redaccion
Redacción filmAnd

Este fin de semana arrancó el Festival de Sevilla, y, con él, la habitual sobredosis de cine de autor europeo que su director José Luis Cienfuegos ha preparado a sus fieles espectadores. Los platos fuertes del certamen andaluz se sitúan en la sección oficial, integrada por diecinueve títulos de todos rincones del viejo continente. Entre las candidatas a obtener el próximo Giradillo de Oro se esconde una obra maestra que va camino a convertirse en la mejor película del año.

Se trata de Atardecer del cineasta húngaro Laszlo Nemes. El autor que se alzó con el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes de 2015 con su prodigiosa ópera prima El hijo de Saúl, estrenó en la competición de la Mostra de Venecia de este año Atardecer. El segundo largometraje del protegido de Béla Tarr es otra epopeya sobre la barbarie en el siglo XX. En esta ocasión, Nemes retrocede tres décadas en el tiempo desde su primera película. Atardecer se sitúa treinta y cuatro años antes del escalofriante Auschwitz de 1944 que retrató en El hijo de Saúl.

Atardecer

Ahora, nos hallamos ante la Europa de principio de siglo. Concretamente, en la capital de un imperio austrohúngaro, cuyo clima de anárquica agonía nos conducirá al estallido de la Primera Guerra Mundial. Como su título indica, Atardecer plasma el fin de una era que dará paso a la gestación del Mal en el corazón del hombre. En la sobresaliente Atardecer, Nemes ilustra un episodio determinante en la Historia: el paso del crepúsculo de la razón hacia la tiranía del odio, el terror y las muertes en masa que definieron el siglo XX. Dos personajes encarnan la batalla entre el Bien y el Mal en el alma de la humanidad: la joven Irisz Leiter y su hermano resucitado de entre los muertos.

Donbass, una comedia bizarra

Del caótico Budapest de 1910 pasamos a la inestable Ucrania contemporánea de la mano de Sergei Loznitsa. En la competición de Sevilla destaca la película ganadora del premio a la Mejor Dirección de la competición Un Certain Regard del Festival de Cannes: una comedia bizarra sobre la actual Guerra del Donbass, en la que se enfrentan los separatistas ucranianos y las facciones pro-Putin que conviven en esa región del Este de Ucrania.

Donbass

Donbass está inspirado en material de archivo, filmado por miembros de ambas partes del conflicto con móviles u otros dispositivos caseros. Sin embargo, no se trata de un documental. Loznitsa no usa esas imágenes directamente. El director de Maidan ha ficcionalizado el mismo contenido que aparece en los videos con actores para acentuar la locura que se ha vivido y se sigue viviendo en ese territorio desde que se inició el conflicto armado.

Biopic del escritor Serguéi Dovlatov

Desde Rusia llega a Sevilla el biopic del escritor Serguéi Dovlatov que compitió por el Oso de Oro de la pasada Berlinale, que finalmente se llevó Touch me not (Adina Pintilie), otra cinta que compite por el Giraldillo de Oro. Filmada únicamente mediante memorables planos secuencia, Dovlatov de Alexey German Jr. muestra el rechazo al que se enfrentó el literato en su país debido a sus opiniones críticas contra el régimen soviético. La ficción se sitúa durante su estancia en la URSS antes de ser expulsado de la Unión de Periodistas y tener que emigrar a los Estados Unidos.

El film denuncia la persecución que sufrieron todos los intelectuales soviéticos que se atrevieron a cuestionar el sistema comunista. German Jr. construye una apología de la libertad de expresión artística y política ennobleciendo los poemas, dietarios, relatos y ensayos periodísticos del escritor maldito que nunca fueron publicados en su país de origen.

En la sección oficial también encontramos otro acercamiento a la creación literaria de la mano del francés Olivier Assayas y su Non-Fiction. La película inaugural del Festival de Sevilla es una comedia protagonizada por Juliette Binoche, Guillaume Canet y Vincent Macaigne sobre las formas de exhibición literaria en la era digital.

Pearl

Así, el nuevo film de Assayas se suma a la predominante presencia francesa en la competición de Sevilla. El resto de títulos galos como Maya de Mia Hansen-Løve, Vivir deprisa, morir despacio de Christophe Honoré, M de Yolande Zauberman, Pearl de Elsa Amiel o La casa de verano de Valeria Bruni-Tedeschi sobresalen en esta edición que será recordada por su dominio francés.

Por otro lado, el último largometraje del turco Nuri Bilge Ceylan El peral salvaje, la macabra comedia del griego Babis Makridis Pity, la biográfica ficción de los padres de Richard Billingham Ray & Liz y la notable docuficción antirracista de Roberto Minervini What You Gonna Do When the World’s On Fire? también se postulan como las mejores candidatas a alzarse con el Giraldillo de Oro de la decimoquinta edición del Festival de Sevilla.

La ciudad oculta

Sin embargo, las grandes esperanzas de la prensa española están puestas en una dirección: el estreno mundial del nuevo documental del canario Víctor Moreno. En esta ocasión, el autor de Edificio España nos ha preparado un viaje sensorial por el subsuelo de Madrid que no nos perderemos. Se llama La ciudad oculta. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *