Marta Jiménez
Marta Jiménez

Es poco habitual que un director de cine tenga dos estrenos de películas diferentes en un plazo de seis meses. Pero son cosas de los largos plazos de rodaje y de las exigencias del marketing de las distribuidoras en los estrenos internacionales. El cordobés Gerardo Olivares (1964) volvió a las pantallas hace diez días con Hermanos del viento (Brothers of the wind), una nueva cinta de naturaleza ya estrenada en países como Austria, Alemania, Polonia, Francia, Italia y Países Bajos. Protagonizada por el francés de ascendencia hispana Jean Reno y por el niño de Entrelobos, el pedrocheño que fue candidato al Goya Manuel Camacho, el filme tiene como verdaderas protagonistas a las águilas reales y al espectáculo de la naturaleza en Los Alpes.

Marta Jiménez (MJ): Esta es la primera película que se estrena antes fuera de España que en tu país.
Gerardo Olivares (GO): Sí. Fue sorprendente que me la ofrecieran porque esta es una peli de encargo. Me dieron un guion hecho y básicamente fue el productor el que tenía muy claro en su cabeza la película que quería hacer. Para mí ha sido toda una experiencia porque no era un historia que naciera de mí, como todas las demás, sino que ya estaba escrita.

MJ: ¿Cómo ha funcionado en otros países?
GO: En Europa muy bien. En Austria fue número uno, en Francia fue bien, en Italia muy bien… y sorprendentemente en los países del este, Eslovenia, Chequia, Polonia, Hungría ha funcionado bien también. Los productores están bastante contentos.

Gerardo Olivares (derecha) charla con Jean Reno durante el rodaje de ‘Hermanos del viento’. Imagen: Wanda

MJ: También ha sido esta tu primera experiencia de dirección compartida [con el cineasta austriaco Otmar Penker].
GO: Sí, él es muy conocido en su país, y nos hemos respetado mucho. No era una competición entre los dos, sino todo lo contrario. Yo me centraba más en la parte de ficción y él en la parte de naturaleza. En el montaje me dejó mucha libertad porque él nunca había hecho ficción ni una película de naturaleza mezclada con ficción, por tanto me dejó a mí guiar todo el montaje.

MJ: ¿Ha sido una pequeña faena que Hermanos del viento se haya estrenado en España solo seis meses después de El faro de las orcas?
GO: Es que eso no depende de mí sino de los distribuidores. Ellos pensaron que al finalizar el curso escolar la película podría tener más tirón entre la gente más joven y la vendieron como una peli familiar. Pero esto de los estrenos es como una lotería, es tan aleatorio, depende de tantas cosas, de si hace frío, si hace calor, si ese fin de semana hay fútbol, qué otras películas compiten el fin de semana del estreno… Aunque El faro… se rodó después de Hermanos del viento, se decidió estrenar primero El faro… porque era más española, con Maribel Verdú, rodada en español, coproducida con Argentina, entonces tenía más sentido. Pero por ese lado, el de la corta diferencia de tiempo entre los dos estrenos, no tengo problema.

MJ: Manuel Camacho, que ha ganado muchos matices como actor en su adolescencia, parece que tiene un don innato con la naturaleza.
GO: Sí, tiene una relación muy especial. Él nació en el campo, ha tenido animales siempre, le encantan y eso en la película se nota. Antes del rodaje, Manuel se fue cuatro semanas antes a un centro de recuperación de aves rapaces en el sur de Austria, con los cetreros, a preparar su personaje con las águilas, a saber volarlas y manejarlas, y los naturalistas estaban impresionados de su capacidad y, sobretodo, de la química que tenía con las águilas porque no cualquier niño, aunque haya entrenado mucho, es capaz de transmitir eso con los animales.

MJ: Con quien se nota que tú has tenido química ha sido con el otro protagonista, el actor francoandaluz Jean Reno.
GO: Es un fenómeno. Antes de decir sí al proyecto pidió tener una reunión conmigo en París. Estuvimos charlando una mañana entera, sus padres son andaluces, él tiene una relación muy especial con Andalucía y conectamos muy rápido. Aparte de que es un actorazo, es una persona maravillosa con la que es muy fácil trabajar. Nos hemos hecho muy amigos y nos vemos bastante a menudo.

MJ: De hecho queréis volver a trabajar juntos ¿serás el director que le haga cumplir su sueño de rodar una película en España?
GO: Tenemos un proyecto juntos. Ya tenemos el guión y estamos buscando el dinero. Él está muy ilusionado con la historia, le encantó el guión y si levantamos la pasta rodaremos la película juntos.

MJ: Danos más pistas sobre el proyecto.
GO: Será una road movie por el norte de África, una comedia de aventuras basada en una historia que descubrí en 1990 cuando atravesé el desierto del Sahara en un Seat Panda.

MJ: De nuevo a explorar nuevos caminos tras la trilogía de infancia y naturaleza [que conforman Entrelobos, El faro de las orcas y Hermanos del viento].
GO: Sí, ahora me apetece hacer algo diferente. Siempre la naturaleza va a estar presente pero ahora de otra manera.

MJ: ¿Rodaréis en Andalucía?
GO: Aún no lo sé. Sí que va a haber una actriz andaluza, que va a ser una chica de 18 años que quiero descubrir, una cara nueva, totalmente desconocida. Hay algunas secuencias que me gustaría rodar en Córdoba, pero eso dependerá de si consigo apoyo por parte de las instituciones en Córdoba, que cuesta mucho trabajo.

MJ: ¿Cómo podemos solucionar que todo sea más fácil para rodar en Andalucía?
GO: Bueno, al final las productoras ruedan donde tienen beneficios fiscales. Ahora todo el mundo rueda en Navarra y en Canarias porque es donde te dan facilidades. El otro día hablé de esto con una concejala del Ayuntamiento de Córdoba porque quieren activar la industria audiovisual allí. Y le dije que la gente vendría a rodar si existe una infraestructura, que no la hay y encima de lo difícil que es competir con otras regiones de España que ayudan con exenciones fiscales.

MJ: ¿Cómo ha funcionado en España Hermanos del viento en su primera semana de exhibición?GO: Arrancó flojo porque teníamos ahí a Wonderwoman, que estrenó el mismo fin de semana que nosotros, pero está remontando, entre semana funcionó mejor que el fin de semana. Ahora hay que esperar a ver cuántos cines la aguantan y esperemos que la mantengan porque el boca-oreja está funcionando muy bien. Tampoco es una peli que haya salido con un plan de marketing muy fuerte, ha sido un estreno muy contenido también en número de copias. Donde la película ha sido un exitazo ha sido en el pueblo de Manuel [Camacho, el niño protagonista], en Villanueva de Córdoba, ahí ha reventado.

MJ: Pero el verdadero éxito de esta película sería levantar a los adolescentes de delante de sus pantallas y que se den una vuelta por las sierras, las campiñas, las dehesas y los valles.
GO: Claro, de eso se trata. Que a través de una historia bonita y con imágenes espectaculares, ayudar a que la  gente joven se conciencie del valor de conservar el planeta y de lo maravillosa que es la naturaleza. Ese es el objetivo del productor [Walter Köhler], que es un enamorado de la naturaleza. Su compañía es una productora austriaca [Terra Mater Factual Studios] muy potente en documentales de naturaleza, pero aquí ha querido dar un paso más con la historia de ficción y llevarla a la gran pantalla, porque esta película hay que verla en pantalla grande ya que hay un cambio enorme si la ves en televisión, no solo por la imagen sino también por el sonido. La película te transporta al corazón de Los Alpes y te rodea de naturaleza en una historia muy sencillita, en la que prácticamente no hay actores. El espectáculo es la naturaleza. Como cineasta que ama tanto la naturaleza, conseguir que la gente vaya al cine a ver este tipo de películas que no son corrientes es una satisfacción muy grande.

MJ: ¿Qué conexión existe entre tus tres películas de infancia y naturaleza, esa trilogía que ahora cierras?
GO: El faro… y Entrelobos están basadas en hechos reales. Hermanos del viento tiene una parte basada en hechos reales porque es un poco la historia de Otmar Penker de pequeño. Pero la conexión es la naturaleza y que los protagonistas son tres niños que tienen una conexión especial con los animales, uno con lobos, otro con orcas y el tercero con águilas. Al final, sin querer, me ha salido el mar, la tierra y el aire (risas).

MJ: ¿Cómo ha funcionado El faro de las orcas en España, fuera de nuestro país y qué dimensión le puede dar Netflix [que compró sus derechos] a la película a partir de ahora?
GO: En Argentina ha sido un éxito, estuvimos cuatro semanas en el top 10, entre las películas más vistas. En España creo que nos confundimos con la fecha de estreno. Esperábamos más de lo que hicimos, pero teníamos que estrenar antes de que acabara 2016 y la ventana que nos quedó fue Navidad y ahí competimos con lo más grande de los blockbusters, de las superproducciones americanas. Y es muy difícil cuando no tienes tanto dinero para hacer una campaña de marketing y publicidad como esas películas, es muy difícil posicionarse. Sin embargo, en el mundo está funcionando muy bien. Eso sí, van a ser dos películas [El faro de las orcas y Hermanos del viento] que van a funcionar muy bien en TVE cuando se emitan, tal y como funcionó Entrelobos cuando la pasaron. Antes solo teníamos las salas pero ahora, afortunadamente, hay muchas más ventanas y en el cómputo final de espectadores al final funcionan las películas.

MJ: ¿Y no te haría ilusión que se proyectase tu película en algunos de los cines de verano que aún quedan en Andalucía?
GO: Mucho. Ojalá se programe.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *