Esther Vaquero

La directora de vestuario Esther Vaquero, ganadora de un Asecan por ‘Jaulas, nos desvela en esta entrevista los secretos de su trabajo, cómo fueron sus inicios y sus proyectos actuales

Ignacio Gutiérrez Torrejón
23 Feb 2019
Ignacio Gutiérrez Torrejón

Sus decisiones han vestido a los protagonistas de muchas de las películas andaluzas más importantes de los últimos años. Desde la coproducción hispano-cubana dirigida por Alejandro Brugués, Juan de los muertos, hasta la reciente Jaulas de Nicolás Pacheco, con la que ha ganado su cuarto Premio Asecan, esta profesional se ha convertido en un referente del cine andaluz actual. En esta entrevista, Vaquero nos explica cómo fueron sus inicios en el sector, su manera de enfocar el trabajo y sus proyectos actuales.

 

¿Qué ha significado para ti tu reciente premio ASECAN al mejor vestuario?

Me siento muy afortunada y agradecida. Cuando estás inmersa en un proyecto no trabajas pensando en que merece un premio. Nunca, ni en el más optimista de mis sueños al comenzar mi carrera, pensé que llegaría a ser reconocida cuatro veces con ese honor. Cada una de las veces me ha emocionado. Para mí es un premio trabajar en lo que me apasiona y vivir de ello, pero sentir el cariño y respeto hacia tu trabajo por parte de tus compañeros es una emoción que difícilmente puedo expresar con palabras.

 

Creo que comenzaste en el teatro

Siempre me interesó más el vestuario para espectáculos que la moda. Mi carrera profesional en el mundo del vestuario comenzó en el teatro. Trabajé en el Centro Andaluz de Teatro (CAT) y diferentes compañías de teatro independientes, también toqué algo el flamenco. En los inicios, sobre todo, los trabajos que me llegaban eran escénicos.

Una escena de 'Asesinos Inocentes', película en la que participa Esther Vaquero.

Una escena de ‘Asesinos Inocentes’, película en la que participa Esther Vaquero.

¿Cómo fueron tus primeros pasos en el cine?

Mi primer proyecto importante como cabeza de equipo en audiovisual fue una serie de televisión para Canal Sur que se llamó Año 400 con LZ. Antes tenía una productora con mi expareja y había hecho un par de cortos y refuerzos para otras películas. Ahí comencé a saber más acerca del audiovisual y sus cuestiones técnicas. Mi primera película como jefa fue Un mundo Cuadrado con Álvaro Begines. Luego vino Juan de los Muertos, también con LZ, que ganó el Goya a la Mejor Película Iberoamericana en 2013 y la primera vez que estuve nominada a los ASECAN en la categoría Premio Teo Escamilla a la contribución Técnico-artística.

 

¿Qué te sedujo del cine?

El cine me sedujo desde pequeña. Con cinco años mi hermana empezó a llevarme a la sesión doble todos los domingos hasta que comencé a ir yo sola con mis amigas. En mi infancia vi mucho cine clásico. Me crie viendo a las divas de los grandes estudios con trajes de ensueño. Eso lo uní a mi otra pasión que era dibujar y hacer vestidos a nuestras muñecas con mi hermana. Ese cóctel hizo que sin saber muy bien cómo, hoy me dedique a vestir los sueños de otros.

Escena de 'Un mundo cuadrado', de Alvaro Begines.

Escena de ‘Un mundo cuadrado’, de Alvaro Begines.

¿Cómo definirías tu trabajo? ¿Qué aporta el vestuario al resultado final de la película?

El cine es un arte que se desarrolla en equipo. Partiendo de ahí, el vestuario es un elemento más de una producción, una herramienta visual, estética y conceptual. El vestuario tiene que acompañar y no destacar por encima de ningún otro elemento, aunque en el cine de época adquiere una presencia más notable. El vestuario tiene también una función narrativa, además de ubicarnos en el periodo histórico y en la época del año, nos habla de quién es el personaje, de su clase social y su estado emocional. Además, tiene que ayudar al actor o actriz a meterse en la piel del personaje. Antes de que abra la boca, el vestuario ya está dando información sobre quién es esa persona.

 

¿Qué consejos darías a alguien que quiere dedicarse al vestuario de cine? ¿Qué tipo de sensibilidad es necesaria?

Lo más importante es querer y no desfallecer en el intento. Yo quería dedicarme a esto y a pesar de las inseguridades y la falta de experiencia en los inicios, le puse empeño en aprender y sobre todo mucha ilusión para afrontar las dificultades que supone no tener un trabajo estable y depender de que suene el teléfono. Lo más necesario en esta profesión es el amor por lo que haces, ya que trabajarás muchas horas de tu vida. Creo que también es necesaria la generosidad para desarrollar tu trabajo en equipo, además de ser muy observador y tener ganas de aprender, ya que cada proyecto te enseñará cosas nuevas y te marcará retos que ni te podías imaginar.

Escena de 'Anochece en la India'.

Escena de ‘Anochece en la India’.

Y respecto a la formación…

Yo estudié diseño de moda y diseño de vestuario escénico, sé patronar y coser y planchar y además conozco algunos trucos para la limpieza de la ropa, pero no todo el que se quiera dedicar a esto necesita todos esos conocimientos. Al trabajar en equipo cada elemento aporta cosas distintas y entre todos cubrimos las necesidades del departamento. No obstante, cuantos más conocimientos tengas, más preparado estarás para afrontar cualquier eventualidad.

 

Estás en películas importantes del cine andaluz, desde The Extraordinary Tale hasta Jaulas, pasando por Juan de los Muertos, las Carminas de Paco León o El Autor ¿Cómo enfocas cada trabajo?

Cada uno de los proyectos tiene unas exigencias concretas y se afrontan como si empezaras cada vez de nuevo en tu profesión. Siempre presentan retos por propuestas de FX o secuencias de acción con especialistas o movimiento de vestuario en escena. Nunca he encontrado con un proyecto sencillo, todos tienen particularidades. Cuando me llega un guion, en la primera lectura valoro todas las dificultades que pueda presentar, inmediatamente después comienzo a buscar imágenes que ilustren lo que me sugiere cada personaje. Procuro ver antes los trabajos del director para conocer su mundo y sus gustos, hablamos de la película, de los personajes y del universo visual que quiere trabajar para descartar lo que no encaje. A partir de ahí, comienza la búsqueda de cada prenda hasta conseguir que cada personaje tenga lo que necesita. Cada película de cada director es un mundo y yo intento acercarme a él lo más posible.

Una escena de 'Tu hijo'.

Una escena de ‘Tu hijo’.

¿Qué proyectos tienes actualmente?

Actualmente estamos terminando de rodar El Inconveniente de Bernabé Rico. Es su primera película y es muy emocionante ver como alguien que ha dedicado tantos años en levantar un proyecto va viendo cómo se materializa. He podido participar en muchas primeras películas de directores noveles y estoy encantada de aportar mis conocimientos para ayudar en sus primeras creaciones. Cuando termine descansaré unos días para incorporarme en otra película que rodaremos en mayo entre Sevilla y Cádiz. Se llama Operación Camarón producida por Álvaro Alonso. Una comedia coral muy divertida.

 

¿Cómo ves el presente y el futuro del cine andaluz?

Actualmente se habla mucho sobre el cine andaluz y eso dice mucho sobre el momento que estamos viviendo. Hay un montón de proyectos que no se han estrenado y otros tantos que o se están rodando o están a punto. Creo que 2019 será un buen año de estrenos andaluces. Con estos datos podemos hablar de una industria que está consolidándose con algunos momentos de pleno empleo en el sector, teniendo que importar técnicos de fuera, algo impensable en los momentos más duros de la crisis. Miro el futuro con optimismo y espero que las instituciones estén al nivel de la gran profesionalidad de artistas y técnicos con los que cuenta el sector, se traduzca en un tejido industrial fuerte y estable que nos ayude a contar nuestras historias desde aquí.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *