maría ángeles ávila león
María Ángeles Ávila León

Sebastián Haro (Dilar, Granada, 1964), todo un referente andaluz en el cine, la televisión y el teatro (15 días contigo, Tres días o ¿Quién mató a Bambi? son solo algunas de las muchas películas en las que ha participado) combina desde hace cinco años la interpretación con la docencia, a través de su Laboratorio de Interpretación, que cuenta ya con cinco ediciones. Aprovechamos la presentación de Problemas de guión, Amor y Swingers, tres cortos realizados por sus alumnos, para charlar con él, que llega casi al final del evento tras volver del rodaje de la serie El Ministerio del Tiempo.

Le entrevistamos para conocer el balance que hace el fundador del curso y para conocer algunos avances de la sexta edición.

Mª Ángeles Ávila (MA): Tras el primer lustro del laboratorio, ¿qué balance puedes hacer al término de este curso?

Sebastián Haro (SH): Este año ha sido muy especial porque creo que se ha cerrado una etapa. Este año ya tenemos sede propia, ¡por fin! Es un espacio en el que se genera una concentración y una energía maravillosa.  Además, ya se está dando a conocer, ya se ha hecho algún casting allí, como el de Viaje alrededor del cuarto de una madre, la película de Celia Rico. También hemos estado haciendo pruebas de vestuario y maquillaje y ensayos de otras películas. Es un sitio que empieza a respirar cine y donde empieza a surgir gente que tiene una proyección en la profesión a nivel nacional: María Ramos, que llevaba tres años en el laboratorio, ha sido la protagonista de la serie Entre Olivos, también estuvo en El Príncipe…; Ángela Vega, a la que se le conoce, sobre todo, por La isla mínima, que también estuvo en el laboratorio tres años… son algunos de los ejemplos de alumnos del laboratorio que llevan tiempo con nosotros y que ya están teniendo proyección.

MA: ¿Por qué se llama “laboratorio”? ¿Qué es lo que caracteriza esta escuela?

SH: Aquí estamos aprendiendo todos, desde que empezó a funcionar esta idea hace cinco años, por eso lo llamo laboratorio. Nosotros preparamos a gente que quiere hacer cine que ya sabe de interpretación, por eso también tenemos un laboratorio de interpretación donde damos una base bastante fuerte para que cuando pasen al laboratorio de cine ya sepan de qué va esto y estén en ese punto de horneado bueno para hacer cine.

MA: Entre los docentes del laboratorio se encuentran los directores Bernabé Bulnes, Álvaro de Armiñán y Ana Rosa Diego, ¿seguirá el mismo equipo en el sexto laboratorio o habrá alguna baja o incorporación?

SH: Desde el principio están Bernabé y Álvaro, ellos son las personas que confiaron en mí y en mi proyecto. Yo ya había trabajado con ellos y trabajamos muy a gusto. El segundo año ya se lo propuse a Ana Rosa porque el punto de vista de la mujer me parece fundamental. A veces le pido a Ana Rosa que haga de un texto una lectura más feminista. Luego, si hay alumnos que todavía tienen un punto más teatral, lo mando con Bernabé, que trabaja mucho más desde la intimidad, o al contrario, quien está demasiado en la intimidad va con Álvaro para que se vaya un poquito más a la comedia, a lo televisivo. Ellos son el equipo. Luego se ha sumado gente que ha colaborado con nosotros, como Chus Ponce, Álvaro Begines, Mario Venegas… gente de la profesión, compañeros a los que invitamos y que siempre nos buscan un hueco para venir.

MA: ¿Cuáles son las metas o los objetivos que os habéis marcado para este curso?

SH: Yo he llegado a la conclusión de que tienes que ver desde ti dónde estás. Aquí se trabaja de una manera muy personal. El objetivo es seguir descubriendo, todos. Aquí somos como una familia, los alumnos dicen que esto es una secta, pero es por la energía que generamos, se crea un ambiente de familia. El otro día sí que comentábamos que sería interesante que los que llevan más tiempo fueran entendiendo que cuando estás actuando tienes un monólogo interno: no es el texto, es lo que estás pensando cuando estás escuchando. Este curso ya lo hemos enfocado bastante a la escucha, porque tú ves cine y la gente no sabe escuchar, están esperando a que les toque y entonces hablan, pero también hay que escuchar al compañero. Ese concepto lo hemos trabajado este año y lo vamos a seguir trabajando . El otro día rodamos la escena de final de curso de dos alumnos que llevan varios años, y propuse que en vez de hacer plano contra plano, primeros planos y demás, se hiciera todo en un plano secuencia, porque ya era hora de que se enfrentasen a él.

MA: En los rodajes de esas escenas, ¿quiénes componen el equipo técnico?

SH: Los propios alumnos. En el laboratorio también reciben formación técnica básica. Ana Rosa da clases de script, porque el racord es fundamental para los actores, tienen que controlarlo. Bernabé da lo que son los planos y lenguaje cinematográfico, y Álvaro enseña la pirámide del equipo: desde el productor ejecutivo al meritorio, y a quién te tienes que dirigir, quién está contigo. ¡Hoy me ha pasado a mí! Vengo de rodar El Ministerio del Tiempo y de pronto necesitaba agua, pero tú llegas el primer día a un equipo y no sabes quién es quién, tú sólo ves allí a mucha gente yendo y viniendo. Habían echado humo y se me había quedado la boca seca, tenía que empezar a grabar y había por allí un chico y le digo: “perdona, ¿agua?” y me dice: “yo no, yo soy de atrezzo”. Esto es así, esto es jerarquía pura, y yo mismo tropiezo. Cuando estaba empezando, en una de mis primeras películas, le pedí agua a José Luis Alcaine, yo no sabía, ¡yo qué sé!

MA: Y para los que estén interesados en apuntarse al laboratorio, ¿qué tendrían que hacer?

SH: La sexta edición abre la inscripción el 1 de julio, tanto para el laboratorio de cine como el de teatro, y ambas se pueden hacer a través de la página web. Además, tenemos un intensivo de verano que sí está ya la convocatoria abierta, que empieza el 17 de julio y termina el 29 de julio, con un precio de 300 euros, y al terminar se hará una gala cuando esté todo el material montado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *