Juan Gabriel García
Juan Gabriel García

Desde el 13 de julio La Alcazaba de Almería se puede visitar de una forma diferente, a través de las películas y series de televisión que han escogido al milenario Conjunto Monumental, el más importante de la provincia, como escenario en el que dar vida a sus historias.

Se ha inaugurado una sugestiva exposición, que además supone un hito en Almería ya que, salvo alguna excepción que se pudo ver en pasadas ediciones del ‘Almería en corto’, hoy Festival Internacional de Cine de Almería, nunca se ha llevado a cabo algo parecido en esta tierra de cine por excelencia.


La exposición se titula ‘La Alcazaba: patrimonio de cine’ y se puede visitar en La Torre del Homenaje de este milenario monumento que vio nacer a la ciudad. Cuenta con la organización de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, el Conjunto Monumental de La Alcazaba de Almería y Almeriacine, espacio de internet dedicado a la difusión y defensa de todo lo relacionado con el séptimo arte en esta tierra, entre muchas más personas y entidades que se han sumado a este evento cultural.

La muestra permanecerá abierta en principio, porque algunos de sus responsables ya apuntaron la posibilidad de que ese periodo de tiempo se amplíe, hasta el 28 de enero de 2018. Además, como broche redondo a esta iniciativa, se ha acompañado de rutas guiadas que se celebrarán en días puntuales en los que las personas que asistan conocerán los espacios de La Alcazaba que han sido inmortalizados por el cine y la televisión.

 

Revulsivo

Alfredo Valdivia, Delegado de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta en Almería, destacó la importancia de una muestra de estas características que contribuye a afianzar la ya de por sí estrecha relación de Almería con el cine. El objetivo es “potenciar La Alcazaba a través del bagaje de las películas y series que aquí se han rodado”, afirmó Valdivia.

Arturo del Pino, director de La Alcazaba, señaló que “la idea era recuperar distintos espacios de La Alcazaba que estaban cerrados, por eso pensamos en convertir La Torre del Homenaje en sala de exposiciones. Y nada mejor que abrirla con esta exposición en la que el visitante se va a encontrar algo único. Va a ser un revulsivo para este verano”.

Juanen Pérez Miranda, fundador de Almeriacine, recordó que la idea de montar esta muestra surgió por “la inquietud de dar a conocer la historia cinematográfica de La Alcazaba. A partir de ahí se desencadenó un proceso de documentación e investigación que ha sido apasionante y nos ha dado unos magníficos resultados”.

Responsables de la exposición 'La Alcazaba: patrimonio de cine'. Foto: Juan Gabriel García

Responsables de la exposición ‘La Alcazaba: patrimonio de cine’. Foto: Juan Gabriel García

‘Joyas’ únicas

El espacio expositivo es pequeño, pero el espíritu con el que surge esta exposición es infinito. Ese espacio no puede estar mejor aprovechado. Se computan más de 30 títulos, entre largometrajes y series, los que han contado con localizaciones en La Alcazaba. La mayoría de estas producciones tienen su protagonismo en la muestra a través de los paneles informativos o, como elementos estrella, piezas de decoración y atrezo que se utilizaron en las películas y series citadas.

Cuatro columnas romanas coronadas por imponentes águilas imperiales constituyen los elementos más voluminosos y llamativos de esta propuesta. Pertenecen a la película Resucitado (2016), al igual que una serie de planos para la construcción del gran decorado que se levantó a los pies de La Alcazaba o unos singulares llamadores con forma de cabeza de león. Estos vestigios han sido creados por Contreras Constructora Cinematográfica, arraigada en Tabernas, Almería.

También sobresalen las piezas que ha prestado Julián Mateos, toda una institución como uno de los mayores expertos y proveedores de atrezo del cine español y de las producciones extranjeras rodadas en España. El material que se expone de Mateos está compuesto por espadas que aparecen en la ficción de Los cuatro mosqueteros (1974), El viento y el león (1975) o Conan, el bárbaro (1982), junto a un escudo en este caso.

A Mateos también se debe un sarcófago que se utilizó en Marchar o morir (1977) y, probablemente el conjunto de mayor valor simbólico de la exposición, el casco y la fusta que George C. Scott lució en Patton (1970), y que constituyen accesorios indispensables para la caracterización de ese personaje.

Otro nombre propio a destacar de los que habitualmente no son conocidos por el público en general es el de Emilio Ruiz del Río. El gran truquista, el mago de las miniaturas, el último artesano del cine, construyó unas espectaculares maquetas para Conan, el bárbaro que, al colocar la cámara de la manera correcta, cambiaban la visión panorámica de la alcazaba con gigantescas construcciones que no se encontraban ahí.

Emilio Ruiz engañaba al ojo humano para hacer posible que el espectador proyectase sus sueños en la gran pantalla. Fue un genio. En esta muestra se le recuerda con la exhibición de unas fotografías en las que se aprecia la maestría de sus maquetas corpóreas. Las colocaba en primer término y la cámara las fusionaba con el paisaje real haciendo posible lo imposible.

Cartel de la exposición 'Alcazaba. Patrimonio de cine'

Cartel de la exposición ‘La Alcazaba. Patrimonio de cine’

Hallazgos

También encontramos alguna sorpresa en forma de fotografía inédita, como una de Harrison Ford en la calle Almanzor con La Alcazaba al fondo mientras rodaba Indiana Jones y la última cruzada. Esa calle, por la que se accede al Monumento, se convirtió en una especie de zoco árabe. Ford, Steven Spielberg y Sean Connery, que repetía localización tras ‘El viento y el león’, alimentaban la leyenda de Almería como decorado natural al recrear parte de la tercera entrega de las aventuras del arqueólogo más sagaz de la ficción en este enclave.

En definitiva nos encontramos ante una exposición de visita obligada para cualquier cinéfilo o para aquellas personas que deseen descubrir otra faceta de La Alcazaba, un capitulo, el del cine, nada desdeñable en su milenaria historia. El rodaje de algunas escenas de la sexta temporada de Juego de tronos han terminado de encumbrar el carácter mítico de este Monumento como plató. Una muestra que sirve de ejemplo para comprender que con ilusión y trabajo en equipo se puede llegar muy lejos.

El título de la exposición, Patrimonio de cine, nos recuerda que los rodajes constituyen parte del patrimonio artístico, histórico y cultural de la provincia de Almería. Idea de indispensable asunción por parte de todos para defender con fuerza y acciones eficaces la historia del cine en esta árida tierra. Solo de esa manera se evitará que este legado se precipite por el abismo de la indiferencia.

 


Un comentario sobre “La Alcazaba de Almería divulga su historia cinematográfica

  1. No sería mala idea convertir la Alcazaba en un centro museístico o de exposiciones, sería una manera de aumentar sus visitas así otro motivo para su restauración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *