Esperanza Guardado Porta

La actriz cordobesa Esperanza Guardado ha trabajado el último año en películas como ‘Fogueo’, ‘Ánimas’, ‘La trinchera infinita’o en series como ‘La peste’, ‘Allí abajo’ o ‘El secreto del puente viejo’

Ignacio Gutiérrez Torrejón
13 Sep 2019
Ignacio Gutiérrez Torrejón

La actriz cordobesa Esperanza Guardado se dio a conocer con la webserie Briget Jon de Triana, un proyecto que creó para mostrar su capacidad y su talento profesional.

Actualmente vive y desarrolla su trabajo en Madrid y poco a poco va cumpliendo sus sueños profesionales. El primero, trabajar bajo las órdenes de Pedro Almodóvar, aunque sea con un pequeño papel en su última película, Dolor y gloria.

También ha tenido diferentes personajes en filmes como Fogueo, Ánimas, La trinchera infinita o las series La peste, Allí abajo o El secreto del puente viejo.

 

¿En qué momento decidiste dedicarte profesionalmente a la interpretación?

Yo he querido ser actriz desde que tengo uso de razón, pero pensaba que era imposible. Por circunstancias familiares lo veía como un sueño. Cuando cumplí 21 años y tuve que decidir qué estudiar en la universidad, me metí en la escuela de arte dramático.

 

¿Fue difícil dar ese paso?

Es un paso difícil, pero no lo fue para mí, porque lo tenía clarísimo. Sí es verdad que nadie me dijo “qué bien”, pero creo que eso le pasa a todo el mundo a no ser que vengas de una familia de artistas, muy abierta o muy ‘cultureta’. En una familia humilde te dicen que “sí, claro, pero que tendrás que trabajar, porque eso es lo primero”.

Esperanza Guardado en 'El secreto del puente viejo'.

Esperanza Guardado en ‘El secreto del puente viejo’.

En alguna entrevista has definido tu trabajo en ‘Dolor y Gloria’ como “la mejor experiencia de tu vida”, ¿cómo viviste ese rodaje?

Lo que yo hice fue una tontería, solamente digo una frase. La mejor experiencia de mi vida fue ver y vivir todo lo que envuelve una película de Almodóvar. Y las fiestas que monta… ¡que eso no lo voy a volver a ver en la vida! Cuando me vi al lado de Loles León y Antonia San Juan, me quedé muerta. La verdad es que todo el equipo me trató muy bien y he conocido a mucha gente.

 

También apareces en la segunda temporada de ‘La peste’, ¿qué puedes contarnos de tu personaje?

Hago de una prostituta, pero me da cosilla largar más de la cuenta. Salgo en un par de capítulos y hago una intervención muy pequeñita. Lo pasé muy bien y me gustó mucho hacerlo.

¿La televisión es un buen escaparate para una actriz? ¿Hasta qué punto la fama condiciona el trabajo de un intérprete?

Sí, la tele es un buen escaparate, pero yo creo que tienes que basarte en hacer bien tu trabajo y disfrutarlo. La interpretación es como ser panadero. Es verdad que está guay cuando te reconocen por tu trabajo, pero no sé si llega a ser un poco pesado o si se le puede subir a la cabeza a alguien el hecho de ser famoso.

 

El cine es un sector muy masculinizado, ¿qué se puede hacer para eliminar la brecha de género?

Tenemos que contar las historias de las mujeres. Creo que casi todas las historias están contadas desde la perspectiva de los hombres. Simplemente hace falta que las mujeres cuenten y protagonicen sus propias historias. ¿Hay alguna razón para el protagonista de una película sea un hombre o no? Entonces podría hacerlo una mujer también.

 

¿Y desde el punto de vista de la actuación?

Como actrices estamos capacitadas para hacer los mismos personajes que los actores, tenemos los mismos sentimientos. A lo mejor hemos experimentado otras vivencias, pero podemos plasmarlas en nuestro trabajo.

 

¿Qué barreras has encontrado en tu carrera profesional?

Yo no he encontrado ninguna porque creo que tengo mucha cara, tengo mucha personalidad y si alguien me dice algo que no me gusta… ¡le pego una paliza, vaya! (risas). Por eso creo que a mí, directamente, no me han dicho nada. Sé que a veces tengo más dificultad por no ser una belleza normativa, pero lo suplo con mucha personalidad y además, como alguien me diga algo tendrá que vérselas conmigo (risas).

Has trabajado en diferentes proyectos con incidencia social como por ejemplo Mi cuerpo es capitalismo, ¿en qué consiste esa obra?

Mi cuerpo es capitalismo es una pieza breve que he hecho yo misma y que trata específicamente sobre mis vivencias en relación con mi cuerpo, conmigo misma y con la sociedad. También hablo sobre la relación con los hombres y de las excusas que pone la gente. Por ejemplo, cuando te ven gordita y te dicen que es “por tu salud”. Realmente, la sociedad te mira como un cuerpo, no como un ser humano.

 

¿Cómo afecta la presión de los cuerpos en el trabajo de una actriz?

Ya estamos viendo actrices más normales, entre comillas, porque somos personas normales, pero sí es verdad que ha habido mucha presión social para que las actrices y las protagonistas sean siempre súper guapísimas y súper monísimas. También hay guapitos de la tele y guapitos del cine, pero con los hombres no ocurre a niveles tan fuertes como con las mujeres. Un actor maduro y gordito de cincuenta años puede protagonizar una película, pero una mujer en la vida. Es impensable.

 

¿Qué se puede hacer para normalizar las imágenes y referentes que construye el cine para que reflejen una mayor diversidad en los cuerpos?

Tenemos que empoderarnos y decir: yo soy así, y así hago bien mi trabajo y si mi trabajo lo hago bien, qué importa lo demás. Es que hay mujeres gorditas, mujeres bajitas, mujeres bombones, hay mujeres de todo tipo y todas tienen su historia, podemos contar las historias de todo el mundo, ¿o es que solo les pasan cosas a las mujeres rubias de ojos azules?

¿Cómo surgió el proyecto Briget Jon de Triana y qué significó para ti?

Yo hacía monólogos en Sevilla. Eran pequeños sketches cómicos teatralizados. Quería plasmarlos audiovisualmente y así, dejar una evidencia que se pudiera ver en el tiempo y que también pudiera mandarlo a la gente y que vieran mi trabajo y mi manera de hacer las cosas.  Quería contar la historia de una muchacha normal, no normativa.

 

¿Qué proyectos tienes actualmente en cine o teatro?

Ahora estoy con Las Mortero de Estigma Teatro, una obra que retomaremos más adelante y también sustituyo a Nieves Pedraza en Los primeros de Europa, de la misma compañía. También he participado en unos capítulos de la serie El secreto del puente viejo, que se están emitiendo, y voy a empezar a grabar una serie, pero no sé lo que se puede adelantar todavía.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *