiende a Filmand telefónicamente minutos antes de embarcar hacia Los Ángeles, donde reside y dirige la muestra L.A. OLA, Spanish Contemporary Cinema Showcase, explica que Secaderos “no es una historia autobiográfica, pero sí está basada en mis experiencias”. La granadina se crió hasta los 17 años en la Vega de Granada, una zona virgen de rodajes cinematográficos.

Rocío Mesa

Rocío Mesa

La película se llama Secaderos precisamente porque la historia transcurre “en la Vega de Granada, que está plagada de secaderos de tabaco. El tabaco era el monocultivo de la zona y dejó de ser rentable a finales del siglo XX, cuando se cortaron las ayudas de Europa. Estos secaderos han quedado como una huella en el paisaje que nos cuenta una historia. Ahora, estos edificios se están reutilizando: los jóvenes los utilizan para hacer fiestas, los niños para hacer aventuras y las agencias inmobiliarias para construir viviendas”, desgrana la directora.

Una historia de verano

Ese es el escenario en el que se desarrolla la trama de sus dos protagonistas: Julián, un niño de 7 años, y Nieves, una adolescente de 17. “Es la historia de un verano en la Vega de Granada. Julián es un niño que vive fuera de Granada y que viene de vacaciones al pueblo, donde encuentra su libertad. Nieves, en cambio, busca otro tipo de libertad, que no encuentra en el medio rural y que no quiere dedicarse a la agricultura”, explica su productor.

Rocío Mesa aclara que hay un poco de ella misma en los dos personajes. “A día de hoy sigo siendo Julián y Nieves. Todavía sueño con irme a vivir al campo y disfrutar de la naturaleza, pero cuando llegas a estas zonas rurales, sientes que te falta algo y que el pueblo se te queda pequeño”.

Secaderos. Rocío Mesa

Secaderos. Rocío Mesa

Mesa define su historia como “realismo mágico rural”, una historia en la que se mezcla el drama con el sentido del humor y con un gran protagonismo de la música, “que sirve de contraste entre lo rural y lo urbano. Hay copla, flamenco y música hecha con sintetizadores. A través de la música se explica esta relación de amor-odio con lo rural”.

El proyecto, que cuenta en palabras de la realizadora con un “guión bastante fuerte”, ha sido seleccionado también por los prestigiosos Sundance Institute y Sources 2, antes de llegar al encuentro Small is Biútiful, organizado por La Commission du Film d’Ile-de-France y la asociación Espagnolas en París, en colaboración con la revista Variety. El proyecto de Rocío Mesa ha participado en el encuentro francés junto a Espárrago (Julio Mazarico), Estela (Liliana Díaz Castillo), La hora de despertarnos (Asier Altuna), El practicante (Carles Torras) y Volare (Albert Arizza).

Secaderos. Rocío Mesa

Secaderos. Rocío Mesa

Máster de dirección en la New York Film Academy

Rocío Mesa estudió en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla y fue becada en 2010 por la Junta de Andalucía con una beca Talentia que le permitió hacer un máster en dirección de documentales en la New York Film Academy.

En Estados Unidos ha rodado varios cortometrajes (como Almon Loos, The Rocking Barber2011, sobre los peluqueros rockeros de Los Ángeles o Traffic in L.A. Sucks, 2011), seleccionados en numerosos festivales, además de trabajar en el departamento de postproducción de la New York Film Academy y como encargada del departamento de vídeo de la International Documentary Association.

Define su primer documental, Orensanz (2013), como “la antítesis del biopic”, y sigue la esquiva estela del artista contemporáneo Ángel Orensanz. Su estreno mundial tuvo lugar en el SEFF y tuvo una excelente acogida y un destacado recorrido internacional, con presencia en festivales como Alcances o el BAFICI, además de una nominación en los Premios ASECAN.

En la actualidad, continúa con su labor de gestión vinculada al audiovisual, como directora de la muestra L.A. OLA, Spanish Contemporary Cinema Showcase.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *